Chikungunya: el reto de combatir una epidemia desconocida

Ilustración / Imagen de La Prensa de Nicaragua

Ilustración / Imagen de La Prensa de Nicaragua

Cuando la chikungunya llegó a San Cristóbal, el epicentro de la enfermedad en América Latina, pocos en esa provincia de República Dominicana habían oído hablar de la dolencia de origen africano que significa literalmente “estar doblado de dolor”. Y así, retorcidos por el dolor de articulaciones, con fiebre muy alta, dolor de cabeza y abdominal y picazón, es como le empezaron a llegar al doctor Miguel Ángel Geraldino los pacientes por centenares poco después de Semana Santa.

“Comenzó que en la comunidad se presentaban muchos pacientes febriles y era inusual porque no era gripe, no era esto, no era aquello…”, recuerda el director del hospital Juan Pablo Peña de San Cristóbal, en declaraciones a BBC Mundo. El médico se refiere al caos que se dio después de que se registrasen en República Dominicana los primeros casos de la enfermedad que se transmite por la picadura de mosquito. Para entonces, este doctor menudo y de habla pausada, ya había oído de la llegada de la enfermedad a América, que se detectó por primera vez en el Caribe en noviembre del año pasado, y dio la voz de alerta a las autoridades.

El Ministerio de Salud, que ya había puesto en marcha un plan de prevención y contingencia de la enfermedad a petición de la Organización Panamericana de la Salud, tomó muestras epidemiológicas de los pacientes y las envió a un laboratorio de Boston, en EE.UU., donde confirmaron que se trataba de chikungunya. Y además de informar a la población y a los profesionales sanitarios, las autoridades del Ministerio de Salud “visitaron casa por casa para buscar criaderos de mosquitos y decir a la población dominicana cómo eliminarlos”, según explica Carmen Adames, coordinadora de Estrategia Nacional de Dengue y Chikungunya.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario