El “no al canal” trascendió las fronteras de Nicaragua

Miles de nicaragüenses dijeron "no al canal"

Miles de nicaragüenses dijeron “no al canal”. / Imagen del diario La Prensa de Nicaragua

Diferentes medios internacionales, entre los que destacan cadenas de televisión y agencias de noticias, divulgaron al mundo todo lo relacionado con la marcha que se realizó la mañana del miércoles 10 de diciembre en contra de la construcción de un canal interoceánico, dado en concesión durante 100 años a un desconocido consorcio chino denominado HKND Group.

Agencias como la española EFE y Europa Press, por razones que sus corresponsales sabrán (ver video al final de la nota), minimizaron el número de asistentes a la concentración y marcha reduciéndolo a “cientos”. Mientras tanto, la agencia Notimex informó que fueron 2000 y la DPA (agencia alemana de prensa) ubicó en más de 3000 la asistencia a la marcha. Observadores locales independientes estiman en más de cinco mil a los marchistas anticanaleros.

Los voceros de los medios oficialistas, que en su mayoría no son del Estado sino de la familia Ortega-Murillo (o de testaferros), se dedicaron a ridiculizar la marcha, minimizándola, porque la cantidad de asistentes no fue masiva.

Al respecto, el nicaragüense José Dávila Membreño, político socialcristiano residente en Guatemala, dijo en su muro de Facebook: “Están ciegos los voceros orteguistas al tratar de minimizar la marcha de ayer contra el canal, por su ignorancia de la sociología política no comprenden que tras esos miles de manifestantes de ayer, hay otros miles y miles que no pudieron asistir, otros miles y miles que se quedaron en sus casas pero están en contra del canal, y tras ellos hay toda una población que se está tomando las calles en otro capítulo de la historia de lucha de este valiente pueblo”.

Cabe destacar que el gobierno de Daniel Ortega ordenó, desde la noche anterior a la marcha, un gran despliegue policial por todas las carreteras principales del país y por las vías de acceso a la ciudad capital. Los organizadores de la marcha, agrupados en el denominado Consejo Nacional de la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, calificaron la medida como “intimidatoria”.

La policía bloqueó varios de los puntos de salida hacia a Managua en los departamentos de Rivas, Chontales y Río San Juan, entre otros, mediante retenes policiales y amenazas a transportistas, pero los manifestantes de los departamentos que están sobre la ruta del Canal, no se amedrentaron y lograron marchar.

Llamó la atención de toda la ciudadanía capitalina la actitud firme y valiente de la población campesina de Nueva Guinea, comunidad rural que nació como una colonia creada por el gobierno de Anastasio Somoza Debayle. Contra viento y marea, venciendo obstáculos y amenazas, los campesinos arribaron al punto de concentración a las 10:30 de la mañana, tras las horas de viaje y a bordo de camiones ganaderos, porque la policía de Ortega los obligó a bajarse de los buses en que inicialmente viajaban.

Gerardo Benavides Lira, un campesino de la comunidad El Dorado en El Tule, Río San Juan, aseguró que “por una parte nos sentimos afligidos, pero no estamos dispuestos a dar ni un pelo. Así como en los 80 nos defendimos, ahora si es necesario, estamos dispuestos a volarle penca a Daniel (Ortega)”, cita una nota del diario La Prensa.

“Le decían bandolero por mirar al sol de frente…”

El diario también publica declaraciones de María López Palacios, originaria de Masaya, quien llegó a la marcha luciendo su delantal de vendedora y, aunque su zona no será afectada por la construcción del Canal, no podía disimular su enojo.

“Veníamos como 50, 60 (personas), pero el bus lo detuvieron en Nindirí, (la Policía) nos bajó a todos y nos dijo que éramos unos delincuentes que veníamos a apoyar a un poco de delincuentes. Nosotros les dijimos que somos de Nicaragua y que tenemos que defender Nicaragua, que los ladrones y los asesinos eran ellos. Había como diez policías ahí en la subida de Nindirí, entonces nos venimos caminando para arriba y más adelante nos montamos en un bus”, dijo López.

Por su parte, Carlos Tünnermann, miembro honorario del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y del Movimiento por Nicaragua manifestó que el hecho de que la gente se haya presentado a protestar a pesar “de todo tipo de dificultades” revela que “el pueblo de Nicaragua, digan lo que digan las encuestas amañadas está en contra de este proyecto (el Canal) porque ya percibió que es un proyecto lesivo a la soberanía y contrario a los intereses nacionales”.

“(Daniel) Ortega se ha tomado el privilegio, que nadie se lo ha dado, se ha arrogado el derecho que nadie se lo ha dado, de vender a Nicaragua por un plato de lentejas y Nicaragua es nuestra como dice el lema de la marcha y estamos dispuestos a defenderla a como dé lugar”, puntualizó Tünnermann.

Entregan firmas al Cenidh

Durante su discurso al finalizar la marcha contra el Canal, Vilma Núñez presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), dijo a los manifestantes que “están sembrando la semilla de la libertad de Nicaragua no con una declaración, no con un tratado, no con una ley, sino con un ejemplo de lucha a toda prueba que hoy queremos tomar todos los nicaragüenses”.

Según Núñez, a los ciudadanos se les ha violado “el derecho de venir a compartir con nuestros compañeros, amigos en la lucha, hermanos en la defensa de los derechos humanos, se nos viola el derecho a la libertad de circulación y de expresión”, manifestó.

Además, Henry Ruiz, de la Isla de Ometepe, le entregó a Núñez, 60,000 firmas de personas que se oponen a la construcción del Canal para que el Cenidh las haga llegar “a la comunidad internacional y al Vaticano”. “Vienen 60,000 (firmas), pero la meta es un millón”, dijo Ruiz.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario