El gobierno, los empresarios y el MRS | Nicaragua

roberto_samcamPor Roberto Samcam

En los últimos días ha empezado a circular por diferentes medios, supuestamente independientes o vinculados a la ”oposición”, acerca de la peligrosidad que para los empresarios representaría un mayor espacio de poder para el MRS y ya no digamos una eventual llegada al gobierno de este partido en el corto o mediano plazo. Estas interesadas voces pregonan a todos los vientos de la radicalidad de sus posiciones, pero sobre todo del daño que se le asestaría a la economía y a los “extraordinarios avances” que en este campo ha hecho el comandante durante sus años de gobierno.

EL CONSENSO, LA PIEDRA ANGULAR

Para los plumíferos en cuestión, la piedra angular del “milagro económico” de Ortega es la íntima relación o “consenso” que ha alcanzado con el Gran Capital y la cúpula empresarial de este país, consenso que pasa por el intercambio de “volados” con algunos sectores. Estos se han beneficiado de esta relación y a cambio se muestran pasivos e indolentes ante la ruptura del Estado de Derecho, la Institucionalidad y la Democracia en Nicaragua. De acuerdo a estos, este consenso estaría en peligro de muerte con el MRS.

Pero hablemos un poco del famoso consenso. Vemos por ejemplo, que el sector azucarero goza de una importante cuota de exportación hacia Venezuela, lo mismo que el sector cárnico y lácteo, lo cual no es malo, pero de acuerdo a ellos, nunca antes habían estado tan bien, ni con Somoza, ni con Arnoldo, ni con Bolaños y las exigencias de la firma de un TLC con ese país han ido difuminándose en el tiempo. No importa que todo pase por las manos de ALBALINISA y sus oscuros manejos, en tanto se les compren sus productos. Lo mismo ha sucedido con el sector de la generación de energía, el “ablandador” necesario y suficiente ha sido el Pago por Potencia, un asalto a mano desarmada hecha a todos los usuarios de la electricidad en nuestro país y que no es más que el pago que se le hace a las generadoras por su Capacidad Instalada, mediante un convenio a 15 años entre estas y el Ministerio de Energía y Minas, MEM. Aparte es el pago por energía entregada al Centro Nacional de Despacho. El argumento utilizado es que hay que resarcir la inversión realizada por el favor que nos hicieron al venir a invertir aquí. La zanahoria ofrecida al Gran Capital como estímulo para seguir en el “consenso”.

ORTEGA EL DUEÑO DEL ESTADO

La problemática que está ocurriendo en el sector empresarial pequeño y mediano debido a los abusos de la DGA y la DGI y que ni siquiera el Asesor Económico del gobierno ha podido solucionar, es una muestra más que fehaciente del intento de mantenerlos chantajeados, en calidad de rehenes y evitar de esa forma que tengan la tentación de abandonar el redil gubernamental. Nadie en su sano juicio cree que es decisión unilateral de los titulares de estas dos instituciones actuar a como lo están haciendo y perjudicando enormemente al sector comercio, coincidentemente el menos cercano al gobierno. El obvio mensaje de Ortega es que todo pasa por él, él es Estado y él es el dueño absoluto de la Hacienda Patria. El garrote amenazante y castigador para los que no se suman al sacrosanto consenso. La diferencia en el trato es obvia.

LA CRONICA DE UNA RUPTURA ANUNCIADA

Al igual que Somoza después del terremoto en Managua, Ortega está incursionando agresivamente en todos los sectores económicos, desplazando, monopolizando, compitiendo deslealmente y avasallando a los empresarios tradicionales grandes, medianos y pequeños. BANCORP, ALBA MED, ALBA INFRAESTRUCTURA, VIENICSA, entre otras, son las encargadas de cerrar el círculo de lo poco que falta por incursionar. Todas las instituciones están al servicio del Holding Empresarial de la familia presidencial y el mensaje de los beneficios y abusos en favor y en contra del empresariado es el mismo: “hay zanahoria y garrote para todos, ustedes escojan de cual quieren”. Somoza lo hizo igual y la fractura le costó muy caro. La historia enseña a quien quiere aprender.

LAS DEMANDAS DEL MRS

El MRS, en ocasión de su 20 Aniversario y a través de su Presidenta, Ana Margarita Vijil, expresó su propuesta a la Nación de lo que considera debería implementarse en el país, una Nicaragua Soberana, con Democracia, Oportunidades, Desarrollo y Solidaridad. Que los recursos sean para todos los nicaragüenses y no solo para una cúpula; un país verdaderamente libre del flagelo del narcotráfico y el crimen organizado; con unas Fuerzas Armadas realmente institucionalizadas, no partidistas y no deliberantes; una nación manteniendo relaciones de amistad con todos los países en el marco del respeto mutuo y la cooperación; el establecimiento de una democracia verdadera, sin discriminaciones, sin imposiciones, respetando los derechos de todos los ciudadanos; un gobierno sin privilegiados ni excluidos; un gobierno sin argollas corruptas, transparente y respetando el voto de sus ciudadanos para elegir libremente a sus gobernantes;  un gobierno que respete el derecho de la propiedad, que consulte a sus ciudadanos acerca de las principales decisiones que afecten a todos los nicaragüenses y que no disponga de los recursos naturales a su gusto y antojo, privilegiando a las elites enquistadas en el gobierno; un gobierno con instituciones fuertes, honradas y transparentes, con plena independencia de poderes, con funcionarios que respeten y hagan respetar las leyes; un gobierno que de oportunidades para hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, niños; un gobierno que proporcione salud y educación de calidad; un gobierno que respete la autonomía municipal y regional, que respete la integridad de los pueblos indignas; un país que desarrolle al máximo sus potencialidades en beneficio de todos los ciudadanos.

Una propuesta totalmente contraria al modelo que actualmente desarrolla el orteguismo en nuestro país, absolutista, caudillesco, autoritario y dictatorial. Una propuesta que respeta a todos los nicaragüenses, una propuesta que respeta a la libre empresa y al derecho de los empresarios a producir la riqueza para ellos y el resto de la nación. Sin trampas, sin amiguismos, sin coimas, sin favoritismos, sin argollas políticas y económicas, sin castigos ni revanchismos políticos, sin enriquecimiento ilícito, sin competencia desleal, sin mafias ni carteles que se disputen el usufructo del erario público.

¿Será esta una propuesta contraria a los intereses del país, incluidos los de los empresarios?  Otra cosa es que algunos prefieran continuar haciendo negocios al amparo del poder sin importarles los intereses de las grandes mayorías empobrecidas de este desventurado país.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario