¿Desafuero de Brooklyn Rivera fue mensaje orteguista para Montealegre? | Nicaragua

Eduardo Montealegre / El Nuevo Diario

Eduardo Montealegre / El Nuevo Diario

La acción violatoria a la norma interna del parlamento y al derecho constitucional de defensa, que privó en el desafuero del diputado de Yatama, Brooklyn Rivera, y la anormal adjudicación de ese escaño a una diputada Orteguista, es un claro mensaje a los opositores que el poder no solo lo tiene el Orteguismo sino que lo ejercen cuando quieren y contra quien quieren.

A casi una semana de ese mensaje se conoció que el presidente del PLI, Eduardo Montealegre, adujo que planteará a su partido que se busquen alternativas para seguir con sus demandas de garantías electorales porque “ya cumplieron” con las marchas y que si otros quieren seguir (marchando), que lo hagan.

De ahí surge la pregunta de que si a Montealegre le caló el mensaje, pues extrañamente y coincidentemente sale diciendo que el PLI se replanteará si seguir o no en las marchas, dando la impresión que da el primer paso para desmontar las marchas y abrir espacio para negociar cuántos diputados y alcaldes recibirían de parte de Ortega, por portarse bien.

¿Pero porque sería un mensaje velado al líder PLI? Sencillamente porque en el parlamento existen tres solicitudes de desaforación, dos promovidas por dos jueces en lo Penal (por su vínculos en los CENIS), y una por el economista, Néstor Avendaño, por la demanda de injurias y calumnias.

Aunque tienen varios años de haberse creado los tres expedientes en la Secretaría del parlamento, estos no han sido discutidos en el plenario ni sacados de agenda, por lo que a “gusto y gana”, la aplanadora Orteguista puede meterlos en la Orden Día y pasarle la cuenta a Montealegre, cuando crean que está jalando mucho la cuerda, que lo tiene amarrado al Orteguismo.

El primer expediente creado (20085636), fue a petición de María Ivette Pineda Gómez, Juez Sexto Local de lo Penal de Managua, quien en agosto de 2008, solicitó la desaforación de Montealegre por su relación con el fraude bancario conocido como los CENIS. En igual términos, el juez Henry Morales Olivares, en junio de 2011, solicitó la suspensión de la inmunidad; siendo el expediente el No. 20095943.

En tanto en el expediente 20117270, se encuentra el oficio No. 001869-ORM1-2011-PN, en el cual se acusa a Montealegre por injurias y calumnias en perjuicio de Néstor Avendaño Castellón, por lo que se pide al parlamento se proceda a quitarle la inmunidad. En este último caso, el economista Néstor Avendaño, ha enviado más de 40 cartas al Presidente del parlamento, René Núñez, a fin que le den trámite a la desaforación de Montealegre para que enfrente en los Tribunales, la querella.

Recordemos qué son los CENIS y por qué Eduardo Montealegre, excanciller, exministro de Hacienda y Crédito Público, excandidato a Alcalde y a la presidencia, se le implica con un fraude en el manejo de los CENIS.

Los CENIS son los famosos Certificados Negociables de Inversión, unos bonos emitidos por el Banco Central para vender y comprar para aumentar o disminuir el dinero en circulación. Eso no es nada ilegal y por ello se emiten en varios países. En el caso de Nicaragua, los CENIS aparecieron en 1995, sin embargo cuando se comienza a mencionar fraude, fue a raíz de los emitidos en el año 2000.

Los CENIS tuvieron un papel importante para enfrentar la crisis financiera provocada por la quiebra de cuatro de los diez bancos que contaba el país, y para que los ahorrantes no perdieran sus recursos. Hasta ahí todo parece normal: un gobierno preocupado por proteger a los ahorrantes.

La cartera de préstamos y los depósitos de los bancos quebrados (Interbank, Bancafé, BANIC y Bamer), fueron adquiridos por el Banpro, BDF y Bancentro, mediante subastas. Lo peor es que las pérdidas al final las pagamos todos los nicaragüenses a través de los CENIS. La quiebra del Interbank costó US 152.7 millones, la del Bancafé US 77.4 millones, la del BANIC US 61.3 millones y la del Bamer US 40.8 millones.

¿Dónde está entonces lo cuestionado a Eduardo Montealegre? Él como ministro de Hacienda y Crédito Público sabía que el valor final en septiembre de cada CENIS (en 2004), iba a ser superior al pactado cuando los banqueros los compraron, de ahí sacaría ventaja pues estaba vinculado al Bancentro. Las tasas de rendimiento originalmente pactadas de esos bonos eran de 21.43% y 11.49%, las cuales las cambió en una resolución gubernamental toda rara (autorizado por directivos del BCN).

Un estudiante de primer año de economía sabe muy bien que descontar un bono con una tasa inferior a la establecida en ese bono “infla” o “sobrevalora” el valor de la deuda a ser descontada, y de eso se acusa al entonces ministro del MCHP, el banquero Eduardo Montealegre, explicó en la época, el economista Néstor Avendaño.

Ha pasado mucho tiempo desde que ocurrió esto, desde que entraron las solicitudes de desaforación al parlamento, pero para el Orteguismo no hay tiempo ni individuo que no pague una deuda. Eso al parecer, Montealegre lo recordó muy bien con la reciente desaforación de Brooklyn. ¿Será que le llegó el mensaje y veremos a otro Montealegre? O seguirá mostrando sus habilidades para evadir la guillotina Orteguista.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario