Empresarios rechazan actos de violencia en distritos mineros

La protesta de los mineros artesanales de Bonanza se tornó violenta a partir del pasado martes. / Imagen de El Nuevo Diario.

La protesta de los mineros artesanales de Bonanza se tornó violenta a partir del pasado martes. / Imagen de El Nuevo Diario.

La principal cúpula empresarial de Nicaragua rechazó hoy los actos violentos ocurridos esta semana en dos distritos mineros del país, que han dejado un muerto, decenas de heridos y detenidos, y cuantiosos daños materiales, divulgó la agencia EFE. “Rechazamos los actos violentos, vandálicos y los actos que salen de la tranquilidad y de la paz”, dijo el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, al sentar ante periodistas la posición de la patronal.

Un minero artesanal murió y otros 33 resultaron heridos esta semana en un enfrentamiento con la Policía en medio de protestas contra Hemco, una empresa minera de capital colombiano que opera en el Caribe norte de Nicaragua. Los disturbios en los que murió el minero artesanal ocurrieron el miércoles en el municipio de Bonanza, en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN), donde opera Hemco.

El minero falleció “en medio de la refriega”, de acuerdo con la Policía nicaragüense, que aseguró que sus agentes fueron “agredidos con objetos contundentes y armas de fuego” en el municipio de Bonanza adonde se trasladaron para “restablecer el orden” tras tres días de disturbios. Producto de la operación detuvieron a 33 personas y decomisaron una cantidad no precisada de sacos que contenían material explosivo de fabricación artesanal.

Esperan normalidad próxima semana

Las protestas de los mineros artesanales, conocidos como “güiriseros”, empezaron el lunes pasado en demanda de mejores técnicas para determinar cuánto oro hay en cada broza que entregan a Hemco, ya que de esto dependen sus ingresos. Hemco pertenece en un 90 % a Mineros S.A., de origen colombiano, y cuenta con permiso para explorar 115,5 hectáreas y explotar 122.412 hectáreas en Nicaragua. La compañía había anunciado que reanudaría gradualmente sus operaciones después de haberlas suspendido el lunes por la noche, cuando parte de sus instalaciones fueron saqueadas y destruidas por supuestos manifestantes.

En ese incidente del lunes resultaron heridos seis agentes, según la Policía, y una camioneta y cuatro motocicletas fueron quemadas. Otros dos manifestantes sufrieron heridas en la misma revuelta del lunes, de acuerdo con medios locales. En tanto, en el occidente del país, la tarde del jueves pobladores de la comunidad Mina El Limón realizaron manifestaciones violentas en protesta por el racionamiento de energía eléctrica que sufren a diario, y de la que responsabilizan a la empresa minera B2Gold, de capital canadiense. Las manifestaciones provocaron varios enfrentamientos entre agentes antidisturbios y pobladores de ese distrito minero, con un saldo de 14 lesionados, incluido seis policías, de acuerdo con la información oficial.

B2Gold brinda energía gratuita a los 8.000 habitantes de ese lugar, pero el suministro ha sido racionado en las últimas semanas debido al aumento en la demanda, de acuerdo con la empresa. La compañía minera confirmó que mantiene un plan de racionamiento de energía y que se mantiene en conversaciones con líderes locales y representantes municipales, para encontrar una solución permanente a las fallas que presenta el servicio. “Esos actos los condenamos”, insistió el dirigente empresarial, quien dijo esperar que la próxima semana regrese la normalidad a las dos empresas mineras.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario