Alertan sobre posible impacto medioambiental del canal | Nicaragua

Lago de Nicaragua

Lago de Nicaragua

Científicos de la Universidad Internacional de Florida (FIU), en Miami, advirtieron sobre las grandes preocupaciones medioambientales que genera el plan de construcción de un canal interoceánico en Nicaragua, que tendría un coste de 50.000 millones de dólares, informó la agenciaEFE. “Para un proyecto de esta magnitud con tanto en juego, resulta imprescindible una consideración cuidadosa” del proyecto y sus implicaciones, señaló en un comunicado Todd Crowl, del Centro de Investigación Medioambiental de la FIU.

Crowl participó recientemente en una reunión en esta universidad en la que se evaluó el impacto ambiental de la construcción del canal de Nicaragua y se revisaron los borradores sobre el impacto ambiental y social (EIAS) de la construcción del canal interoceánico, propuesto por el país centroamericano. Estos estudios preliminares (EIAS) fueron elaborados por la británica Enviromental Resource Management (ERM) y entregados a la Comisión del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, entidad que entregó la concesión del proyecto del canal a la firma china HKND Group.

Los científicos que participaron en la reunión de la FIU expresaron su preocupación por el “impacto medioambiental” de este proyecto y la “falta de información” sobre el mismo. Los expertos determinaron que las “valoraciones medioambientales” de ERM “no miden adecuadamente el impacto potencial del proyecto”, ni aportan datos suficientes sobre la “cualidad del agua, los sedimentos, la geología, las especies, la erosión y la pesca”. Asimismo, el estudio de dos años de ERM fija un marco de tiempo corto para “evaluar el impacto a largo plazo de una infraestructura a tan gran escala”, agregaron.

Especifican 15 áreas de “preocupación”

“Una preocupación fundamental es el agua disponible para el proyecto. Los sedimentos limosos serían dragados en el Lago de Nicaragua para los grandes canales de navegación y el agua del lago se usaría para operar las esclusas del canal”, explica la FIU. Pero, dado el clima estacional de Nicaragua, “sujeta a fenómenos extremos como la sequía y los huracanes, los científicos cuestionan la disponibilidad proyectada de los suministros de agua”. El canal proyectado atravesaría 105 kilómetros del Lago de Nicaragua, para lo cual habrá que remover cerca de 1,2 millones de toneladas de sedimentos del fondo del lago durante la fase inicial de la obra, recordaron los expertos reunidos en FIU.

Se trata de un proyecto que tendrá un “masivo impacto social, económico y medioambiental. Y parece, por la escasa información disponible, que estos impactos no han sido evaluados de manera apropiada”, resaltaron los científicos. “Un cambió masivo ecológico se producirá probablemente en Nicaragua, si se procede a la construcción del canal”, concluyó el panel de expertos. Hasta el momento, censuró la institución académica, el “estudio de 14 volúmenes elaborado por ERM no ha sido divulgado al público”. El proyecto del canal de Nicaragua, que conectaría Punta Gorda (en la costa este) con Brito (costa oeste), consiste en una obra tres veces más grande que la que funciona en Panamá, con 278 kilómetros de largo y 30 metros de profundidad.

La obra partiría al país en dos y atravesaría el Gran Lago de Nicaragua o Cocibolca. En conjunto, los científicos reunidos en este centro de estudios especifican 15 áreas de “preocupación medioambiental”, entre otras la “deforestación, la falta de pronósticos climáticos a largo plazo, y los impactos probables sobre plantas y animales en peligro de extinción”. Ayer, el vicepresidente nicaragüense, Moisés Omar Halleslevens, minimizó la preocupación expresada por el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, sobre el impacto, en un río fronterizo, de la construcción del canal interoceánico en Nicaragua. Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario