¿Es verdad que los animales se drogan y emborrachan?

Los monos vervet se habituaron al zumo de caña de azúcar fermentado en el Caribe. / BBC Mundo

Los monos vervet se habituaron al zumo de caña de azúcar fermentado en el Caribe. / BBC Mundo

¿Es cierto que elefantes, monos, delfines y otros animales buscan diversiones fuertes en la naturaleza? En Sudáfrica, las leyendas locales dicen que a los elefantes les gusta emborracharse. Buscan los árboles de marula, beben de sus dulces frutas hasta saciarse y disfrutan de los efectos embriagadores del zumo ligeramente fermentado. Los relatos acerca de paquidermos ebrios se remontan al siglo 19 al menos. En la década de 1830, un naturalista francés llamado Adulphe Delegorgue describió historias de sus guías zulús acerca del comportamiento misteriosamente agresivo de los elefantes macho tras alimentarse de las frutas de marula.

“El elefante tiene en común con el hombre la predilección por una sensación de calidez en el cerebro inducida por frutas que han sido fermentadas por la acción del sol”, escribió Delegorgue. Los elefantes no son las únicas criaturas acusadas de embriagarse ocasionalmente con un cóctel u otras drogas. Las historias cuentan que los marsupiales ualabíes se drogan con las amapolas en Australia y los perros son adictos a la sustancia tóxica segregada por los sapos de la caña. También hay historias sobre los monos cercopitecos verdes en la isla caribeña de Saint Kitts, que en secreto beben los cócteles de colores brillantes de algún turista despistado.

Pero, ¿cuánto de esto es resultado de proyectar nuestra propia alucinación con sustancias alteradoras a la mente de otros animales? Décadas de investigación en laboratorios han mostrado que podemos inducir fácilmente un comportamiento adictivo en animales haciendo que las sustancias adictivas estén fácilmente a su alcance. Sin embargo, ¿realmente se emborrachan o drogan los animales? Los investigadores esperaban resolver esta cuestión con los cercopitecos verdes. A veces llamados monos verdes, son nativos de África, pero algunos grupos aislados crecieron dispersos en las islas del Caribe, publicó BBC Mundo.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario