Denunciarán ante CIDH masacre de 2 niños a manos del Ejército

Dra. Vilma Núñez de Escorcia

Por Fidelina Suárez

El caso de Yojeisel y Francisco Pérez Valle, asesinados y torturados por tropas del Ejército de Nicaragua, será presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), confirmó este miércoles la doctora Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

De la misma manera se pedirá medidas cautelares para Lea Valle Aguirre, madre de los dos menores y viuda de uno de los rearmados muertos el pasado 12 de noviembre. Núñez dijo que la Policía Nacional debe garantizar la vida de esta mujer, quien desde hace 3 años es perseguida y acosada por tropas del Ejército que tratan de ubicar a gente alzada en armas contra el gobierno de Daniel Ortega.

La denuncia también será presentada ante Auditoría del Ejército para que investigue el hecho en el que estuvo involucrado, tropas del VI Destacamento Militar. Valle Aguilar compareció ante los medios de comunicación en el CENIDH y señaló de “asesino” al mandatario nicaragüense al tiempo que exigió la devolución de los cuerpos de sus 2 hijos que fueron enterrados en una fosa común junto a 4 rearmados, entre ellos el padre de los menores.

Yojeisel de 16 y Francisco de 12 habían salido de su casa a reunirse con el padre al que no veían desde hacía 2 años pero fueron emboscados por las por las tropas.

La versión que brindó el Ejército y la Policía es que se trataba de bandas delincuenciales que se dedicaban al tráfico de marihuana. En el desgarrador relato que Valle dio en el CENIDH, dijo que su hija estaba desnuda, con señales de violación y había sido colgada y desnucada.

Aseguró que las tropas la vistieron con una chaqueta militar. Valle Aguirre pidió que cese la persecusión en contra de campesinos que incluso han sido asesinados para que revelen el paradero de los rearmados. Narró que días antes de las elecciones, un joven fue degollado y castrado.

“Ya no aguantamos tanto asesinato”, dijo la humilde campesina, con un rostro curtido por el sol y el sufrimiento que le ha tocado vivir. “Le pedimos a Don Daniel que no anden matando gente, dijo.

Valle contó que Yojeisel palmeaba tortillas y Francisco preparaba las tierras para la siembra mientras ella se dedicaba a lavar y planchar en las fincas vecinas. Pidió apoyo y protección para ella y los 3 niños que le quedan, de 11, 8 y 4 años.

El gobierno ha guardado silencio sobre el caso y sigue en sus preparativos para instalar decenas de altares a la Purísima Concepción de María, festividad que inicia el 28 de noviembre y culmina el 7 de diciembre con la Gritería.

Acerca de albaro24

Administrador y editor.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario