Empresarios nicaragüenses se preparan ante posible suspensión de beneficios en EE.UU.

zona-francaEmpresarios de Nicaragua analizan medidas alternativas para aminorar pérdidas de puestos de trabajo, en caso que Estados Unidos suspenda beneficios arancelarios a empresas textiles y de confección que operan bajo el régimen fiscal de zona franca, informó la agencia Xinhua. El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, dijo este miércoles que el sector privado realiza gestiones y analiza alternativas en caso que no se logre la extensión de los beneficios arancelarios que recibe Nicaragua a través del Régimen Preferencial Arancelario (TPL, por sus siglas en inglés).

Estados Unidos otorga a Nicaragua el TPL como parte de un acuerdo de libre comercio suscrito con Centroamérica y República Dominicana. Durante los últimos nueve años Nicaragua ha exportado a Estados Unidos prendas de vestir confeccionadas con materias primas de terceros países que no son parte del Tratado de Libre Comercio, suscrito entre Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana (CAFTA, por su siglas en inglés).

Según fuentes empresariales, Nicaragua puede perder unos 30.000 puestos de trabajo, si el beneficio del régimen arancelario que concluye el próximo 31 de diciembre no es renovado por Estados Unidos. Aguerri dijo que si los TPL no son renovados habrá un impacto negativo sobre la tasa de empleos en las empresas maquiladoras que operan bajo el régimen fiscal de zona franca.

“Poco probable que haya una renovación de los TPL en este año”

“Obviamente va a haber pérdida de empleo. Lo que si estamos trabajando es que esta pérdida de empleo sea la menor posible; queremos que el impacto de la ola, cuando llegue, nos encuentre lo mejor preparados”, sostuvo el presidente del Cosep. Destacó que el país ha hecho un esfuerzo extraordinario para diversificar el abanico de empresas que operan en los parques de zona franca, donde ya no operan solamente empresas de la industria textil-vestuario.

“Es poco probable que haya una renovación de los TPL en este año. Todavía nos queda la expectativa de que se puedan renovar los TPL el año próximo”, enfatizó. Aguerri señaló que producto de los esfuerzos de diversificación de las zonas franca, en la actualidad se cuentan con 105.000 empleos, de los cuales 70.000 corresponden a la industria textil y confección y se estima que pueden estar en riesgo 14.000 o 15.000 puestos de trabajo.

El empresario recordó que el 31 de diciembre de 2014 se vencen los nueve años del beneficio de los TPL que Estados Unidos dio a Nicaragua, los cuales han permitido la exportación de prendas de vestir elaboradas con hilados y tejidos de terceros países por un volumen máximo anual de cien millones de metros cuadrados. Una vez vencido, las empresas textiles de la zona franca pagarán impuesto para exportar, lo que elevará el costo hasta 35 por ciento, según cálculos del sector.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario