Campesinos amenazados por escasez de alimentos | Nicaragua

La sequía debilitó las reservas de comida de las comunidades rurales o campesinas.

La sequía debilitó las reservas de comida de las comunidades rurales o campesinas.

Campesinos de las zonas norte y oeste de Nicaragua están amenazados por una crisis alimentaria provocada por la sequía que les impidió sembrar sus cultivos, dijeron este jueves gremios de productores y organismos de asistencia. La escasez de alimentos comienza a hacer estragos en la población del llamado “corredor seco”, que incluye a 33 de los 153 municipios del país, alertó la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo (MNGR) y miembros de la Federación Nacional de Cooperativas (Fenacoop). “Estamos pidiendo un plan de emergencia, no para sembrar, sino de entrega de alimentos porque hay gente que esta pasando hambre”, dijo conmovida la dirigente de Fenacoop en León y Chinandega, Blanca Landeros.

Un diagnostico de la MNGR, que agrupa a varias organizaciones sociales, indicó que la gente en el campo no sembró para la actual cosecha, y quien lo hizo perdió cultivos como maíz y frijol a causa del déficit de lluvias. Esta situación ha provocado que las reservas de alimentos, que duran hasta agosto cuando se recoge la cosecha, estén por agotarse, según la ONG. “Te encontrás con familias que ya no tienen comida, están sobreviviendo de cositas que encuentran o que algún amigo les da”, dijo Linderos a la agencia AFP. Denis Meléndez, secretario ejecutivo de la MNGR, indicó que no hay un registro de cuántas personas estén afectados por la escasez de alimentos, pero “si en una casa no han encendido el fogón es porque no tienen que cocinar”.

En municipios norteños como Totogalpa, Telpaneca, Yalagüina y Palacagüina “muchas personas se están alimentando de hojas verdes de mango, jocotes y otras frutas que resistieron a la dura sequía”, según Meléndez. La expectativa de los agricultores es que llueva para realizar las siembras de postrera de septiembre a noviembre y de apante entre diciembre y enero para recuperar sus reservas de alimentos, agregó. Tanto Landeros como Meléndez reconocieron que algunos afectados por la sequía reciben alimentos del gobierno y de organizaciones no gubernamentales, pero alertaron que veces esa ayuda no llega a los lugares más necesitados. No hay cifras oficiales sobre impacto de la sequía en la producción agrícola, que representa 18% del Producto Interno Bruto (PIB). Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario