Ganaderos temen a efectos de ley Nica Act | Nicaragua

Álvaro Vargas

Álvaro Vargas

Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua, FAGANIC, expresó las preocupaciones del sector por el efecto en la economía del país de aplicarse la ley Nica Act.

“Es preocupante porque significa que es de interés de Estados Unidos”, comentó Vargas a la prensa nacional.

 

 

“No solo afecta al sector ganadero, lo primero que se verá afectado es la infraestructura rural, la electrificación rural, salud y educación, entre otras”, dijo.

“Si, creemos es de preocuparse” agregando que “la obligación (del gobierno) es (convocar) a un diálogo nacional. Después de las elecciones hay que sentarnos a resolver la parte política del país”.

El dirigente ganado consideró que “es difícil rectificar lo que está hecho”, pero “no podemos vivir del pasado”.

“Debemos ver de ahora en adelante lo que debemos hacer para tener una sociedad con democracia participativa”, indicó Vargas.

Avendaño: “Debemos prepararnos para lo peor”

“La Iniciativa de “Ley de condicionalidad de la inversión en Nicaragua”, conocida como “NICA Act”, aprobada en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y ahora en manos del Senado para su aprobación, en el mejor de los casos condicionaría la aprobación de préstamos de instituciones financieras multilaterales para Nicaragua, exclusivamente del Banco Interamericano de Desarrollo Económico (BID), Banco Mundial (BM/IDA) y Fondo Monetario Internacional (FMI), o en el peor de los casos establecería un boicot financiero en esas tres instituciones internacionales”, afirma el economista Néstor Avendaño en un artículo publicado este lunes en la edición impresa de Trinchera de la Noticia.

“Con respecto al FMI, actualmente Nicaragua no tiene riesgos en el acceso a préstamos de apoyo a la balanza de pagos, es decir, en el acceso a recursos crediticios destinados exclusivamente al aumento de las reservas internacionales del Banco Central de Nicaragua (BCN), porque el gobierno decidió no suscribir un nuevo programa de ajuste macroeconómico y de reforma estructural con el FMI en 2012”, agrega el director de la consultora COPADES.

“El riesgo real sobre las reservas internacionales del BCN ha sido provocado por el desplome de la cooperación petrolera de Venezuela desde enero de este año, cuyo principal beneficio fue proteger la posición de dichas reservas con (i) el crédito inicial del 50% de la factura petrolera, y ahora ha disminuido a 30% por el menor precio del barril de crudo; (ii) la caída del precio internacional promedio anual del barril de petróleo WTI desde un máximo de US$98 en 2013 a un mínimo de US$42 en 2016, este último estimado por COPADES; y (iii) la disminución del suministro de hidrocarburos de origen venezolano en relación con los volúmenes solicitados por Nicaragua, desde 93% en 2013 a 30% en 2016 -este último porcentaje estimado por COPADES”, comenta el especialista.

Experto prevé caída de inversión pública

“En otras palabras, el riesgo de la aún iniciativa de ley “Nica Act” se concentra en los futuros desembolsos del BID y del BM/IDA, y de estas dos instituciones la que brinda más apoyo crediticio para la ejecución de las inversiones públicas de Nicaragua es el BID, con el 83% del total de préstamos de desembolsados por ambas instituciones en 2015.

“El lunes 19 de septiembre recién pasado mencioné rápidamente en mi artículo “Los riesgos de la iniciativa Nica Act”, publicado por Trinchera de la Noticia y en mi blog personal, algunos de los principales efectos que la aprobación de la ley antes mencionada provocaría a nuestra economía, que dejarían al descubierto la fragilidad de la estabilidad macroeconómica del país.

“El primer efecto es el aumento del índice de riesgo-país de Nicaragua, el cual, incluso ya es efectivo antes de la aprobación de la iniciativa de dicha ley. Previamente, dicho índice era moderado, según estimaciones de Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), y ahora, sin lugar a dudas, ya es alto al ser impulsado por el riesgo político.

“Sobre el supuesto que esa ley se apruebe, y parece que se aprobará, una menor cooperación oficial del BID y del BM/IDA para el sector público del país obstaculizaría la ejecución de programas y proyectos de inversión pública en las actividades de, en orden de importancia, electricidad y agua potable, educación y salud, transporte y comunicaciones, administración pública, agropecuario y construcción de la red vial”.

Fragmento del artículo del Dr. Néstor Avendaño.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario