Experto en asuntos chinos ve “una operación de imagen” en tema del canal

si el canal se llega a construir, la presencia de empresas chinas en toda la región se multiplicará

Si el canal se llega a construir, la presencia de empresas chinas en toda la región se multiplicará

“Tengo mis dudas” sobre la viabilidad del faraónico proyecto, cuyo costo se estima en 50.000 millones de dólares, admite Jaume Giné, especialista en asuntos chinos en la Escuela de Comercio española Esade. Ve allí “una operación de imagen” para afirmar la potencia china frente al canal de Panamá, construido por estadounidenses, afirma un análisis hecho por Katell Aviben para la agencia francesa, AFP.
“El proyecto enfrenta aún grandes obstáculos”, asegura James Bosworth, analista de la consultora norteamericana Southern Pulse, quien hace referencia a las dificultades técnicas y la fuerte oposición pop popular.

Pero “en realidad, el acuerdo (con HKND) va mucho más allá del canal propuesto. Ofrece oportunidades a numerosos proyectos de infraestructura, entre ellos puertos, rutas, complejos turísticos y un nuevo aeropuerto”, que, “a diferencia del canal, son económicamente viables, por cierto, y darán beneficios a los inversores”, agrega Bosworth.

Y, “lógicamente, si el canal se llega a construir, la presencia de empresas chinas en toda la región se multiplicará”, asegura Ronald Arce, investigador del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sustentable (CLACDS) de Costa Rica. Dado que el arribo de grupos económicos chinos “es un fenómeno realmente reciente” en América Central “las inversiones no son grandes”, precisa.

Geopolítica presente en ecuación canalera

Un estudio del CLACDS publicado en agosto sostenía que Panamá es el principal destino de las inversiones chinas en esta región. Sin embargo, en este país apenas representaban 2,5% de la inversión extranjera directa (IED) en 2011. En Costa Rica y Guatemala, menos de 1%.

“En Centroamérica, aparte del canal (en Nicaragua), las inversiones no son grandes”, afirma Jaume Giné. “Son inversiones pequeñas, como si estuviesen tanteando las piedras para cruzar el rio, que es una frase muy china”, opina.

Poco a poco “China intenta posicionarse en toda el área de América Central y el Caribe”, agrega.

Sus objetivos: energía, telecomunicaciones e infraestructuras. En Costa Rica, por ejemplo, hay un proyecto con China National Petroleum Corporation (CNPC), por 1.300 millones de dólares. En Honduras, una central hidroeléctrica de Sinohydro (que ya construyó una en Belice), por 350 millones.

China Harbour Engineering Company (CHEC) estudia la construcción de una línea ferroviaria interoceánica en Honduras, cuyo costo superaría los 20.000 millones de dólares.

En esta región “hay también intereses políticos, porque estamos hablando del patio trasero de Estados Unidos”, explica Jaume Giné, que cita el gran número de pequeños países (incluidos los del Caribe), cada uno de los cuales tiene un voto en la asamblea general de las Naciones Unidas, “lo que permite ir reforzando el peso geopolítico de China”.

Trinchera de la Noticia

Acerca de albaro24

Administrador y editor.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario