El frenazo de la economía de Brasil impulsa la candidatura de Neves

Aécio Neves / Imagen de simnoticias.com.br

Aécio Neves / Imagen de simnoticias.com.br

El 1 de septiembre, hundido en las encuestas, el candidato brasileño a la presidencia Aécio Neves leía los periódicos y se enteraba de que la mayor parte de la prensa le daba ya por muerto políticamente, especulaba abiertamente sobre el destino de su partido sin él y que incluso había quien afirmaba que iba a abandonar ya. Al día siguiente, Neves reunió a su grupo de colaboradores y les explicó que no solo no pensaba retirarse, sino que lo primero que iba a hacer era anunciarlo. Testarudo, tranquilo y haciendo acopio de sangre fría, aguantó, cambió de estrategia electoral y comenzó a ganar apoyos y a subir en las encuestas.

El domingo consiguió pasar al segundo turno de la elección, con un 33,5% de los votos, por detrás de los 41,5% de la presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), pero por delante de Marina Silva, del Partido Socialista de Brasil, con un 21,3%. A su favor ha jugado su ciega confianza en sí mismo y en un proyecto político y, sobre todo, el desmoronamiento apabullante de la candidatura de su adversaria Silva, presa de sus propias contradicciones. Ahora, en las tres semanas que quedan para el asalto definitivo, Neves juega con otro aliado además de su constancia: la anémica marcha de la economía brasileña, estancada, cuando no en retroceso: en el segundo trimestre entró en lo que los especialistas denominan recesión técnica.

El desempleo aguanta a un 5%, pero cada vez se producen más despidos, sobre todo en el sector industrial. Además, la inflación, verdadero fantasma negro de la economía brasileña, flota actualmente en torno al 6,5%, a un paso de lo considerado intolerable. No ha habido debate televisado ni mitin ni entrevista en la que Neves, de una ideología que en Europa se calificaría como de liberal, no mencionara estos hechos para después colocarse como alternativa. Y si la economía impulsa su candidatura y es una de las bazas que Neves va a emplear en su decisiva batalla con Rousseff, la economía cree en él. La bolsa brasileña creció ocho puntos este lunes por la mañana, en cuanto los mercados se despertaron con la noticia de que el candidato del PSDB disputará el próximo 26 de octubre la presidencia.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario