Carnicarne lamenta informe de OMS | Nicaragua

Imagen de ilustración / Archivo de El Nuevo Diario.

Imagen de ilustración / Archivo de El Nuevo Diario.

Un día después que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), oficina dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), colocara a los embutidos y la carne roja como agentes cancerígenos, la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne) emitió un comunicado lamentando las conclusiones del referido estudio, publica El Nuevo Diario de Nicaragua.

En su comunicado, Canicarne impugna la rigurosidad de la categorización dada en dicho informe, donde se clasifica en el grupo 1 de agentes cancerígenos para los humanos a la carne procesada (embutidos) y a la carne roja en el grupo 2A.

El informe de la IARC que cuestiona Canicarne está basado en la revisión que hicieron 22 expertos a la literatura de 940 sustancias, llegando estos a la conclusión de que la carne embutida aumenta los riesgos de cáncer.

Otros estudios

En su comunicado, Canicarne lamenta que la IARC haya descartado “otros reconocidos estudios que reconocen los beneficios que aporta la carne roja a la dieta en el crecimiento físico y mental”.

Según los productores y  exportadores  de carne,  el informe de la IARC, que pone a los productos antes referidos como agentes cancerígenos, está sustentado en peligros teóricos y no en estudios científicos.

“El cáncer es una enfermedad muy compleja  y no puede ser atribuida a un solo tipo de alimentos o factor, así lo demuestran las evidencias científicas”, refiere el comunicado de Canicarne.

Las conclusiones de la IARC introducen un factor de miedo en las opciones de dieta de los humanos en el mundo y oculta los beneficios nutritivos que ofrece la carne roja, agrega el comunicado de Canicarne.

Contradicciones

Canicarne también señala que “las respuestas de la IARC a múltiples preguntas sobre su informe diluye el impacto de sus conclusiones del riesgo a la salud humana por el consumo de carnes rojas y procesadas, y en algunos casos, son vagas y contradictorias a sus propias conclusiones.

Por ejemplo, al preguntársele si podía cuantificar el riesgo de comer carne roja y carne procesada respondió: “El consumo de carne procesada está asociado con pequeños incrementos en el riesgo de cáncer en los estudios revisados… y, en el caso del riesgo de cáncer relacionado al consumo de carne roja, es más difícil de determinar porque la evidencia de que la carne roja causa cáncer no es tan fuerte”.

Además, a la pregunta de si se debe dejar de comer carne, la IARC respondió: “comer carne tiene beneficios conocidos para la salud”.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario