El Gobierno y la verdad

fabio_gadea_mantilla2Por Fabio Gadea Mantilla

Querida Nicaragua: Nunca dejo de recordar la frase del prócer norteamericano cuando se trata de evaluar los informes del Gobierno. Aquel gran hombre dejó para la posteridad esta frase: “Dejad que el pueblo sepa la verdad y el Gobierno andará bien”.

Ateniéndonos a este axioma tendríamos que concluir que este Gobierno del señor don Daniel no anda bien, porque muchas verdades aquí quedan ocultas pues no se cumple la ley de acceso a la información pública. Este es un Gobierno que se complace en no informar a los periodistas independientes y muchas veces ni siquiera a los que le hacen la corte.

Hay sobradas incongruencias en las informaciones brindadas por el Gobierno en asuntos tan delicados como el proyectado Canal Interoceánico. Anuncian que la construcción del mismo arranca el 22 de diciembre pero no se sabe quiénes son los inversionistas que invertirán los 50 mil millones que cuesta la obra. El señor vocero de la Comisión del Canal declaró que el financiamiento está asegurado, pero se dará información sobre el asunto hasta en diciembre.

Un proyecto de tal envergadura fue firmado sin consultarle a nadie por el señor don Daniel. El documento contiene íntegra la entrega de la soberanía nacional al individuo chino Wang Jing, representante de una compañía que se identifica con las letras HKND, y con sede en Hong Kong. Firmar semejante contrato sin antes consultar a la población es otra forma de ocultar información importantísima en la que el pueblo debería ser el primero en dar su consentimiento a través de un referéndum nacional y luego de recibir toda la información del caso.

Se necesita un valor desmedido o un irrespeto absoluto por el pueblo y un desprecio por todos los valores cívicos heredados inclusive del propio General de Hombres Libres Augusto César Sandino, para entregar el país por cien años en manos extranjeras. El presidente ilegítimo envió el contrato a la Asamblea Nacional donde fue aprobado por la aplanadora orteguista sin cambiarle una sola coma.

Y ahora siguen ocultando información, porque es ocultar información declarar lo que no es cierto. Más de una docena de marchas de protesta ha hecho el pueblo en diferentes sitios protestando en contra del proyecto del Canal. Si se le informara la verdad, si se le presentaran al pueblo los estudios de factibilidad respectivos, los estudios que indiquen que el medioambiente no sufrirá daños, si se dejara expresar su opinión a los científicos nacionales e internacionales ajenos a los intereses del gobierno orteguista, entonces el pueblo estaría informado y a lo mejor podría comprender las supuestas ventajas de la ruta escogida.

Pero en este caso el ocultamiento del Gobierno es bastante claro. No hay claridad sobre las empresas de maletín que supuestamente se harán cargo del proyecto. Cuando el Gobierno propicia el despido del señor Salvador Montenegro, fundador del Centro para la Investigación de Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA), de la Universidad Nacional, lo hace obviamente porque este cuestiona con razones poderosas el paso del Canal atravesando el lago Cocibolca y presenta su argumentación científica ante los medios de comunicación.

¿Qué significa esto? Que el Gobierno quiere ocultar la información sobre los probables desastres que el Canal producirá sobre nuestro bellísimo lago. Una vez más se oculta información, se le quiere ocultar al pueblo la verdad de los hechos y como dijo el prócer citado al principio de este escrito: “Dejad que el pueblo sepa la verdad y el Gobierno andará bien”.

Este Gobierno no anda bien porque vive ocultando información. Al fin y al cabo el pueblo no eligió al señor don Daniel. Su candidatura fue ilegal y hoy en día no se sabe cuántos votos sacó en la elección del 2011. Seguramente no pasó del 38 o 40 por ciento que siempre ha sacado. Por eso no le importa engañar al pueblo.

El autor es gerente de Radio Corporación. Excandidato a la Presidencia de la República en 2011.

Publicado en el diario La Prensa de Nicaragua

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario