Gobierno no asume ninguna reponsabilidad en naufragio del Caribe Sur | Nicaragua

naufragio_en_nicaraguaEl naufragio que ocurrió el pasado sábado en aguas del Caribe nicaragüense donde fallecieron 13 turistas costarricenses, entre ellos un menor de edad, dejó al descubierto el precario sistema de notificación de zarpes que existe en esta zona del país.

Desde que el Ejército aseguró a medios de comunicación que existía una prohibición para navegar en el litoral desde el viernes 22 de Enero, surgen versiones contradictorias sobre la veracidad de estas medidas.

 

 

Marvin Corrales, jefe de la Fuerza Naval, insistió en que habían suspendido los zarpes un día antes de la tragedia. “Incluso se fueron a refugiar todas las embarcaciones producto del mal tiempo imperante tanto en el Caribe Sur como en el Norte”.

“Esto se da por la negligencia y por la actitud temeraria de estos dueños de embarcaciones que, sabiendo cómo está la situación, se prestan a realizar estos viajes a costa del riesgo que representa para estas personas”, dijo el alto jefe militar.

Sin embargo, Florencio Castro, un costarricense que sobrevivió al naufragio, aseguró que las condiciones climatológicas eran normales cuando él, su esposa y la treintena de turistas que abordaron la embarcación

“Reina del Caribe”, propiedad de Róger Hilario Blandón.  Asimismo, aseguró que en el hotel donde se hospedaban les dijeron que el bote contaba con los permisos correspondientes y que ninguna autoridad se acercó a ellos para impedir que navegaran de una isla a otra.

Mientras que un habitante de Little Corn Island también afirmó que fue entre las nueve y las diez de la mañana que las mareas se agitaron por la fuerza del viento y que previo a ese momento no hubo una prohibición para zarpar.

Winstown Downs representante del gobierno comunal de la Little Corn Island, confirmó que la Fuerza Naval no ha colocado un puesto de vigilanca en la pequeña isla y que quien tiene personal allí es la Policía Nacional y  que estos trabajan de carácter voluntario.

Downs también contó que, aunque es obligatorio que las lanchas que transportan turistas cuenten con un permiso de zarpe, las autoridades no siempre están en el muelle de Big Corn porque su comando está en otro punto.

“No sé si hubo o no conversación entre la policía y la capitanía este sábado, porque deberían coordinarse. La policía llega al muelle, pero si no tiene una orden de capitanía (Marina), no puede decir a las embarcaciones que no zarpen”, declaró.

Para los lugareños, las autorizaciones de zarpe funcionan de manera “medianamente eficaz” en la Costa Caribe para asegurar el tránsito seguro entre las rutas comerciales más frecuentes ya qye bi existe un sistema de autorización y monitoreo de la navegación fluvial y marítima y han sido evidentes en varios accidentes de altamar, relacionados a las cambiantes condiciones del tiempo.

El año pasado las autoridades reportaron alrededor de 15 naufragios y accidentes relacionados en la Costa Caribe, la mayoría de embarcaciones de pesca artesanal, en donde perdieron la vida 25 personas, muchos de ellos indígenas Miskitu, buzos comerciales de langosta y personas en tránsito entre comunidades indígenas”, y para las autoridades, eso son cosas muy comunes.

Podrán acusar a Róger Hilario Blandón de cualquier cosa, menos de falta de pericia en la navegación marítima, pues ha cubierto esa ruta entre las dos islas del maíz durante los últimos 15 años con casi ningún percance, hasta ese sábado de vientos intensos”, señaló Downs. Agencia SNN.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario