Almagro no descarta crisis de refugiados en América

Luis Almagro

Luis Almagro

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, advirtió hoy de la gravedad del desplazamiento forzado de personas de Guatemala, El Salvador y Honduras a causa de la violencia, y no descartó que en algún momento pueda haber una crisis de refugiados en América.

“La crisis de protección en el triángulo norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) nos debe importar a todos porque no puede descartarse el riesgo de una crisis de refugiados en las Américas que pone en cuestión nuestra capacidad de actuar de manera urgente y concertada”, afirmó Almagro en un discurso.

El secretario general de la OEA participó este miércoles en la inauguración del foro de alto nivel “Llamado a la acción: Las necesidades de protección en el Triángulo Norte de América Central”, que se desarrolla en Costa Rica.

Datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) indican que el número de refugiados y solicitantes de asilo procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras llegó a 109.800 en el 2015, cifra cinco veces mayor a la de hace tres años.

migrantes_p_blancasCientos de emigrantes atrapados en frontera sur de Nicaragua

La imagen es del campamento de Peñas Blancas, en la frontera de Nicaragua. Decenas de migrantes malviven en él, esperando que las autoridades de estos países centroamericano vuelvan a abrirles la frontera para seguir camino hacia Estados Unidos, su destino final. Costa Rica era permisiva con esta ruta por la que ya han pasado miles de personas, hasta que Nicaragua comenzó a detenerlos y a devolverlos a su territorio.

“Nosotros aquí estamos sufriendo mucho. Y aquí en Costa Rica llegamos como inmigrantes, pero no nos tratan como inmigrantes. No tenemos donde dormir o vivir. Pasamos muchas calamidades”.

Se calcula que el bloqueo afecta a unos 700; casi 400 han recibido documentos para circular libremente. Proceden sobre todo de África, pero también de Asia. Muchos han llegado en avión hasta Ecuador o Brasil, otros en barcos de carga.

Las autoridades no saben qué hacer: no pueden deportarles porque, o están indocumentados, o ignoran si pondrían en riesgo sus vidas. Y temen que al menos otros 10.000 están por llegar, lo que podría provocar una crisis humanitaria.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario