El canal, el cambio de ruta y la violación de los derechos humanos

La segunda economía más importante del mundo trabaja en millonarios proyectos de líneas en varios países, que consolidarían su creciente influencia internacional.

Por Roberto Escobedo Caicedo

Los campesinos nicaragüenses que son propietarios de tierras en la ruta originalmente seleccionada para la construcción del Gran Ba-Canal Interocéanico, departamentos de Rivas y Río San Juan, lo mismo que los de Nueva Guinea, se movilizaron en defensa de sus bienes y de su modo de vida al que están acostumbrados desde hace mucho tiempo. Las protestas se produjeron en diferentes lugares y recibieron la cobertura de la prensa nacional e internacional, reflejando en sus informaciones y fotografías la forma brutal y salvaje con que efectivos del Ejército Popular Orteguista, Policía Orteguista, matones de la Juventud Orteguista, etc., los agredían con total impunidad.

Más de dos docenas de los campesinos que protestaban fueron detenidos por los efectivos de la Policía Orteguista y recluidos en las celdas de maxima seguridad y confinamiento solitario del complejo de la Seguridad del Estado conocido como “El Chipote”, donde fueron interrogados mediante torturas, recibiendo toda clase de vejámenes. Al final fueron puestos en libertad de uno en uno, pero la mayor parte permaneció detenida más de las 72 horas que establece el Código Penal para que la Policía los libere o ponga a la orden de un juez de la rama penal.

Los que salieron al final tenían claramente visibles en sus rostros los golpes que recibieron al momento de su captura o en los interrogatorios a que fueron sometidos por los esbirros de la Seguridad del Estado. Son pruebas contundentes de los procedimientos utilizados por los interrogadores orteguistas para arrancar confesiones a sus indefensas victimas, reviviendo todo el horror de las ejecuciones extrajudiciales y torturas a que eran sometidos los que caían en manos de los efectivos de la primera Dirección General de Seguridad del Estado, complementadas con las burlas que sufrían todos sus familiares en la famosa “Casa No. 50” de la antigua colonia militar de la Guardia Nacional de Nicaragua.

Se ha criticado fuertemente que la ruta señalada para la construcción del Gran Ba-Canal Interocéanico no se había estudiado en todos sus aspectos ecológicos, biológicos, sociales y de ingeniería, por la sencilla razón que nunca se ejecutará. Todo es una maniobra muy bien urdida para despojar a los campesinos de sus propiedades donde es factible establecer grandes complejos turísticos que sirvan de tapadera para facilitar el tráfico internacional de drogas, además de atraer el turismo del Jet Set internacional, sedientos de aventuras y depravaciones sexuales de toda índole.

En otras palabras, las obras que se construirán se convertirán en el paraíso de los pedófilos y corruptores de menores, que es una faceta de los grandes negocios que se esconden tras la fachada del Gran Ba-Canal Interocéanico. También sera el refugio predilecto de los grandes gangsters y prófugos de la Corte Penal Internacional, mientras dispongan del dinero necesario para pagar su estadía y no responder positivamente a las órdenes de captura de INTERPOL.

Tienen sobrada razón los habitantes y propietarios de tierras de El Tule de oponerse a la construcción del mencionado Ba-Canal Interocéanico, ya que además de afectarlos económicamente, los obligaría a desplazamientos forzados a otros lugares del territorio nacional o emigrar a otros países. Además, están plenamente conscientes de los graves peligros que representa para el futuro del Gran Lago de Nicaragua la construcción de la mencionada obra, si es que alguna vez se llegara a ejecutar.

La revista NeoMundo incorpora unos comentarios de Paula Leighton, p:Scidev.Net, donde dice lo siguiente: “El futurp Canal Interocéanico que cruzará el Gran Lago de Nicaragua, acabará con la vida existente en ese cuerpo de agua y causará otros serios perjucios al ambiente y la economía del país. A menos que se pongan en marcha salvaguardas, advirtió un panel internacional de expertos independientes.

La Academia de Ciencias de Nicaragua (ACN) convocó a expertos en biodiversidad, ingeniería e hidrología de la Red Interamericana de Ciencias (IANAS) y del Caribe (ICSU-LAC), quienes advirtieron que el proyecto debe minimizar las consecuencias adversas no intencionadas, las que provocarían ocasionar daños económicos, ambientales y sociales.

El lago es particularmente vulnerable debido a su baja profundidad, 12.5 metros en promedio, y está expuesto a la acción de vientos que impulsan la suspensión de sedimentos.

La construcción del canal requerirá que el lago sea dragado para llegar a una profundidad de 30 metros a lo largo de 105 kilómetros. Esto, junto con el mantenimiento y el tráfico, arruinarán la utilidad del agua.

Los trabajos del canal liberarán al agua contaminantes y nutrientes contenidos en los sedimentos del lago. Esto afectaría tanto la calidad del agua como su rica biodiversidad debido a la menor penetración de la luz. Además, el alza de los niveles de oxígeno de los sedimentos del fondo provocaría un aumento de las cianobacterias, produciendo toxinas que terminarían con la respectiva potabilidad del agua para consumo humano.

De especial preocupación es la presencia del mercurio que se ha diseminado desde el lago Xolotlán, así como la filtración de pesticidas y fertilizantes usados en la agricultura local.

Una de las principales preocupaciones de si habrá agua suficiente para uso domestico, agrícola e industrial, considerando que la propuesta considera construir un lago artificial de 395 kilómetros cuadrados, el lago Atlanta, necesario para proporcionar energía a las esclusas del canal. Esto requerirá grandes cantidades de agua desde el lago Cocibolca.

Los ríos San Juan y Punta Gorda, que descargan desde el lago Cocibolca y Punta Gorda, que desaguan desde el Cocibolca hacia el Mar Caribe, también serán despojados de millones de metros cúbicos de agua al día, opinan los científicos.

El documento insta al gobierno de Nicaragua a considerar una ruta alternativa que podría rodear el lago Cocibolca por el norte, lo que permitirá que el canal reciba agua tanto del lago Xolotlán como del Cocibolca, sin contaminar estos indispensables cuerpos de agua”.

Del anterior Informe elaborado por científicos de diferentes especialidades se desprende que la construcción del famoso Gran Ba-Canal Interocéanico, tan sólo desgracias acarrearía al pueblo nicaragüense, despojándolo de su principal reserva de agua potable para una población que aumenta constantemente.

Si el Gran Ba-Canal Interocéanico llegara a construirse, es porque el gobierno de China Comunista financiaría a través del “hombre de paja” de los círculos más agresivos del imperialismo chino al aventurero Wang Jing, porque lo considera de interés geoestratégico para sus planes de dominación mundial, importándole muy poco si su operación sería rentable o no.

Mientras tanto, las protestas contra la construcción del mencionado Canal se multiplican en Nicaragua, porque los propietarios de tierras afectados que por desgracia están en la ruta escogida para la mencionada megaobra, no están dispuestos a dejarse despojar de las tierras donde nacieron ellos y sus ancestros y donde tienen sus medios de vida.

A medida que se generan más más protestas contra la construcción del Gran Ba-Canal Interocéanico, también aumentan las represiones que contra los manifestantes llevan a cabo los efectivos de la Policía Orteguista, Ejército Popular Orteguista, matones de la Juventud Orteguista y paramilitares de las empresas de vigilancia que pertenecen a los Coroneles, Generales y Comisionados Orteguistas.

Las violaciones de los derechos humanos de los que protestan están a la orden del día. Ciudadanos garroteados; otros que son victimas de las balas de goma disparadas por los efectivos de las fuerzas anti-motines; torturas de toda índole a los detenidos y a quienes consideran sus cabecillas y levanta masas; secuestros de los dirigentes, porque permanecen detenidos por tiempo indefinido, sin ponerlos a la orden de la autoridad judicial competente después de las 72 horas de permanecer encerrados en las ergástulas orteguistas, etc., tal y como lo establece el respectivo Código Penal vigente.

La comunidad internacional, sobre todo los países que suministran recursos económicos al régimen orteguista, debieran fijar su atención en todo lo que está ocurriendo en Nicaragua, donde se violan los derechos humanos de los ciudadanos todos los días, tan sólo porque a través de sus protestas manifiestan su oposición a la construcción del Gran Ba-Canal Interocéanico, porque los despojarían de sus propiedades que constituyen sus medios de vida.

Las primeras victimas de la represion orteguista, los que se oponen al sueño faraónico del dictador fascista, Ortega Saavedra, ya se han producido. Tan sólo faltan los primeros muertos. La complicidad expresa de la Primera Comisionada de facto de la Policía Orteguista, Aminta Granera, alias la “ Novicia Voladora”, es pública y notoria.

La oposición política al regimen orteguista, la que no está vendida por unos dólares más, debiera imitar a los campesinos de El Tule, Nueva Guinea, San Miguelito, municipios y caseríos del Departamento de Rivas, etc., tiene la obligación moral de respaldar a esos compatriotas que se oponen a la construcción del Gran Ba-Canal Interocéanico, porque hasta este momento son los únicos compatriotas que se oponen a la conversion de nuestro país en un protectorado del social imperialismo chino, como lo fuera en la década de los 80 del siglo pasado, otro protectorado de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario