El Papa llega a América Latina | Papa Francisco

La crispación de una parte de la población ha puesto en peligro la imagen de Ecuador que el presidente Correa quería vender al mundo durante la visita del Papa Francisco.

La crispación de una parte de la población ha puesto en peligro la imagen de Ecuador que el presidente Correa quería vender al mundo durante la visita del Papa Francisco.

El Papa Francisco llegó al aeropuerto “Mariscal Sucre” de Quito en medio de las manifestaciones a favor y en contra del gobierno del presidente Rafael Correa que han tensado el clima político en el país.

Bergoglio permanecerá en Ecuador hasta el 8 de julio, luego se trasladará a Bolivia, donde estará hasta el 10 y concluirá su gira apostólica en Paraguay, de donde regresará el 13 de julio a Roma.

En los tres países el pontífice argentino permanecerá en promedio 48 horas, las cuales repartirá en dos etapas e incluyen Quito y Guayaquil en Ecuador, La Paz y Santa Cruz en Bolivia y Asunción y Caacupé, en Paraguay.

El Pontífice viaja acompañado por el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin y Guzman Carriquiry, vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, entre otros.

En su periplo pastoral hacia Ecuador, Bolivia y Paraguay, el papa envió hoy telegramas a los representantes de España, Venezuela y Colombia, cuando el avión de Alitalia en el que se traslada desde Italia, sobrevolaba los espacios aéreos de los tres países.

En los mensajes dirigidos a los tres países, el pontífice enviaba sus deseos de convivencia pacífica para cada país.

Ecuador: País católico y convulso

El Ecuador que recibe al Papa Francisco este 5 de julio no es solo aquel país que cuenta con un 81% de católicos -según el Instituto Nacional de Estadística y Censos-. El país andino vive una polarización acentuada por las recientes movilizaciones en contra del presidente Rafael Correa, que han durado casi un mes. Los intentos por gravar las herencias y la plusvalía extraordinaria de bienes inmuebles activaron a la población, y aunque el primer mandatario retiró temporalmente estos proyectos de Ley, el malestar ciudadano ha seguido en las calles. Un 45% de la ciudadanía -según datos de la encuestadora Cedatos, a junio- desaprueba la gestión del primer mandatario y en el ambiente están de vuelta demandas que han sido ignoradas por el régimen, como la derogación de las leyes de Justicia Laboral y de Aguas, el rechazo a las enmiendas constitucionales, que incluyen la reelección indefinida, el libre acceso a la universidad, la no criminalización de la protesta, entre otras.

La crispación de una parte de la población ha puesto en peligro la imagen de Ecuador que el presidente Correa quería vender al mundo durante la visita del Papa Francisco. Tan seguro estaba de su éxito como anfitrión que el pasado 2 de junio invitó a sus homólogos de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) a la misa campal en Quito. Sin embargo, ahora se ha bajado el perfil a estas invitaciones y según Exteriores solo los presidentes de Honduras y Haití asistirán.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario