El Papa llama a combatir la resignación | México – Iglesia

Francisco llama combatir la resignación que "...nos atemoriza y nos atrinchera...".

Francisco llama combatir la resignación que “…nos atemoriza y nos atrinchera…”.

El papa Francisco durante su homilía en Morelia, reunido con 20 mil religiosos, les pidió no caer en la tentación de la resignación. El papa los invitó a orar para no caer en la tentación. “El mismo Jesús lo hizo. Él rezó para que sus discípulos de ayer y de hoy no cayéramos en la tentación”.

“¿Cuál puede ser una de las tentaciones que nos podría asediar? ¿Cuál puede ser una de las tentaciones que brota no sólo de contemplar la realidad sino de caminarla? ¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad? ¿Qué tentación podemos tener una y otra vez frente a esta realidad que parece haberse convertido en un sistema inamovible?”, cuestionó.

“Creo que la podemos resumir con una sola palabra: Resignación”, dijo.

Resignación que, afirmó, “es una de las armas preferidas del demonio: ¿Y qué le vas a hacer? la vida es así”, ejemplificó.

Pidió no caer en “una resignación que nos paraliza, que nos impide, no solo caminar sino también hacer camino. Una resignación que nos atemoriza y nos atrinchera en nuestra sacristía y aparentes seguridades; una resignación que no sólo nos impide anunciar, sino que nos impide alabar. Una resignación que no sólo nos impide proyectar, sino que nos impide arriesgar y transformar”.

Francisco invitó a los jóvenes a valorarse

“Es mentira que la única forma que tienen de vivir los jóvenes aquí es en la pobreza y en la marginación”, agregó. Y los invitó a seguir a Jesús, porque “es Jesucristo el que desmiente todos los intentos de hacerlos inútiles, o meros mercenarios de ambiciones ajenas”.

A los jóvenes, el Papa les dio varios consejos: “No se puede vivir la esperanza, sentir el mañana, si primero uno no logra valorarse, si no logra sentir que su vida, sus manos, su historia valen la pena”. Y los invitó a valorarse porque lo peor para perder la esperanza “es cuando sentís que no le importas a nadie o que estás dejado de lado” o cuando “sentís que da lo mismo que estés o que no estés”. “Eso mata, eso nos aniquila y es puerta de ingreso a tanto dolor”, recalcó.

Les advirtió de la amenaza de creer “que empiezas a ser valioso cuando te disfrazas de ropas, marcas, del último grito de la moda, o cuando te vuelves prestigio, importante por tener dinero pero, en el fondo, tu corazón no cree que seas digno de cariño, digno de amor”. “La principal amenaza es cuando uno siente que tiene que tener plata para comprar todo, incluso el cariño de los demás”, así como “creer que por tener un gran carro sois feliz”, continuó.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario