La estrecha relación de Julio Rocha con Enrique Sanz

julio_rocha2El nicaragüense Julio Rocha López, delegado por la FIFA para el desarrollo del fútbol en Centroamérica, se entendió durante varios años  con Enrique Sanz, ex vicepresidente de Traffic Sports que llegó a ser secretario general de CONCACAF, en una maraña de sobornos, contratos y corruptelas que explotaron esta semana con el escándalo más grande del deporte en todos los tiempos.

Sanz amarró acuerdos con Rocha para la transmisión de los partidos de la Selección Nacional de Nicaragua, aún hasta para el 2018, y desde una cuenta de banco de la empresa en Nueva York hacían los pagos, por medio de transferencias a un banco brasileño en Miami que retransfería los fondos a un banco en Madrid, España.

Sanz tiene leucemia y no ha sido nombrado en el encausamiento de 47 cuentas dado por un gran jurado federal de Nueva York en el cual se acusa al presidente de Traffic Sports USA, Aaron Davidson, quien fue arrestado esta semana por el FBI.

Fiscales dijeron que Sanz aprendió el uso de los sobornos de sus jefes en Traffic Sports durante la pasada década. Ellos se dirigieron a él para un trato con sobornos de seis cifras de los funcionarios en Costa Rica, Nicaragua y otras naciones centroamericanas para futuros partidos de clasificación a la Copa del Mundo.

Las computadoras de Traffic tienen la verdad

La sucursal en Miami de un conglomerado empresarial brasileño dominaba el lucrativo mercado de los medios del fútbol en dos continentes, en gran medida porque además pagaban los sobornos más jugosos a los principales directivos del deporte, según las autoridades federales.

The Traffic Group -fundado por José Hawilla, quien se declaró culpable en secreto de cargos de corrupción a fines del año pasado- está en el vórtice de un escándalo de extorsión por un valor de $150 millones que ha estremecido al mundo del fútbol profesional. Hawilla expandió su imperio del fértil terreno para el fútbol que es Brasil a Miami en 1992, y en el transcurso de los años lo hizo crecer hasta convertirlo en el mayor corredor de contratos para la televisión, los anuncios y licencias en toda América del Norte, reveló este viernes el diario El Nuevo Herald.

El acuerdo extraoficial de culpabilidad de Hawilla salió a la luz el miércoles cuando las autoridades federales encausaron a otros 14 acusados por una variedad de cargos de soborno, lavado de dinero y fraude. Hawilla admitió que Traffic Sports USA -con sede en Brickell Key- pagó millones de dólares en sobornos a altos directivos del fútbol que dirigían las oficinas regionales en Miami Beach de la Confederación de Fútbol de América del Norte, del Sur y del Caribe (CONCACAF).

Aunque la compañía no era muy conocida fuera de los círculos del fútbol, las autoridades federales afirman que su poderosa influencia criminal puso su mancha en el popularísimo deporte y en la agencia que la gobierna, la Federación Internacional de Fútbol (Federation Internationale de Football, FIFA).

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario