Almagro firmó el acuerdo sin decir una palabra | Nicaragua

Edificio Principal de la OEA 17 St and Constitution / Imagen www.oas.org

Edificio Principal de la OEA 17 St and Constitution / Imagen www.oas.org

La mesa de conversación entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Gobierno de Daniel Ortega para analizar temas electorales arrancó ayer jueves en Managua, según el anuncio hecho por la presidencia sandinista mediante un comunicado que ha ratificado después el Secretario General de la organización, Lius Almagro.

El comunicado de la presidencia fue divulgado a media mañana de este viernes y Almagro lo ratificó desde su cuenta de Twitter -además de distribuirlo por los canales oficiales de la OEA- a eso del mediodía hora de Nicaragua.

El acuerdo fue suscrito el pasado 15 de octubre, por el embajador Denis Moncada Colindres, y el propio Almagro, pero solo fue conocido un día después de ejecutar el primer acuerdo: reunirse en Managua, lo que ocurrió el jueves en medio de un gran secretismo.

El arranque del diálogo ocurre a tan solo cuatro días de que sorpresivamente fuese anunciado el domingo 16 de octubre, de que el gobierno y OEA habían acordado iniciar el diálogo y que acordarían el mecanismo.

En esa breve nota, la OEA indicó también que había entregado al Gobierno de Nicaragua un informe valorativo del secretario general, Luis Almagro, sobre el proceso electoral, un documento que no se ha hecho público ni reseñado su contenido.

Seis puntos y una fecha límite: 20 de enero de 2017

El texto del acuerdo publicado este viernes contiene seis puntos, uno de los cuales indica que el Gobierno de Nicaragua invitará a Almagro a que visite Managua para entrevistarse con las autoridades nacionales y los partidos políticos el 1 de diciembre de este año, casi un mes después de las elecciones del 6 de noviembre.

En el texto se estipula la creación de una mesa de conversación integrada por tres representantes de Almagro y tres del Gobierno de Nicaragua, sin precisar quiénes son. Los nombres serán intercambiados por las instituciones mediante notas verbales.

Esa mesa, que se reunió ayer, jueves, por primera vez, “abordará en forma conjunta y de manera constructiva” los temas tratados en el informe de Almagro, del que no se aporta ninguna información.

El Ejecutivo de Nicaragua y Almagro presentarán un informe conjunto en tres meses pero, “de no existir acuerdo” cada parte presentará el suyo propio.

Ni el acuerdo ni el comunicado de la OEA del día 16 hacen referencia a las denuncias de falta de transparencia de la oposición nicaragüense, después de que se suspendiera la figura de observación electoral y los poderes del Estado anularan al principal grupo opositor.

Almagro no ha explicado en esta ocasión por qué dio el paso de elaborar el informe ni establecer este mecanismo de diálogo con Nicaragua.

Almagro firmó el acuerdo sin decir una palabra

En el acuerdo conocido hoy las partes se limitan a indicar que “se comprometen a apoyar el fortalecimiento de las instituciones democráticas del país de acuerdo a los compromisos del Estado de Nicaragua con los instrumentos normativos del Sistema Interamericano y su ordenamiento jurídico interno”, sin concretar al respecto.

La mesa se reunirá dos veces al mes en Managua o Washington, “según se acuerde”, y no se especifica hasta cuándo estará activa.

Estados Unidos y México han criticado las medidas tomadas en Nicaragua antes de los comicios, pero Almagro se ha mantenido en relativo silencio, con excepción de un tuit publicado en julio en el que opinó que unas “elecciones transparentes y competitivas se logran garantizando los derechos de tod@s los candidatos”.

Nicaragua pidió el pasado junio la renuncia de Almagro a raíz de sus constantes condenas a la situación política y social en Venezuela, como también lo solicitaron Bolivia y el propio Gobierno venezolano.

Grupos políticos vuelven a ser sorprendidos

Los grupos políticos que están en campaña en contra de las elecciones nacionales del 6 de noviembre anunciaron que la próxima semana se reunirán con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro Elmes, quien reiteró este viernes el acuerdo suscrito con el gobierno de Nicaragua.

Enrique Saénz, dirigente del MRS, dijo que están gestionando la entrevista con Almagro en Washington. A su vez, Violeta Granera de Sandino, dijo el jueves que esperaban la respuesta del líder del organismo regional.

En los grupos políticos que se oponen a las elecciones hay decepción por el anuncio de que las elecciones del 6 no serán interrumpidas, como habían solicitado. Adán Bermúdez, quien esta vez habló en nombre de Ciudadanos por la Libertad, declaró su malestar porque los comicios no serán abortados.

En tanto la dirigencia del PLC saludó los acuerdos entre la OEA y el gobierno y expresó que esperan la apertura democrática del régimen de Daniel Ortega así como el retroceso de las medidas que han afectado la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos. Trinchera de la Noticia.




Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Es muy claro que al PLC le conviene este panorama político, porque directamente quienes se encargaron de destruir su posicion en el escenario político de Nicaragua fueron los mismos que integraban la fuerza política PLI Mas el MRS, es ahora que se están dando cuenta que no eran mas que la cola de un cometa ambulante dentro del escenario político, y que en su mismo mal andar buscando sendas, cobijados con los intereses foráneos, pidiendo intervenciones ante los congresistas del país del norte, el pueblo mayoritariamente patriótico de nicaragua que se posiciona sin intereses partidarios alguno, todo el tiempo les dirán “No” a los vende patrias que históricamente siguen su ruta. Gracias a Dios ahora los nicaragüenses conocemos nuestra historia y nadie nos podrá dar atol con el dedo.

Deja un comentario