Encuentran virus de la estupidez

Ilustración / Imagen de http://www.que.es/

Ilustración / Imagen de http://www.que.es/

Un grupo de investigadores de la Universidad John Hopkins, en colaboración con la Universidad de Nebraska, aseguran haber descubierto recientemente un virus que convierte en “estúpidas” a las personas. Al parecer, el ya bautizado como “virus de la estupidez” fue encontrado por estos científicos alojado en la garganta de varias personas aparentemente sanas. Uno de los principales datos bajo los que se sustenta este hallazgo es que el 44% de las personas que dieron positivo en este curioso virus obtuvieron un rendimiento de entre un 7 y un 9% menos que la media en un test que mide el coeficiente intelectual y la capacidad de atención, así como la capacidad de procesar información de manera visual. Esta es la primera vez que el “virus de las algas” (porque con anterioridad este virus solo había sido encontrado en ellas) o “virus de la estupidez” se encuentra en personas sanas.

Por el momento, se ha descubierto que afecta a las funciones cognitivas de las personas, principalmente a la conciencia espacial y al procesamiento visual. Tras este sorprendente hallazgo, el grupo de investigadores de Nebraska decidió ampliar su investigación inyectando el “virus de la estupidez” en ratones de laboratorio. Y, ¿cuál fue su sorpresa? Efectivamente, los ratones comenzaron a confundirse en los recorridos de los laberintos que anteriormente completaban sin problemas, mostrando fallos que resultaban incomprensibles. Además, tras ser inyectados con el virus, los ratones de laboratorio comenzaron también a mostrarse desconcertados con sus juguetes y presentaban dificultades a la hora de encontrar las salidas de sus jaulas, con las que antes daban sin dificultad. Según uno de los principales expertos de esta investigación, Robert Yolken, el de los ratones de laboratorio “es un ejemplo que muestra que los microorganismos inofensivos pueden afectar a nuestra conducta y al aprendizaje”.

Yolken, que es el experto en virus que ha dirigido este curioso estudio, aclara que existen muchas diferencias entre una persona A y una B que estén codificadas en un conjunto de genes heredados. Sin embargo, el virólogo explica que muchas de estas diferencias se ven alimentadas por distintos microorganismos que pueda albergar nuestro organismo y que interactúan con los genes de cada persona. Al parecer, esto es lo que sucedería con el curioso “virus de la estupidez”, un virus aparentemente inofensivo pero que afectaría a las capacidades cognitivas de los individuos, que en apariencia permanecen sanos. Este estudio ha sido publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU. Sin embargo, lo cierto es que hay unos cuantos expertos que se muestran escépticos con los resultados, según pubica el portal www.que.es

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario