Convoy hacia Ucrania: ¿ayuda rusa o caballo de Troya?

¿Ayuda rusa o un caballo de Troya? La fila de tres kilómetros de largo con casi 300 camiones que viajan rumbo a la frontera con Ucrania con lo que, según Moscú, es ayuda humanitaria ha generado sospechas, dado el apoyo de Rusia a los rebeldes que se enfrentan al gobierno ucraniano y a la falta de una verificación independiente e internacional de la carga, y suma un nuevo capítulo en el conflicto entre ambos países.

El convoy salió desde Moscú el martes y se espera que llegue este miércoles a la frontera con Ucrania, pero hay incertidumbre sobre qué hay en realidad en los camiones y cómo se hará la entrega, en medio de temores de que Rusia podría utilizar el envío como para pretexto para una acción militar en Ucrania. “El hecho de que haya tantos mensajes poco claros de ambos lados muestra que Rusia no terminó de coordinar el envío con Ucrania y plantea la pregunta de si no está usando el convoy para distraer la atención de que los separatistas están bajo un inmensa presión de las fuerzas ucranianas”, explica Famil Ismailov, editor del servicio ruso de la BBC.

Moscú asegura que la ayuda está destinada a aliviar la situación de la ciudad ucraniana de Lugansk, controlada por los rebeldes y ahora bajo asedio del gobierno, donde la situación es “crítica”, de acuerdo al Comité Internacional de la Cruz Roja. “Se informa de miles de personas sin acceso a agua, electricidad, ni asistencia médica”, asegura la organización. Antes de que estallara el conflicto en el este de Ucrania en abril, la ciudad –próxima a la frontera con Rusia– tenía una población de 425.000 habitantes.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario