El efecto estremecedor del ébola: el paciente parece sano poco antes de morir

Foto WHO Christopher Black

Foto WHO Christopher Black

“Muchos de los pacientes con ébola que he visto tenían un aspecto saludable y podían andar hasta poco antes de morir”, relata Oliver Johnson, uno de los médicos con más experiencia en el tratamiento de los enfermos en Sierra Leona. La epidemia que se ha desatado en Sierra Leona y en los países colindantes presenta un alto riesgo para los trabajadores de los propios servicios sanitarios, señala Johnson en un comentario concedido al periódico Daily Mail. “Tu instinto como doctor es apresurarte a ayudar, pero sabes que no puedes ni rozar al paciente antes de estar completamente protegido. Todos somos conscientes de que hay riesgos y de que debemos tener mucho cuidado”, afirma el doctor. “No hay espacio para el error, ya sea un rasguño accidental en la cara u olvidarse de lavarse las manos”.

Otro peligro que afrontan los médicos en África es la resistencia que oponen a menudo los enfermos y sus familiares a la hora de aislarles en cuarentena para evitar el contagio. Como no se admiten las visitas y las familias no pueden ver a sus allegados durante muchos días, lanzan rumores sobre el trato a los pacientes e incluso les organizan la fuga del hospital. Temen que los médicos hayan trasladado a los enfermos a otra parte o los hayan asesinado. También existe entre la población cierto escepticismo respecto a la medicina occidental en general. Muchos africanos se aferran a las creencias y prácticas tradicionales. “El ébola es una enfermedad nueva en Sierra Leona y, cuando surgieron los primeros casos, muchas personas creyeron que podría tratarse de una conspiración del Gobierno para socavar ciertos grupos tribales, robar órganos o conseguir dinero de patrocinadores internacionales”, explica Johnson.

Pero lo más sobrecogedor del ébola es que la muerte les llega de manera inesperada a pacientes que poco antes parecían sanos. “Lo que estremece es el aspecto saludable que tienen los pacientes poco antes de morir y la rapidez con la que empeoran”. En lo que va de año, el brote de ébola en África occidental se ha cobrado 932 vidas humanas, según los datos de la Organización Mundial de la Salud difundidos mediante un comunicado este miércoles. Eso suma 45 víctimas mortales a las cifras hechas públicas el 4 de agosto. El número de personas infectadas ha ascendido a 1.711. La epidemia ha sido registrada en Sierra Leona, Liberia, Guinea y Nigeria.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario