El último golpe del califato del terror

El autodenominado Estado Islámico ha cumplido su amenaza de “ahogar en sangre” a Estados Unidos en venganza por el castigo que le está infligiendo en Irak, tal como había anunciado en una campaña previa en Twitter. A pesar de los escalofríos que provoca, el espeluznante vídeo de la decapitación de un periodista norteamericano pone de relieve la astucia mediática de esos terroristas, y con toda probabilidad va a granjearles nuevos reclutas, incluso en Occidente.

Estado Islámico (EI) es la nueva designación que se ha atribuido desde el pasado junio el grupo antes conocido como Estado Islámico en Irak y el Levante (en referencia a la gran Siria), y antes aún como Estado Islámico en Irak. Aunque éste surgió de la rama iraquí de Al Qaeda, terminó rompiendo lazos con la organización madre a raíz de su expansión a Siria, en contra de las consignas de sus dirigentes. A diferencia de Al Qaeda, el EI no ha atacado objetivos occidentales fuera de esta región.

El nombre elegido hace referencia a un gobierno ideal basado en la ley islámica y que se asocia con los primeros tiempos del islam. Su líder, Abu Bakr al Bagdadi, con toda seguridad un apodo, ha declarado un “califato” en los territorios que controla tanto en Siria como en Irak, e incluso exige que todos los musulmanes del mundo le juren lealtad, una pretensión que ha sido ridiculizada por numerosos ulemas. No obstante, su capacidad para financiarse (el Gobierno iraquí sospecha que hace contrabando de petróleo) obliga a tomarlo en serio, publica El País.

EE.UU. intentó rescatar a rehenes norteamericanos del Estado Islámico

stados Unidos realizó “recientemente” una infructuosa operación militar en Siria para intentar rescatar a “varios” rehenes estadounidenses en manos del grupo extremista Estado Islámico, confirmaron el Pentágono y la Casa Blanca. La operación, en la que se emplearon “componentes de aire y tierra” y que estaba centrada en una “red concreta de captores” del EI, no tuvo éxito porque “los rehenes no estaban presentes en el lugar” donde se realizó, explicó el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, en un comunicado. La información se conoce pocas horas después de que el presidente Barack Obama condenara el “brutal” asesinato del periodista James Foley por parte del EI. La formación yihadista había publicado el martes un vídeo con la decapitación del estadounidense, desaparecido en Siria hace casi dos años, y que calificó de venganza por los ataques aéreos norteamericanos contra posiciones de sus milicianos en Irak.

Obama autorizó la operación fallida porque su equipo de seguridad nacional llegó a la conclusión de que los rehenes “estaban en peligro cada día que pasaban en manos del EI”, dijo por su parte la asesora del presidente en Antiterrorismo, Lisa Monaco. “El Gobierno estadounidense tenía lo que consideramos suficiente información de inteligencia y, cuando se presentó la oportunidad, el presidente autorizó al Departamento de Defensa actuar de forma agresiva para recuperar a nuestros ciudadanos. Lamentablemente, esa misión no tuvo éxito”, agregó en una declaración emitida por la Casa Blanca. Ni el Pentágono ni la Casa Blanca han confirmado oficialmente si Foley formaba parte del grupo de rehenes que se trató de liberar, cuyo número tampoco precisan. Los diarios The New York Times y The Washington Post afirman, sin embargo, en base a fuentes del Gobierno de Obama autorizadas a hablar bajo condición de anonimato, que el fallecido periodista sí era uno de los objetivos de la operación de rescate, que fue autorizada después de que los servicios de inteligencia interrogaran a media docena de “rehenes occidentales” liberados por los yihadistas.

De acuerdo con el Post, al menos uno de los miembros del equipo de rescate resultó herido en la fallida operación. Los extremistas sufrieron por su parte “un buen número de bajas”, cita el Times entretanto a otra de las fuentes oficiales. En el video publicado por el EI, se muestra a otro periodista estadounidense secuestrado en Siria, Steven Joel Sotloff, al que amenazan con ejecutar también si Obama no ordena el cese de los bombardeos contra sus posiciones en Irak. Obama afirmó este miércoles que EE UU hará “lo que sea necesario” para proteger a sus ciudadanos amenazados en cualquier parte del mundo y prometió seguir actuando para “extirpar” el “cáncer” que es el EI antes de que se extienda por la región. Varios medios habían asegurado previamente que la Casa Blanca sabía que el EI había amenazado con ejectuar a Foley.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario