Centro Humboldt informa sobre graves daños en Puerto Sandino | Nicaragua

Imagen de Carlos Jirón

Imagen de Carlos Jirón

La evaluación preliminar sobre los daños y afectaciones causadas por la quema de los tanques de petróleo de Puma Energy en Puerto Sandino y el derrame del crudo en la zona, elaborado por el Centro Humboldt y la Mesa Nacional de Riesgos determinó que son cuantiosos pero que falta mucho por averiguar.

“El país nunca había presentado un evento de esta naturaleza y magnitud”, indica el informe sobre el evento que “desbordó las capacidades nacionales para el mismo”.

Entre las primeras conclusiones, ambas organizaciones, dicen que “las repercusiones ambientales y económicas del mismo no pueden identificarse al corto plazo” y sugiere que deben hacerse “evaluaciones correspondientes tanto ambientales, sociales y económicas” en las áreas afectadas.

Los especialistas dicen que este tipo de desastres están entre los más “perjudiciales en términos ambientales debido a la naturaleza misma del contaminante y la reacción que el ecosistema puede presentar hacia este”.

A 65 horas, agrega el documento, después de haber comenzado el siniestro “se evidenció una limitada capacidad nacional para el manejo adecuado de este evento y poca transparencia en la difusión de información veraz y oportuna por parte de la empresa y las instituciones públicas”

Manglares, suelos y aire afectados

La visita de los técnicos de Humboldt y MNR encontró “importantes volúmenes de crudo en la zona del manglar”, las afectaciones más fuertes se dan en un radio de 500 metros alrededor de la zona de combustión de los tanques, “más allá de los límites de la propiedad de la empresa”.

En cuanto a la “pluma de contaminación”, causada por la columna de humo que salió de los depósitos del carburante, los técnicos dicen que la dirección y velocidad del viento fue, en forma predominante, hacia el noroeste y al suroeste con velocidades máximas de 20 kilómetros por hora.

Esto significa que “la pluma de contaminación” se dirigiera hacia el oceáno Pacífico en un ángulo de 90 grados, lo que implica que “la zona de mayor afectación por gases corresponde a la parte continental” del área mencionada.

Los expertos identificaron en la zona del incendio dos tipos de afectaciones: la primera zona de 500 metros a la redonda, que ellos llaman “zona de influencia directa” y una segunda con un radio de un kilómetro que identificaron como “zona de influencia indirecta”.

Imagen de Carlos Jirón

Imagen de Carlos Jirón

Derrame mató micro fauna y macro fauna

Otro aspecto incluido en el informe preliminar del Centro Humboldt y de MNR es el daño a la calidad del aire ya que este elemento fue afectado por el dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono “(CO) y el dióxido de azufre (NO2) considerados “gases de efecto invernadero y otros causantes de lluvia ácida, los cuales fueron liberados a la atmósfera”.

No reportan daños directos, por este tema, a la salud humana porque la pluma de humo se dirigió al mar, fuera de la zona continental. “Se sabe que las exposiciones prolongadas a estos gases pueden provocar mareos, asfixia y pérdida de la conciencia, y en el peor de los casos la muerte”, apunta el documento.

A modo de ilustración dicen que la exposición a estos gases provoca males como “alteraciones síquicas, edema pulmonar, paro cardíaco y colapso circulatorio”.

El informe de Humboldt y MNR indica que comprobaron afectaciones al suelo en donde viven los manglares y que “poseen características fangosas y aluviales que, por lo general, se forman mediante la sedimentación de partículas transportadas por el agua de mar”.

Las altas temperaturas del incendio de los tanques provocaron “la muerte de micro fauna y macro fauna de suelos… asociados a la descomposición de la materia orgánica y los procesos de oxigenación del suelo”.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario