Apagón afectó al campo eólico de Amayo II

El primer avión de la línea aérea Avianca que sale de Managua rumbo a Los Ángeles se atrasó más de una hora.

El primer avión de la línea aérea Avianca que sale de Managua rumbo a Los Ángeles se atrasó más de una hora.

El corte de energía que afectó al país a eso de las 4:20 de la madrugada de este viernes colapsó los sistemas electrónicos del sistema financiero, aeropuerto, gobiernos, empresas privadas y universidades, según reportes extraoficiales.

Las fallas en la red de Enatrel dejaron a gran parte de la nación sin energía eléctrica al menos por dos horas.

Los vuelos internacionales programados para salir a primera hora sufrieron retrasos de una a dos horas debido a que la red de computadoras dejó de funcionar. Los empleados de las líneas aéreas debieron hacer todas las gestiones como emisión de tickets y recibo de maletas “a mano”, comprobaron reporteros de Trinchera de la Noticia.

Se reportó que uno de los campos de producción de energía eólica más importantes del país, Amayo II, sufrió fuertes afectaciones cuando se dio la salida de transmisión de Los Brasiles, propiedad de Enatrel, lo que generó los disturbios que dejaron sin energía a Honduras, El Salvador y, por supuesto Nicaragua.

La empresa Amayo II continuaba evaluando, al cierre de esta edición, los daños en la planta que se dijo son considerables y graves.

Vuelos atrasados más de una hora

El primer avión de la línea aérea Avianca que sale de Managua rumbo a Los Ángeles, California, Estados Unidos, con escala de 35 minutos en El Salvador, tiene un horario regular de despegue de 6:45 de la mañana pero salió hasta las 7:50 a.m.

Los pasajeros salieron temiendo perder la conexión en El Salvador porque el siguiente vuelo salía en horas del mediodía. Lo peor es que los pasajeros que salieron de Managua perdieron la conexión salvadoreña y no tuvieron más que esperar hasta cuatro horas en algunos casos para seguir sus rutas.

Los vuelos de las estadunidenses Delta, American Airlines y United también sufrieron retrasos, con los consiguientes problemas para los pasajeros que tienen conexiones.

La empresa Dissnorte y Dissur no respondió a las miles de llamadas de los clientes. Al contrario, una grabación decía que “no tenemos reportadas incidencias en su sector” pese a que el país estaba a oscuras.

La empresa Claro sí dio una explicación, a través de una grabación, en la que decía que los servicios de telefonía, cable e internet estaban afectados por “un apagón nacional” y que estaban trabajando en el restablecimiento de los servicios.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario