Autoridades nicaragüenses realizaron una captura en territorio tico, según denuncia | Nicaragua

Ilustración - Crhoy

Ilustración – Crhoy

Un nicaragüense con varios años de residir en San José de Upala, cantón que pertenece a la provincia de Alajuela (Costa Rica) y que limita con Nicaragua, fue capturado en territorio costarricense y llevado a su país por autoridades nicaragüenses , según una denuncia interpuesta este martes ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

“Al parecer, un ciudadano nicaragüense de apellidos Oviedo Carrillo fue amenazado por autoridades de ese país, para luego ser detenido y llevado a territorio nicaragüense junto con 8 animales bovinos. Oviedo tiene varios años de vivir en la localidad de San José de Upala, Costa Rica”, publica el periódico digital Crhoy.com.

La oficina de prensa de la policía judicial costarricense confirmó la existencia de la denuncia, indicando que no hay precisión acerca de si la captura fue realizada por efectivos del Ejército o de la Policía Nacional de Nicaragua.

La información indica que el caso fue conocido por la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), pero que por tratarse de “un hecho consumado” quedó en manos del OIJ.

El nicaragüense de apellido Oviedo habría sido sacado de suelo costarricense por las autoridades nicaragüenses.

Esta no es la primera denuncia sobre incursión de efectivos militares nicaragüenses a territorio de Costa Rica.

Zona conflictiva

Además, a través de una denuncia respaldada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) en la persona de su máxima representante, la doctora Vilma Núñez de Escorcia, campesinos que residen en la comunidad de Jomusa, en el departamento de  Río San Juan (fronterizo con Costa Rica), dieron a conocer, en octubre pasado, una serie de abusos cometidos supuestamente por miembros del Ejército de Nicaragua, dentro de un conflicto que estaría vinculado a la pretensión de expulsarlos de sus tierras.

En la comunidad Jomusa habitan unas 400 personas, de estás 6 familias se encuentran afectadas directamente por los allanamientos del Ejército. “No estamos seguros, por que cada paso que damos estamos siendo vigilados. Los militares han retenido a familias enteras, apuntado con armas a madres frente a sus niños. Tememos que al regresar tomen represalias contra nosotros”, dijo en su momento uno de los denunciantes, hecho que fue publicado por el diario Confidencial de Nicaragua.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario