Compañía denuncia estafa al Medicare perpetrada por ex empleados

Ilustración / Imagen de www.nbc33tv.com

Ilustración / Imagen de www.nbc33tv.com

En enero, la veterana ejecutiva empresarial Susan Rawlings Molina fue contratada para ayudar a cambiar la suerte de una compañía de Coral Gables en apuros que administraba planes de cuidado de salud para pacientes del Medicare y el Medicaid. Rawlings Molina dijo que pronto descubrió algo extraño en la cantidad de dinero que la compañía, Florida Healthcare Plus (FHCP), le pagaba a dos firmas médicas. La corazonada de Rawlings Molina demostraría ser correcta, informó El Nuevo Herald.

En noviembre, la Fiscalía Federal acusó a seis ex empleados y otros cinco de inscribir de forma ilegal a beneficiarios de programas federales con direcciones falsas en la Florida para de este modo poder recibir millones de dólares en cuidados de salud mientras vivían como expatriados retirados en Nicaragua y República Dominicana. “En los 27 años que tengo de experiencia, nunca he visto nada así”, dijo Molina Rawlings, jefa ejecutiva de FHCP. “Las acciones de estos antiguos empleados son deplorables”. Molina Rawlings, junto con el abogado de la compañía, se reunieron con reporteros en la suite de la FHCP en Coral Gables con el objetivo de intentar reparar algo del daño que había causado el encausamiento federal.

Aunque la compañía en sí no fue acusada de hacer nada ilegal, media docena de ex empleados, entre ellos el jefe de operaciones Pedro Hernández y el director de mercadeo Abram Rodríguez, fueron acusados de ser miembros de una pandilla internacional que estafó $25 millones a los programas del Medicare y el Medicaid. El día de los arrestos, unos 60 agentes federales allanaron las oficinas de la compañía para confiscar archivos y otras evidencias. El pasado 19 de noviembre, fiscales federales también buscaron congelar los activos de Florida Healthcare Plus, lo que podría haber afectado seriamente a la compañía.

Atendieron a pacientes en Nicaragua y Miami

Molina Rawlings y Jaime Guttman, el abogado de la compañía, persuadieron a los fiscales en las siguientes 24 horas de que detuvieran la acción civil que buscaba congelar los activos tras explicar que desde agosto la FHCP le había reportado que algo andaba mal a los reguladores del Medicare, es decir, tres meses antes que se emitiera el encausamiento. “Se pudieron dar cuenta que era un error”, dijo Guttman. Poco después de haber tomado las riendas de la compañía en enero, Molina Rawlings dijo que ordenó dos revisiones internas de los libros y luego contrató a expertos legales y de contaduría para evaluarlos.

Molina Rawlings dijo que las grandes sumas de dinero en los pagos se hicieron a nombre de dos firmas médicas mencionadas junto a los acusados en el encausamiento por fraude al Medicare: una, Axis Le, propiedad de Eréndira Delgado, con sede en República Dominicana; la otra, llamada con el nombre del dueño, Rodney Montoya, que se encuentra en Nicaragua.

Montoya fue acusado, junto a su padre, Santiago B. Montoya, médico de 72 años. El Dr. Montoya era la figura principal del fraude que estafó millones de dólares al Medicare por servicios dados a ciudadanos norteamericanos retirado que viven en Nicaragua y la República Dominicana, dijeron las autoridades. Montoya, médico con licencia para ejercer, atendió a pacientes en Nicaragua y en Miami. En total, dijo Eric Morales, asistente de la Fiscalía, unos 1,200 expatriados establecieron direcciones falsas en la Florida para inscribirse en el Medicare y el Medicaid a través de FHCP.

Florida Healthcare Plus recibió cerca de US$10.5 millones en pagos

Hernández, el director de operaciones que dejó la compañía el año pasado, está acusado de dirigir la exportación ilegal de beneficios del Medicare. De acuerdo con una acusación, Hernández colaboró con Rodríguez, director de mercadeo de la compañía que se fue en abril, para inscribir a retirados como pacientes del Medicare en los dos países entre el 2011 y el 2014. Morales dijo que FHCP, que opera bajo el plan privado de Medicare Advantage, recibió cerca de $10.5 millones en pagos por atender ilegalmente a los beneficiarios en Nicaragua y la República Dominicana.

“En ese momento Florida Healthcare Plus era una compañía sucia”, le dijo Morales a un juez la semana pasada, y luego agregó que Hernández y los otros conspiradores también utilizaron otras compañías de cuidados de salud del sur de la Florida para llevar a cabo el resto de la estafa. En determinado momento, Morales calificó a la compañía, que funciona bajo el programa Medicare Advantage, como “corrupta”. De igual modo, los implicados están acusados de estafar al programa del Medicaid que atiende a personas de bajos recursos económicos. Florida Healthcare Plus y sus contratistas engañaron a los expatriados con el fin de explotarlos y estafar al Medicare, según los documentos del encausamiento. Los acusados le dijeron a los expatriados que “las personas retiradas en EE.UU. que en la actualidad viven en Nicaragua pueden recibir cuidado médico gratuito, y que la cobertura médica que se ofrece en Nicaragua y la República Dominicana no era ofrecida ni se enviaba al Medicare”, de acuerdo con la orden de encausamiento.

Molina Rawlings dijo que nadie en la compañía sabía nada de la estafa, ni siquiera el principal inversionista de la firma, Jesús Quintero, hasta que se hicieron auditorías interna y externa este año. Molina Rawlings señaló que los empleados acusados utilizaron a la compañía como una “fachada” para llevar a cabo la estafa milonaria. Según los pronósticos para el 2015, Molina Rawlings dijo que la compañía podría obtener la misma cantidad de ingresos, pero tras los recortes gastos, los beneficios podrían ser “muy pequeños”. “Sin embargo, quizás lo más importante de todo”, dijo, “es que la compañía ya no es lo que era antes”.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario