Conozca la razón de la fuerza devastadora de El Niño | Clima

Imagen spaceplace.nasa.gov

Imagen spaceplace.nasa.gov

La influencia de las nubes en la circulación atmosférica es responsable de más de la mitad de la fuerza de los fenómenos de El Niño y La Niña, según han revelado los investigadores del Instituto de Meteorología de Max Planck en un estudio recién publicado en la revista Nature Geoscience.

El Niño-Oscilación del Sur (ENSO, por sus siglas en inglés) es un patrón climático recurrente, en el marco del cual los parámetros meteorológicos del Pacífico ecuatorial oscilan cada cierto período de tiempo. ENSO tiene dos extremos: uno de calentamiento y lluvias, llamado “El Niño”, y otro de enfriamiento, conocido como “La Niña”. En su investigación los científicos realizaron experimentos numéricos con un modelo del sistema de la Tierra.

Al comparar simulaciones de modelos climáticos que tomaban en cuenta las interacciones entre las nubes y la circulación atmosférica con las que no incluían estas interacciones, se confirmó que la oscilación de las temperaturas de superficie del mar, que se relaciona con El Niño, es dos veces más fuerte en las primeras simulaciones, y por lo tanto las nubes duplican la potencia del fenómeno. Los científicos señalan que su hallazgo puede ayudar a pronosticar El Niño y comprender mejor su respuesta al cambio climático.

Capa de hielo y nieve de Groenlandia se derrite más rápido de lo esperado

El deshielo de Groenlandia y el consecuente aumento del nivel del mar podría verse acelerado estrepitosamente debido a los cambios recientes de la nieve y la cubierta de hielo de la isla, la cual ha visto afectada su capacidad para almacenar el exceso de agua del deshielo, informa un estudio publicado por la revista Nature Climate Change en su página web.

Los investigadores, que viajaron a Groenlandia para analizar los efectos del calentamiento global, temen que la capacidad del firn para limitar la pérdida de masa de la capa de hielo podría ser menor de lo previsto. El firn es la capa de nieve parcialmente compactada en la superficie groenlandesa, la cual actúa como una esponja filtrando desde la superficie el agua del deshielo y almacenándola debajo suya hasta que vuelve a congelarse.

Durante las últimas expediciones a Groenlandia y análisis de su subsuelo helado, entre 2009 y 2015, se ha observado que la reciente formación de densas capas de hielo sobre la superficie, que actúa como una tapa, está dificultando que el agua líquida se filtre hasta el firn, obligándola a quedarse en la superficie y generando nuevas y más densas capas de hielo. Este fenómeno no había sido observado anteriormente en Groenlandia, el cual ha sido localizado a lo largo de decenas de kilómetros, aunque su extensión total es aún desconocida. Carta Bodán.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario