Espacios pequeños pueden verse más grandes con la luz y el color correctos

La limpieza visual es el primer cómplice para reconocer, rescatar y sacar partido a esos rincones.

La limpieza visual es el primer cómplice para reconocer, rescatar y sacar partido a esos rincones.

Cuando los metros aprietan, nada mejor que la luz y el color para generar confort y espacio donde no existe. También son clave el mobiliario y los elementos de decoración que se escogen y el lugar donde se ubican en el espacio.

Una oficina estrecha, un baño pequeño, una habitación reducida y cualquier otro rincón pueden lucir unos metros más grandes si se escogen los colores adecuados y se colocan las luces y el mobiliario de manera estratégica, aseguran en Comex, los especialistas del color de la empresa de pinturas y recubrimientos PPG Comex, y en Sylvania, los expertos en iluminación.

Ellos ofrecen estos seis consejos para lograr ese objetivo:

1.       Instale iluminación general, sin efecto caverna, para que el espacio se vea uniforme y coloque iluminación vertical (wall wash) sobre las paredes para dar tridimensionalidad al espacio. Los focos pequeños cuya luz se amplía conforme baña la pared logran sensación de profundidad.

2.       Escoja colores claros, que brindan una sensación de limpieza, claridad, elegancia y profundidad. Utilizar colores claros es la clave para las habitaciones pequeñas, pues reflejan mayor cantidad de luz, lo que lograra un efecto de ambiente más espacioso. Estos colores deben utilizarse para pintar las paredes donde la luz llega directamente, de forma tal que estas iluminen el resto de la habitación y generen una sensación de amplitud. El techo debe tener el color más claro que las paredes para lograr una sensación de más espacio. Además, del color blanco, optar por tonos neutros permiten que otros aspectos de la decoración salgan a la luz, y, si se mezclan con tonos oscuros, logran un contraste agradable y funcional. En este sentido, la recomendación en habitaciones con techo bajo es dividir la pared en dos y pintar la parte inferior con un color oscuro y la superior, de uno claro para que el techo parezca que está a mayor altura.

3.       Elimine las divisiones y unifique las zonas comunes para ampliar los espacios y lograr ambientes comunicados. En este tipo de lugares compartidos, es clave que la decoración sea congruente.

4.       Ubique espejos sin marco en muros de color neutro y frente a ventanas para generar amplitud y luz. Los que se colocan de pie, en vez de guindarse, son perfectos para ambientes angostos y poco iluminados. Puestos a un lado de las puertas o frente a luz natural, brindan la sensación de estar en un espacio grande y aumentan su luminosidad.

5.       Utilice mobiliario funcional y adaptable de una línea de diseño congruente y a la medida del espacio disponible para maximizar hasta el rincón más pequeño. Los muebles multipropósito suelen estar hechos de materiales ligeros, tener líneas simples, ocupar menos espacio y están pensados para servir en más de una ocasión, gracias a que su diseño se hizo teniendo en mente funcionalidad y confort. Usualmente, se pueden mover fácilmente, plegar, girar, apilar y adaptar a la medida. En cuanto a las cortinas, se recomiendan colocar unas que sean de tonos claros, como los de las paredes, y que vayan de piso a techo para crear un efecto de mayor altura.

6.       Menos es más. La limpieza visual debe ser la guía para reconocer, rescatar y sacar partido a los rincones, lo cual significa que no se debe abusar de la instalación de espejos, luces, o mobiliario –por más funcional que éste sea—para no hacinar el espacio y lograr la amplitud visual que se pretende.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario