El formidable poder del nitrógeno para dar y quitar la vida

Imagen vectorial de molécula de triyoduro de nitrógeno. / Imagen de www.pond5.com

Imagen vectorial de molécula de triyoduro de nitrógeno. / Imagen de www.pond5.com

El nitrógeno es uno de los elementos más paradójicos de la tabla periódica. En una atmósfera de puro nitrógeno, las llamas se extinguen y los animales mueren, por lo que alguna vez se le llamó “azote”, de la palabra griega para “sin vida”. Y sin embargo, este gas inodoro e incoloro es esencial para sostener la vida misma. El dinitrógeno o nitrógeno molecular -que constituye hasta el 78% del aire atmosférico- es N2, una molécula que consiste en dos átomos de nitrógeno unidos por un increíblemente fuerte “enlace triple”, en el que los átomos comparten tres pares de electrones.

Pero si se rompe ese enlace, la naturaleza del nitrógeno cambia dramáticamente. “La otra cara de la increíble estabilidad del nitrógeno es el hecho de que algunos de sus compuestos terminan siendo muy, muy reactivos”, le explica a la BBC el profesor Andrea Sella en su laboratorio en el University College, en Londres. Sella levanta un palo largo de madera y lo usa para apuntar en dirección de un montoncito de un polvo púrpura grisáceo que está en una tabla sobre una de las mesas del laboratorio. “Tápese los oídos”, me advierte. Luego, le da golpes al polvo con el palo.

El que esté esperando que ocurra algo dramático, no impide que la violencia de la detonación me haga brincar. Sella se ríe. El estallido deja mis oídos timbrando y un misterioso humo púrpura se levanta de la mancha de quemadura que quedó donde había estado el polvo. “Ese es un compuesto muy famoso llamado triyoduro de nitrógeno”, me dice sonriente. “Como la mayoría de todos los explosivos, aprovecha la tendencia del nitrógeno a formar un triple enlace”.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario