EEUU arrecia sus críticas contra régimen de Ortega | Nicaragua

Daniel Ortega ha ignorado las demandas de cambio del sistema electoral, incluyendo el llamado que hizo el año pasado la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

El Embajador de Estados Unidos ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, actualmente en sesión, hizo públicas críticas al gobierno de Nicaragua al que instó volver a los cauces democrático.

El diplomático estadounidense dijo que “a los Estados Unidos les preocupa que se esté renunciando a los principios de democracia, justicia, igualdad y a la supremacía de la ley en los que se basa la declaración de Viena”.

Agregó que “los Estados Unidos se muestran preocupados por las acciones del gobierno y del tribunal supremo de Nicaragua que limitan el espacio democrático antes de las próximas elecciones”.

Dijo también que “urgimos al gobierno a crear un ambiente más abierto para elecciones libres y justas y a permitir a la oposición y a todos los partidos políticos a determinar membresía. Apoyamos a la sociedad civil, a los líderes empresariales y a los líderes religiosos nicaragüenses en la promoción del fortalecimiento de la democracia”.

Nicaragua se aferra al “librito”

La delegación de Nicaragua usó el derecho a la réplica para responder al delegado de los Estados Unidos. La posición del representante fue: “Llamamos la atención de este Consejo al hecho de que después de cerca de cincuenta años de dictaduras, creadas, sostenidas, apoyadas y financiadas por los Estados Unidos, tenemos ahora en nuestro país una democracia en la cual el pueblo nicaragüense elige de manera libre, directa, transparente y ordenada, a sus autoridades locales, regionales y nacionales.

“En el proceso electoral de este año, participan 16 partidos políticos, organizados en dos alianzas electorales, cuatro partidos nacionales y un partido regional. Un reflejo del pluralismo político de nuestra democracia.

“Asimismo, aclaramos a los miembros y observadores de este Consejo, que las decisiones judiciales referidas por el Señor Embajador, no han sido más que la solución, apegada a derecho, de un conflicto interno que data desde el año 2005, entre cuatro facciones del que hoy es un partido de oposición, que se disputaban por la representación legal y las autoridades locales de este. Los querellantes recurrieron a los mecanismos administrativos y legales que la legislación nacional les confiere, y la causa siguió su debido proceso hasta concluir con una decisión del Supremo Tribunal”.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario