Gritería: Barrios de abajo conservan tradición, excepto uno

En la Colonia Morazán hubo muchos altares que se llenaron con grupos cantando a la Purísima.

En la Colonia Morazán hubo muchos altares que se llenaron con grupos cantando a la Purísima.

En un recorrido por los barrios tradicionalistas de Managua, como Monseñor Lezcano, que después del terremoto del 1972 conservó la esencia de la Gritería del 7 de diciembre, comprobamos que esta vez no fue así.

En comparación con otros años, hubo un 30% de altares menos en las calles de este populoso barrio.

En cambio, en la Colonia Morazán hubo muchos altares que se llenaron con grupos cantando a la Purísima. Las casas con las filas más grandes eran porque se corría el rumor acerca de los “buenos paquetes” que daban y que incluían panas y baldes plásticos. El barrio Altagracia igual a todos los años, conservó la tradición por todo lo alto, solo en una cuadra contamos hasta seis purísimas, todas llenas de católicos.

En los barrios Campo Bruce, San José Oriental, El Paraíso hubo asistencia masiva de “gritantes”. En una una Purísima vimos que tenían listos seis toros encohetados que fuero jugados a las doce de la noche.

En los barrios San Luis, Costa Rica, Colonia Maestro Gabriel y Bello Horizonte volvimos a comprobar la masiva asistencia de gente gritando.

En los barrios San Luis, Costa Rica, Colonia Maestro Gabriel y Bello Horizonte volvimos a comprobar la masiva asistencia de gente gritando.

Purísimas de arriba se llevan las palmas

El barrio Larreynaga, había sufrido en los últimos años un “bajón” de Purísimas y gente gritando, pero desde que el sandinismo retornó al poder, la Iglesia La Merced recuperó la masividad de la asistencia.

Desde 2007, el cura párroco Antonio Castro recibe para cada diciembre un furgón con paquetes para la gritería enviados por doña Rosario Murillo. La fila frente a la parroquia le daba vuelta a la manzana esperando ser atendidos.  A las nueve de la noche que pasé con mi familia la fila estaba como que empezaba.

En los barrios San Luis, Costa Rica, Colonia Maestro Gabriel y Bello Horizonte volvimos a comprobar la masiva asistencia de gente gritando. En Bello Horizonte, de la rotonda hacia el sur, a ambos lados del bulevar estuvo repleto de Purísimas.

Cerca de la Iglesia Pío X  había mucha gente y sobre todo un gran despliegue de policías, decían que andaba “un grande” gritando en esa iglesia, otros decían que entregarían paquetes “afa” (alimentos básicos).

Desborde sin igual en la ciudad de Matagalpa

La capital de Matagalpa fue desbordada por miles de habitantes de los barrios y de las comunidades rurales vecinas que llegaron a la ciudad desde tempranas horas del 7 de diciembre para gritar el tradicional “¿Quién causa tanta alegría?”.

A bordo de buses contratados especialmente para el viaje de ida y regreso, la “marejada” de campesinos, familias enteras la mayoría, empezó a llegar desde las primeras horas de la tarde para esperar el primer grito dado por Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la diócesis matagalpina, a las seis de la tarde.

El líder católico oró, desde el atrio de Catedral ante de cientos de fieles, “por todos los agobiados, por todos los que sufren”. Seguidamente dio por iniciada la hermosa jornada mariana que ayer continuó con la celebración de las misas y primera comuniones.

Muchas “griterías” abrieron minutos antes sus puertas ante las pacientes y largas filas de devotos, formadas poco después de mediodía como la doña Carmen Blandón, frente al parque central de la ciudad, que a las cinco de la tarde ya tenía dos largas cuadras, o la de doña Claudia Zeledón de Álvarez, en el barrio El Progreso, con una extensión similar.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario