¿Está encerrado el gato en La Habana? | migrantes cubanos

gato_encerrado_en_cubaPor Enrique Sáenz

El fracaso de la reunión de 12 cancilleres realizada el martes 24, en San Salvador, que tenía el propósito de encontrar una solución concertada al caso de los migrantes cubanos aniquiló la posibilidad de una salida honrosa y justa.

Para formarnos una opinión fundamentada, hagamos un breve relato de los hechos:

• El gobierno ecuatoriano eliminó, hace varios meses, todo requisito para el ingreso de cubanos a su territorio. Esta circunstancia facilitó una nueva ruta a la corriente migratoria hacia Estados Unidos. Los cubanos se trasladan vía aérea a Ecuador y desde allí emprenden un azaroso viaje por Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras o El Salvador, Guatemala, México y finalmente Estados Unidos. En el último año, más de 20 mil cubanos ingresaron a Estados Unidos por territorio mexicano. En Nicaragua, los que eran interceptados pagaban 85 dólares por un salvoconducto que les permitía transitar por nuestro territorio rumbo al norte. Se reporta que así pasaron miles.

• El 5 noviembre, con ocasión de la presentación de cartas credenciales de la Embajadora de Alemania, Daniel Ortega expresó: ¨Quiero decirle, querida Embajadora, aquí ante los Hermanos Embajadores, sobre todo de Pueblos Centroamericanos como el Pueblo salvadoreño, que, cuánto admiramos y reconocemos la firmeza, la valentía de la Canciller Merkel que ha abierto las puertas de Alemania a la inmigración¨. Ortega agregó que se encuentran ¨fuera de la historia¨ los que piden la expulsión y el cierre de la entrada de los inmigrantes, y proclamó ¡que se abran fronteras!

• Pero no es lo mismo verla venir que platicar con ella. Así, el 15 de noviembre, el gobierno emitió un comunicado que denuncia ante la Comunidad Internacional ¨los graves hechos que han significado violación de nuestro Territorio Nacional e ingreso forzoso de miles de inmigrantes irregulares de nacionalidad cubana…Denunciamos enfáticamente al Gobierno de Costa Rica por violación de nuestra Soberanía Nacional¨.

La policía y el ejército realizaron, el mismo día, un operativo para expulsar a los cubanos hacia territorio costarricense. Desde entonces cerca de 3000 isleños están atascados en la frontera sur.

• El 19 de noviembre el gobierno emitió otro comunicado en el que ¨denuncia ante la Comunidad Internacional, el bloqueo sistemático del Gobierno de Costa Rica, en el Sistema de Integración Centroamericana, SICA, donde se ha negado a incluir como Punto de Agenda la discusión sobre la emigración irregular e ilegal de [email protected] [email protected] Gobierno de Nicaragua declara con firmeza que es en el SICA donde debemos discutir, en primera instancia, este delicado tema¨.

Después de gestiones diplomáticas de distintos países se convocó a una reunión de cancilleres en la sede del SICA, en San Salvador, a la que asistieron representantes de Belice, El Salvador, Panamá, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, República Dominicana, Ecuador, Colombia, México y Cuba.

• El 23 de noviembre, los obispos centroamericanos, incluyendo el cardenal Brenes, emitieron un comunicado que dice: “Deseamos instarles a ustedes, excelentísimos señores cancilleres, a propiciar el compromiso de sus gobiernos para encontrar una inmediata solución a la crisis mencionada, mediante la creación de un corredor humanitario que permita el libre tránsito por sus países de las personas migrantes de nacionalidad cubana que pretenden llegar a Estados Unidos, con el fin de acogerse a los beneficios migratorios de la Ley de Ajuste Cubano, así como de otras medidas que garanticen la seguridad de estas personas. De esta manera, se evitará en todos los países de la ruta migratoria el estacionamiento indefinido y condición de albergados. Y a la vez se contribuirá a protegerlos de las mafias que trafican con ellos y que se aprovechan de su vulnerabilidad cuando transitan por nuestras tierras como migrantes en situación irregular¨.

• En contraste con la petición de los obispos y las expresiones de buena voluntad de distintos gobiernos, la posición del régimen en El Salvador se resume en un nuevo comunicado que dice: ¨El Gobierno de Nicaragua asiste a este Encuentro con el objetivo de alertar a la Comunidad Internacional sobre el agravamiento de esta crisis que el Gobierno de Costa Rica ha utilizado para legitimar la llamada Ley de Ajuste y la Política de Pies Secos/Pies Mojados, que los Estados Unidos diseñaron y mantienen como parte del bloqueo contra Cuba, denunciado y condenado por el Mundo entero….

El Gobierno de Costa Rica ha creado y manipulado esta crisis que pretende desconocer e ignorar las causas y la responsabilidad de los Estados Unidos en el aliento de una migración insegura, indigna, desordenada e ilegal, que afecta a Cuba y que está afectando ya a la Región Centroamericana¨.

Quedamos claros: el objetivo no era buscar una solución concertada sino denunciar al gobierno de Costa Rica de manipular la crisis y encubrir a Estados Unidos.
El comunicado cierra así ¨Nuestra posición de País es invariable, como corresponde con nuestro Compromiso de Buen Gobierno¨.

Cabe preguntarse entonces:
¿Era pura retórica la insistencia en que el asunto fuera ventilado en el SICA?
¿Cómo puede encontrarse una solución concertada si de previo el gobierno de Ortega declara que su posición es invariable?
¿Por qué los otros gobiernos del área no asumen los argumentos de Ortega sobre seguridad y soberanía?
¿A cuenta de qué embadurnar la crisis con las relaciones entre La Habana y Estados Unidos si basta con organizar un procedimiento administrativo que permita hacer los controles de rigor y otorgar un salvoconducto tal como lo proponen los obispos?
Evidentemente, una solución legal, segura, digna y ordenada es posible con buena voluntad.

¿A qué responde la intransigencia de Ortega? Solo hay dos opciones:
• Amargarle la vida al gobierno tico en un acto de revanchismo. En tal caso su mezquindad y torpeza más bien resultan contraproducentes pues refuerzan la imagen internacional de los ticos.
• Ensartar la crisis en el marco de la dinámica de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, en correspondencia con una estrategia diseñada en La Habana. De otra manera no resulta comprensible por qué se introducen expresamente las tradicionales acusaciones a Estados Unidos.

De ser así, la solución no está en Centroamérica. Habría que buscar el gato en La Habana porque allí es donde está encerrado.

En cualquiera de las dos opciones Ortega hace gala de un desprecio flagrante hacia los nicaragüenses: En Estados Unidos y en Costa Rica residen más de un millón de conciudadanos, miles de ellos en condición irregular.

Tomado del blog del diputado Enrique Sáenz

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario