Inicio de las obras del Canal de Nicaragua dispara alarmas de los ecologistas

Lago Cocibolca o de Nicaragua / Imagen de milyuntropicos.wordpress.com

Lago Cocibolca o de Nicaragua / Imagen de milyuntropicos.wordpress.com

El inicio el próximo lunes de las obras del canal interoceánico de Nicaragua ha disparado las alarmas de los ecologistas, debido a la ausencia de un estudio de impacto ambiental y por el temor de que la obra provoque un grave daño al Gran Lago, el mayor reservorio de agua dulce de Centroamérica, afirma el periodista Wilder Pérez en un despacho de la agencia de noticias EFE.

“Están comenzando el trabajo (en el marco del proyecto de la vía acuática) sin los estudios (de impacto ambiental). Eso va contra toda práctica (…), pone en riesgo las condiciones ambientales”, dijo hoy a EFE Víctor Campos, subdirector del Centro Humboldt, una de las ONG más reconocidas del país.

La concesionaria del proyecto del Gran Canal de Nicaragua, la empresa china HKND Group, ha dicho que los estudios de impacto ambiental de la obra, valorada en 50.000 millones de dólares, estarán listos entre marzo o abril del próximo año.

Para el ecologista del Centro Humbolt, es inexplicable que HKND no tome en cuenta el “principio precautorio” de la Declaración de Río (1992) sobre el medioambiente, que establece que no se deben tomar riesgos cuando se desconocen los impactos ambientales de un proyecto.

El asesor presidencial para temas ambientales, Jaime Incer Barquero, también expresó este viernes su preocupación por la falta de un estudio de impacto ambiental antes del inicio de las obras.

Está previsto que el lunes próximo comience la construcción de las carreteras de acceso a los lugares de excavación y de algunas instalaciones necesarias para acometer el proyecto de la vía interoceánica, de acuerdo con la información oficial.

La fiabilidad del estudio ambiental que la empresa china ha dicho que presentará a más tardar en abril próximo también ha sido cuestionada tanto por Incer Barquero, como por el Centro Humboldt y la Academia de Ciencias de Nicaragua.

Los expertos han explicado que parece poco probable que un estudio de impacto ambiental elaborado en menos de dos años pueda ser confiable, especialmente a la luz de un proyecto como el Gran Canal de Nicaragua.

La vía interoceánica está proyectada con 278 kilómetros de longitud, entre 230 y 520 metros de ancho y 30 metros de profundidad, incluyendo un tramo de 105 kilómetros en el Gran Lago de Nicaragua.

La concesión para la construcción del Gran Canal de Nicaragua fue otorgada al HKND Group por el Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en junio de 2013.

La concesionaria china sostiene que la firma británica Environmental Resources Management (ERM), contratada como un servicio externo, garantiza la seriedad de los estudios ambientales.

Pero los ecologistas nicaragüenses creen que, por su condición de contratista, ERM no puede emitir un juicio en contra de los intereses de la firma china.

Lo que está en riesgo con la vía acuática, según la Academia de Ciencias de Nicaragua, son unas 400.000 hectáreas de bosques tropicales y humedales, y con ello el hábitat de cientos de especies de flora y fauna, así como de varias culturas indígenas y comunidades campesinas.

Para el exdirector del Centro para la Investigación de los Recursos Acuáticos (CIRA) Salvador Montenegro la situación más crítica la enfrenta el Gran Lago.

Los sedimentos a causa de un dragado permanente pueden reducir las posibilidades de vida acuática y de abastecimiento para los humanos, ya que la profundidad promedio del Gran Lago es menor al calado del canal, alertó Montenegro.

“Lo trágico es que los estudios que conduzcan a generar la información que realmente permitan valorar la viabilidad, no se han hecho”, cuestionó el experto.

El Gran Lago de Nicaragua, de agua dulce, es el mayor de América Central con más 8.600 kilómetros cuadrados, y contiene más de 400 isletas, tres islas y dos volcanes, además de ser el único lago del mundo que alberga especies marinas como tiburones y peces sierra.

El empresario chino Wang Jing, propietario de HKND Group, ha dicho que esa obra millonaria será ecológica y amigable con el medio ambiente, concluye la nota de EFE.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario