Junio 2013 fue “mes nefasto” para los nicaragüenses, dice Unidad por la República

represion_ancianos_nicaragua

Reconocimiento y admiración

A un año de OcupaINSS

l mes de junio del año 2013  fue sin ninguna duda un mes nefasto.

Al principio del mes se conoció de una concesión canalera que otorgaba a un extranjero el “derecho” de apropiarse de Nicaragua, lo que fue aprobado sin ningún pudor por los diputados del orteguismo.

A mediados del mes personas integrantes de la Unión Nacional del Adulto Mayor anunciaron acciones de presión para lograr que las autoridades nacionales atendieran su reclamo de una pensión reducida a la que tenía derecho. Se tomaron las instalaciones del seguro social.

El gobierno en lugar de buscar el diálogo para encontrar la solución posible y justa, hizo alarde de arrogancia y prepotencia. La evidente falta de respuesta motivó a brindar apoyo y asistencia a quienes, después de una vida de trabajo tenían que recurrir a la presión para lograr sus derechos.

El régimen siguió con sus amenazas haciendo patente su falta de sensibilidad y responsabilidad. Hicieron uso de la fuerza para desalojar las oficinas del seguro social. Las voces empezaron a reclamar: alto a la represión podrían ser sus propios abuelos y abuelas, cómo es que se proclaman cristianos y solidarios, la policía está hostil, como si fueran guardias nacionales.

La respuesta estatal fue prácticamente “secuestrar” a las personas que protestaban impidiendo que se les pasara comida y agua, al extremo que hubo que inventar maneras de hacerles llegar la comida. Ocurriendo el hecho insólito que dar de comer y beber a personas que lo necesitaban era prohibido y peligroso.

La criminalización de la protesta social fue la tónica que empezó a marcarse el día 18 de junio. Policías que son necesarios para dar seguridad ciudadana fueron utilizados como fuerza de choque, de represión y de intimidación, al extremo de convertirse el día 22 en parte de una acción vandálica, agresiva y violenta.

La justa presión social fue criminalizada. La solidaridad se le dio trato de subversión. La alegría fue violentada. Una juventud que nació y creció en la paz fue introducida en segundos en el horror de las dictaduras, adultos mayores que confiaba en lograr una solución una vez más fueron cruelmente desengañados.

Nicaragua es un país gravemente empobrecido, en el que campea la corrupción y el derroche, mientras se ultraja a quienes viven en la pobreza. Ello hace que la lucha social sea un punto vital de la agenda nacional.

La lucha social de personas adultas mayores es justa. La solidaridad de la juventud es encomiable. El encuentro de generaciones una esperanza.

A un año de ocurrido los hechos criminales rendimos reconocimiento a la generosa juventud que se movilizó a apoyar solidariamente sin esperar nada a cambio. Simplemente fueron solidarios, simplemente fueron solidarias.

Pasado este año sin respuesta por la agresión y robos sufridos, la demanda de justicia es actual. Investigación de los hechos, castigo a los responsables. Si el propio régimen es responsable no lo hará, sin embargo será ineludible que un nuevo gobierno lo haga, así como deberá discutirse el régimen de seguridad social, porque ayer fueron unos, mañana será otros, que igualmente no tendrán garantía de cumplimiento de sus derechos.

A un año de OcupanINSS nuestro reconocimiento y admiración para quienes demandaron sus derechos y para la juventud que se solidarizó incondicional y desinteresadamente.

Managua, 23 de junio de 2014

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario