Archivo de la etiqueta: Rosario Murillo

Otto deja daños en viviendas y en infraestructura

huracan_otto2_241116El Gobierno de Nicaragua informó hoy que mantiene el estado de emergencia en todo el país a causa del huracán Otto, que dejó a su paso 12 casas afectadas, de ellas tres destruidas, y daños en la infraestructura, sin víctimas hasta el momento, publicó la agencia EFE.

En un nuevo decreto de emergencia, el Gobierno instruyó a los Ministerios de Estado y entes descentralizados, en el área de su competencia, proceder de forma inmediata a la ejecución de programas en las área afectadas por el huracán Otto, que coadyuven a remediar los efectos negativos producidos por el colapso de la vialidad y la destrucción de viviendas e infraestructura.

También, a la realización de acciones dirigidas a la rehabilitación de los servicios básicos a la población y las tareas de reconstrucción. Además, ordenó que con los fondos que correspondan conforme a la Ley de Presupuesto General de la República y el apoyo que se solicite y que se logre de parte de la comunidad internacional, poner en práctica de inmediato, programas y proyectos para la rehabilitación y reconstrucción de los daños ocurridos en Nicaragua.

Otto no dejó lluvias extraordinarias

Asimismo, orientó a los gobiernos regionales y municipales a mantener activados los Comités de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, para mantener la vigilancia, a fin de seguir garantizando la adecuada atención a las miles de personas evacuadas que se encuentran en los albergues temporales. El Gobierno aclaró que ese decreto de estado emergencia no suspende ninguno de los derechos o garantías fundamentales de los nicaragüenses. El ojo del huracán Otto abandonó hoy Nicaragua sin dejar grandes daños ni lluvias extraordinarias, informó hoy el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

“En ninguno de los reportes se han mencionado hasta el momento daños humanos (…), las lluvias no han sido extraordinarias hasta el momento”, dijo el codirector del Sinapred, Guillermo González, a través de medios del Gobierno. Tras días en el Caribe, Otto impactó hoy en el municipio de San Juan de Nicaragua, en el extremo sureste del país centroamericano, con categoría 2 Saffir-Simpson y vientos de 175 kilómetros por hora, según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El recuento brindado la tarde de este jueves en Nicaragua es preliminar y puede variar una vez que culminen las evaluaciones de daños, agregó González. Sin embargo, el Sinapred tiene reportes de daños por fuertes vientos en Bluefields, en el sureste del país centroamericano. “Eran inevitables daños materiales”, afirmó González. El Ineter espera que Otto se degrade a tormenta tropical o depresión tropical en lo que resta de la noche, y salga desde Costa Rica al océano Pacífico en horas de la madrugada, sin descartar más afectaciones al suroeste de Nicaragua.

El recuento del gobierno

Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación, informó en medios oficiales las acciones emprendidas como consecuencia del paso del huracán. En el caso del Caribe Sur, 2 mil 420 personas (484 familias) fueron evacuadas hacia albergues. De estas, en Bluefields quedan albergadas aún 1 mil 98, mientras que el resto ya regresaron a sus viviendas, pues eran originarias de la ciudad.

En Corn Island fueron evacuadas 1 mil 160 pobladoras hacia 11 refugios. En Laguna de Perlas, por su parte, 375 personas (75 familias) fueron ubicadas en 2 refugios. En El Castillo se reportan 43 árboles caídos, 48 casas afectadas, y 741 personas evacuadas a 18 albergues. En el caso de San Juan de Nicaragua, se evacuaron a 794 personas (159 familias) hacia 12 refugios. Ahí fueron las mayores afectaciones, ya que el huracán pasó muy cerca, publicó el portal oficial El 19.

Se habla de caídas de árboles, techos arrancados y pérdida de las telecomunicaciones. En Cárdenas fueron albergadas en 6 refugios unas 600 personas, y en Altagracia 150 personas en 2 refugios. Por su parte, en San Carlos fueron albergadas en 27 refugios 754 personas. En Zelaya Central 1 mil 112 personas fueron trasladadas a albergues en Nueva Guinea, Muelle de Los Bueyes y El Rama. Carta Bodán.



CSE: “Tendencia irreversible” a favor de Ortega

Daniel Ortega y Rosario Murillo después de votar en una Junta Receptora de Votos habilitada especialmente sólo para ellos.
Daniel Ortega y Rosario Murillo después de votar en una Junta Receptora de Votos habilitada especialmente sólo para ellos.

Tal y como se esperaba, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, obtuvo su tercer mandato consecutivo en las elecciones de este domingo, según el último informe del Consejo Supremo Electoral (CSE).

El conteo preliminar fue de 21,3% de mesas de votación daba 71,3% de votos al líder sandinista contra 16,4% para el candidato del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Maximino Rodríguez, según el Consejo Supremo Electoral (CSE), , informó la agencia EFE.

El presidente del CSE, Roberto Rivas, agradeció, entonces, el “alto grado de participación y civismo” de la población en la elección, que calculó en 65,3%, pese a que opositores consideran que la abstención fue de 70%.

Poco después de las 2 de la madrugada de este lunes, el CSE ratificó la victoria de Ortega y Murillo en estos comicios, en los que se alcanzó una participación del 65.8% a nivel nacional.

Los últimos resultados presidenciales revelaron que el PLC llega al 14.2%; el FSLN, el 72.1%; el Partido Conservador, el 2.5%; Alianza Liberal Nicaragüense, 4.7%; APRE, el 1.5%; y el PLI, el 5 por ciento.

Para este segundo informe, detalló que los votos depositados fueron 1 millón 695 mil 734, que corresponde al 67.5%; los votos nulos fueron 62 mil 742, 3.7%; y los votos válidos 1 millón 632 mil 992.

Oposición no reconoce

Líderes del Frente Amplio Democrático (FAD), la principal coalición opositora de Nicaragua, que no compitió en los comicios de este domingo, declararon hoy que no reconocerán los resultados oficiales. “El FAD quiere dejar sentado ante el pueblo y la comunidad internacional que lo ocurrido hoy, 6 de noviembre, ha sido una farsa electoral y un fraude constitucional”, señalaron los líderes del Frente en una proclama. Además exigieron la celebración de elecciones libres y transparentes, porque las de este domingo “son ilegales”.

“Hoy se ha demostrado que el pueblo, con su abstención sin precedente en la historia electoral nicaragüense, ha expresado un alto nivel de rebeldía civil, rechazando este proceso electoral espurio y falso y dando una lección de responsabilidad ciudadana”, continuaron.

Según el FAD, los nicaragüenses acudieron “al llamado para demostrar la farsa electoral, haciendo auditoría social y monitoreando la actuación del régimen dictatorial durante todo el día”.

PLC, segundo lugar

El titular del CSE, Roberto Rivas, aseguró en la segunda comparecencia esta madrugada que la “tendencia es irreversible” y anunció para el mediodía de hoy el informe definitivo tras contar los votos en las casi 14.600 juntas receptoras de votos repartidas en los 153 municipios del país, informó la agencia DPA.

Con una participación del 68 % del censo (unos 3,8 millones de personas), según el CSR, en segundo lugar se ubicaba el candidato presidencial del Partido Liberal Independiente (PLC), Maximino Rodríguez, con 14 % de los apoyos.

Los otros cuatro partidos minoritarios que concurrían en estos comicios apenas logran el 5 % de los apoyos, de acuerdo con los datos del consejo electoral.

Murillo, vicepresidenta electa

Los grupos opositores denunciaron por el contrario un alto índice de abstención, superior al 70 %.

La abstención electoral fue la bandera de los adversarios de Ortega, que esta semana cumple 71 años y que estará durante este cuarto mandato en el poder hasta 2021 junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

Según los opositores, la contienda no fue equitativa debido a que Ortega se midió con candidatos de cinco partidos minoritarios. La oposición, organizada en el Frente Amplio por la Democracia (FAD) tras la exclusión de los comicios de la Coalición Nacional por la Democracia (CND, derecha), calificó la votación de “circo electoral”. Carta Bodán.



No votaré

Sergio Simpson
Sergio Simpson

Por Sergio Simpson

No representan mis intereses quienes compiten en las elecciones nicaragüenses del 6 de noviembre, somos ideológicamente antagónicos.

Ninguno es alternativa para el desarrollo del país, son continuadores del sistema caudillesco, feudal. Ejercen sus cargos practicando el poder político económico excluyente, para beneficio personal y de sus aliados.

Votar por el mal menor, es también una expresión de esa cultura complaciente con los poderosos, producto de considerar la corrupción un acto normal: Roba… pero reparte; son ladrones como los otros… no importa… nadie es perfecto… y si no roba por baboso ni dios lo quiere.

Marcar la boleta electoral nada me garantiza, cuál cambio habrá en el país? Daniel Ortega y su señora no cambiarán de concepción, no estoy de acuerdo con él y ella, por razones ya expuestas en mi libro Reflexiones críticas desde el sandinismo.

A los otros candidatos no los conozco, sólo sé que tampoco me atraen, ni programa de gobierno presentaron. Es la misma clase política, con unos cuantos nuevos rostros, donde las esposas y familiares tratan de ganarse el premio “diputadil”.

Votar por diputados sería aprobar el desempeño de la mayoría que llega a la Asamblea Nacional y al Parlamento Centroamericano, calientan asiento y engruesan, ganan bien, no se les conoce el tono y se alejan de la comunidad.

El Consejo Supremo Electoral tampoco inspira confianza.

El sistema político en Nicaragua es vergonzoso: Nepotismo, autoritarismo, servilismo, corrupción, miseria. Las mismas causas por las cuales el pueblo se ha rebelado.

Mejor sigo en las calles conversando con las personas, intercambiando criterios, buscando soluciones.

5 noviembre 2016



Murillo: Acuerdo con OEA es para privilegiar “estabilidad, tranquilidad y la paz”

Rosario Murillo, portavoz oficial
Rosario Murillo, portavoz oficial

El Gobierno de Nicaragua aseguró hoy que las conversaciones iniciadas con la Organización de Estados Americanos (OEA) para analizar el proceso electoral del país tiene como fin, entre otras cosas, privilegiar la estabilidad y la paz, publicó la agencia EFE.

“Nuestro Gobierno, privilegiando la tranquilidad, la seguridad, la estabilidad y la paz de todas las familias nicaragüenses, ha suscrito estos acuerdos (con la OEA) que ya están en pleno proceso de cumplimiento”, dijo la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, a través de medios oficiales.

La OEA, con sede en Washington, publicó este viernes el acuerdo firmado entre el Gobierno de Nicaragua y la Secretaría General el pasado 15 de octubre, después de anunciar escuetamente el día 16 que iniciaba un diálogo con el país centroamericano para analizar los comicios del 6 de noviembre próximo.

Mesa se reunirá dos veces al mes

El Ejecutivo de Nicaragua y Almagro presentarán un informe conjunto en tres meses pero, “de no existir acuerdo” cada parte presentará el suyo propio. Ni el acuerdo ni el comunicado de la OEA del día 16 hacen referencia a las denuncias de falta de transparencia de la oposición nicaragüense, después de que se suspendiera la figura de observación electoral y los poderes del Estado anularan al principal grupo opositor.

Almagro no ha explicado en esta ocasión por qué dio el paso de elaborar el informe ni establecer este mecanismo de diálogo con Nicaragua. En el acuerdo las partes se limitan a indicar que “se comprometen a apoyar el fortalecimiento de las instituciones democráticas del país de acuerdo a los compromisos del Estado de Nicaragua con los instrumentos normativos del Sistema Interamericano y su ordenamiento jurídico interno”, sin concretar al respecto.

La mesa se reunirá dos veces al mes en Managua o Washington, “según se acuerde”, y no se especifica hasta cuándo estará activa. El 6 de noviembre próximo los nicaragüenses elegirán presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.

Almagro llegará a Managua el primero de diciembre

La OEA, con sede en Washington, publicó hoy el acuerdo firmado entre el Gobierno de Nicaragua y la Secretaría General el pasado 15 de octubre, después de anunciar escuetamente el día 16 que iniciaba un diálogo con el país centroamericano para analizar los comicios. En esa breve nota, la OEA indicó también que había entregado al Gobierno de Nicaragua un informe valorativo del secretario general, Luis Almagro, sobre el proceso electoral, un documento que no se ha hecho público ni reseñado su contenido.

El texto del acuerdo publicado hoy, de seis puntos, indica que el Gobierno de Nicaragua invitará a Almagro a que visite Managua para entrevistarse con las autoridades nacionales y los partidos políticos el 1 de diciembre de este año, casi un mes después de las elecciones del 6 de noviembre.

En el texto se estipula la creación de una mesa de conversación integrada por tres representantes de Almagro y tres del Gobierno de Nicaragua, sin precisar quiénes son. Esa mesa, que se reunió ayer, jueves, por primera vez, “abordará en forma conjunta y de manera constructiva” los temas tratados en el informe de Almagro, del que no se aporta ninguna información.

Lo que dice la oposición

El opositor Frente Amplio por la Democracia (FAD), que integran partidos y organismos cívicos que no participan en los comicios, celebró que la OEA “no aceptara involucrarse en la farsa (electoral) que a estas alturas es inobservable”, según un comunicado. “De ninguna manera aceptaremos como hechos consumados los eventuales resultados fraudulentos y antidemocráticos del 6 de noviembre”, recalcó.

La excandidata a vicepresidenta de una alianza opositora excluida de los comicios Violeta Granera aprobó el diálogo entre ambas partes, pero “nos gustaría que se hiciera en forma pública ya que solo sabemos que está definida una ruta pero no conocemos la agenda”, publicó la agenciaAFP.

Granera reconoció que las conversaciones no incidirán en una suspensión de los comicios porque “estamos clarísimos que esta farsa electoral ya está montada (…) lo único que cabe es declarar nulo el resultado” y hacer nuevas elecciones. La dirigente y otros miembros de la oposición tienen una cita el próximo miércoles en Washington con Almagro, para conocer detalles del informe sobre el proceso electoral que le entregó el gobierno y que aún no es público. Carta Bodán.



Fuerte sismo sacude el Pacífico de Nicaragua

Obreros inician evacuación en Metrocentro / Imagen de Canal 2 de Nicaragua.
Obreros inician evacuación en Metrocentro / Imagen de Canal 2 de Nicaragua.

Un temblor de magnitud 5.5 en la escala de Richter sacudió el Pacífico nicaragüense a las 10:48 (-6 UTC) de la mañana de este miércoles 28 de septiembre, informó el Instituto Nicaragüense de Estidos Territoriales (Ineter).

Rosario Murillo, coordinadora de Comunicación y Ciudadanía, señaló que el origen del movimiento telúrico fue a seis kilómetros de profundidad entre el volcán Momotombo y el Cerro Negro, hacia el norte del Puerto Momotombo, en el Occidente del país.

En varias edificios de la capital las personas evacuaron inmediatamente. En el complejo judicial, alrededor de 300 personas, entre abogados, funcionarios y ciudadanía en general, se encuentra afuera.

Agregó que en el municipio de La Paz Centro se reporta corte de energía eléctrica.

Las autoridades no han dispuesto la suspensión de las clases. Murillo indicó que estaba pendiente tomar decisiones respecto al turno vespertino en Managua, León y Chinandega.

De acuerdo con la vocera gubernamental, después de 30 minutos de ocurrido el evento principal, se habían producido más de 15 réplicas de moderada intensidad.

El sismo fue registrado por el Observatorio Sismológico y Vulcanológico, de la Universidad Nacional de Costa Rica (Ovsicori – Una), institución que divulgó el reporte a través de sus cuentas en redes sociales asignándole una magnitud de 5.5. Por su parte, el el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés), le asignó una magnitud de 5.1

Con información de El Nuevo Diario de Nicaragua

Entre primos y parientes…la política es más ardiente

Ilustración
Ilustración

Por Enrique Sáenz

Una de nuestras amistades nos pidió que explicáramos cómo era eso del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad, porque no entendía bien los argumentos contradictorios de los juristas sobre las razones legales que impedían a la esposa de Daniel Ortega ser candidata a la vicepresidencia de la república. Realicé un sondeo con personas cercanas y me encontré con la sorpresa de que tampoco entendían cómo era eso de los lazos de parentesco.

Vamos entonces a intentar explicarlo aclarando antes que esto del parentesco no solo tiene que ver con la política sino que se aplica a los más diversos ámbitos de nuestra vida. Los lazos de parentesco están directamente relacionados con temas tales como las herencias, cuando el fallecido expira sin testamento. Se aplica también para establecer la imparcialidad de los testigos en un juicio o para definir la naturaleza, los agravantes o atenuantes en caso de delitos. Se utilizan hasta para la validez de los matrimonios. Esto solamente para citar algunos ejemplos.

Lo primero que debemos saber es que hay dos tipos de parentesco. Por consanguinidad y por afinidad.

El parentesco por consanguinidad, como la palabra lo indica, deriva de los vínculos de sangre. Hermanos, primos, por ejemplo. En el campo todavía se les dice parientes carnales. Por su parte, el parentesco por afinidad se refiere a los parientes del cónyuge. Los cuñados, suegros, etcétera.

Pasemos al parentesco por consanguinidad. Aquí hablamos de línea recta y línea colateral. Suena complicado pero no lo es.

¿Cuál es la línea recta? Se refiere a los ascendientes, esto es, padre y madre, abuelos, bisabuelos. Después están los descendientes, esto es, hijos, nietos, bisnietos. A eso se le llama línea recta: el parentesco que une a bisabuelos, abuelos, hijos y nietos. Son parientes por consanguinidad, materna o paterna según se refiera los parientes de la madre o del padre.

El parentesco se mide en grados y esto ya es un poco más complicado, así que pongamos atención. Un grado es una generación. Así, entre una madre y su hijo hay un grado de parentesco por consanguinidad. Entre un abuelo y su nieto hay dos grados. Como decía, cada grado es una generación. Supongamos que don Pablo tiene un hijo que se llama Ernesto. Y Ernesto a su vez tiene un hijo que se llama Pedro. Entre don Pablo y su nieto Pedro hay un parentesco de consanguinidad de dos grados.

¿Cuántos grados hay entre la bisabuela Antonia y su bisnieta Lupita? Contemos: De la bisabuela Antonia a su hija Isabel, hay un grado, a su nieta Laura hay dos grados, y a su bisnieta Lupita hay tres grados. Son tres grados de consanguinidad entre la bisabuela Antonia y la bisnieta Lupita.

Ahora vamos con la vía colateral. Comencemos con los hermanos. Aquí la cuestión es más complicada. Supongamos que don Carlos tuvo dos hijos, Agustín y Alberto. Agustín y Alberto son hermanos.

¿Cuántos grados de parentesco hay entre Agustín y Alberto?
Se cuentan de la siguiente manera. De Agustín a su papá, don Carlos hay una generación, es decir un grado, y bajando de don Carlos a su otro hijo, Albertos, hay otro grado. Entonces el parentesco de consanguinidad entre los hermanos Agustín y Alberto es de dos grados.

Vamos a explicar el último caso: el parentesco entre primos. Sigamos con el ejemplo de Agustín y Alberto. Supongamos que Agustín tuvo una hija que se llama Lupe y Alberto tuvo una hija que se llama Rosita. Ambas son primas, Lupe y Rosita, porque son hijas de dos hermanos.

¿Cuál es su grado de parentesco? Se cuentan de la siguiente manera, de Lupe a su papa, Agustín, hay un grado. Seguimos subiendo al ancestro común, que es don Antonio, allí llevamos dos grados, después bajamos del ancestro común a Alberto, allí hay tres grados y después a su hija Rosita. Hay cuatro grados. Conclusión: los primos están en el cuarto grado de consanguinidad. Corresponde subrayar que los grados de parentesco cubren a todas las personas que se encuentran en la misma condición. Todos los primos y primas están en el cuarto grado de consanguinidad. No hay primos de primera ni primos de segunda.

Entonces…cuáles son los primos en segundo grado…

Esta expresión no tiene ninguna base legal. Se utiliza para denominar a los hijos de dos primos. Existe un parentesco pero la denominación correcta no es primos en segundo grado. No hay, legalmente, primos en segundo grado. Los hijos de dos primos son primos, pero están en el sexto grado de consanguinidad.

Ahora vamos a la afinidad. Los grados de afinidad se miden a partir del cónyuge. El cónyuge es el origen de este parentesco. Y se miden igual. Con los suegros, el grado de afinidad es un grado. Con los cuñados son dos grados.

Ahora pasemos a lo que dice el artículo 147 de la Constitución:
No podrán ser candidatos a Presidente ni a Vicepresidente de la República:
a) Los parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad y los que sean o hayan sido parientes dentro del segundo grado de afinidad del que ejerciere o hubiere ejercido en propiedad la presidencia de la República en cualquier tiempo del período en que se efectúa la elección para el período siguiente.

Dice, dentro del segundo grado de afinidad. En consecuencia, doña Rosario, de acuerdo con la Constitución estaría impedida de ser candidata. Es una candidatura inconstitucional. La dinastía nace pues con un signo perverso.  Pero bueno, precisamente una de las características de un régimen dictatorial es que ni la Constitución ni las leyes valen para para los monarcas.

Está más claro que el ojo del piche. Y que no me vengan con el cuento de que en esto hay dudas. Ni san abogado que sea puede expresar dudas, salvo que, o no estudió bien, o no sabe leer o es cómplice del régimen. Así de sencillo.

Pero todavía le podemos poner más chile a la sopa. En Nicaragua está vigente la Ley de probidad de funcionarios públicos. Esa ley establece lo siguiente en el artículo 11:
Son inhábiles para el ejercicio de la función pública:
a) El cónyuge o el acompañante en unión de hecho estable, los parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad y hasta el segundo de afinidad del servidor público que hace el nombramiento o contratación o de la persona de donde hubiere emanado esta autoridad.

¿Qué significa esto? que un ministro, por ejemplo, no puede nombrar o contratar como funcionario de su ministerio ni a sus primos, ni a sus tíos, ni a sus hermanos, porque todos están dentro del cuarto grado de consanguinidad. Asimismo, no podría contratar ni a su cónyuge, ni a sus cuñados, ni a sus suegros. Porque están dentro del segundo grado de afinidad. Pero sí podría nombrar a los hijos de sus primos porque estos ya se encuentran en el sexto grado de consanguinidad.

A propósito de la ley de probidad, tampoco Daniel Ortega podría haber nombrado a doña Rosario para ejercer la secretaría de comunicación de la presidencia. Es una designación ilegal. Pero por esos abusos e ilegalidades es que estamos como estamos.

Sigamos con el parentesco. Es importante también que remarquemos que ante la ley todos los hijos son iguales. No hay hijos de primera categoría o hijos de segunda categoría.

Leamos el artículo 189 del Código de familia para que nos quede más claro esto: “Todos los hijos e hijas son iguales ante la Ley, tienen los mismos derechos y deberes con respecto a su padre y madre, cualquiera que sea el estado familiar de estos. No se utilizarán designaciones discriminatorias en materia de filiación. En la legislación no tienen ningún valor las disposiciones, clasificaciones o calificaciones que disminuyen o nieguen la igualdad de los hijos en hijas.”

En consecuencia, en Nicaragua no tienen ningún valor legal algunas expresiones que se utilizaban frecuentemente en otros tiempos como hijo ilegítimo, hijo natural o hijo fuera de matrimonio.

Siempre relacionado con los hijos, está el punto de la investigación de la maternidad o de la paternidad. La ley vigente establece que cuando existan dudas sobre la maternidad o paternidad biológica, estas podrán investigarse a solicitud de cualquier parte interesada, para lo cual la madre, el padre y los hijos e hijas deberán someterse a la prueba científica conocida como marcadores genéticos, esto es, el famoso ADN.

Finalmente, hablemos de la Unión de hecho estable. La legislación nicaragüense otorga reconocimiento legal a este vínculo. Según el artículo 83 del Código de familia, la unión de hecho estable descansa en el acuerdo voluntario entre un hombre y una mujer que sin impedimento legal, libremente hacen vida en común de manera estable, notoria y singular mantenida al menos por dos años consecutivamente. La condición de singularidad consiste en la convivencia exclusiva entre un hombre y una mujer y la condición de estabilidad se cumple cuando la convivencia en el hogar sea constante.

Esto quiere decir, y hay que enfatizarlo, que la unión de hecho estable solamente tiene consecuencias legales cuando ninguno de los convivientes está casado con otra persona o reconocidamente se encuentra en unión de hecho estable con otra persona. No se puede pues estar casado por un lado y en unión de hecho estable por otro. O pretender estar en unión de hecho estable con dos personas diferentes de manera simultánea.

Del blog de Enrique Sáenz

Daniel Ortega cumple 3 mil 500 días de silencio

daniel_ortega_3500_dias_silencioEste sábado, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega alcanza sus 3,500 días de silencio, sin contacto con los periodistas, sin conferencias de prensa, sin entrevistas, sin nadie que lo cuestione cara a cara.

En plena era de las comunicaciones y la tecnología, Ortega no usa las redes sociales, todo lo contrario del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien tiene 137 millones de seguidores en Twitter, según la firma de análisis Twiplomacy.

El diario La Prensa, ha llevado un recuento desde el 10 de enero del 2007 cuando Ortega asumió su primer período y se estableció una nueva estrategia de comunicación.

Se dijo entonces que el gobierno usaría sus propios medios de comunicación para que el mensaje llegara “incontaminado” pero nunca se pensó que años después se llegaría tan lejos como volver a los viejos mecanismos de los 80 de no permitir la entrada de medios independientes a las conferencias de prensa oficiales.

Daniel Ortega no habla, lo hace la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo. Ella un día puede ser vulcanóloga, otro día meteoróloga, especialista en epidemias, habla de pronósticos  del tiempo, de la lluvia, de los cultivos, del medio ambiente.

El presidente que en sus primeros mandatos se caracterizaba por salir al frente de algún desastre natural, ya no lo hace más. En cualquier emergencia como las intensas lluvias de junio del año pasado, Rosario Murillo se toma la imagen de los canales oficiales mientras el hombre de confianza de la pareja, Fidel Moreno, recorre los lugares afectados.

El ex candidato presidencial y propietario de radio Corporación lo calificó una vez de enemigo de la información y más enemigo todavía de los periodistas.

Hasta Nicolás Maduro, tiene su cuenta en Twitter con 2 millones 70 mil seguidores pero a nivel de América Latina, es Enrique Peña Nieto quien tiene más con 5.2 millones.

Obama es considerado el rey de las redes sociales. Le sigue el Papa Francisco con 28 millones en su cuenta personal y de tercero el Primer Ministro de la India, Narendra Modi con 12 millones.

Fidelina Suárez / La Mesa Redonda Digital

Esposa de Ortega tiene resistencias dentro del propio FSLN

el_pulso_de_la_semanaPor Edmundo Jarquín

La selección de su esposa como candidata a Vicepresidenta, explica mucho de las recientes decisiones de Ortega.

Primero, anunció que no habría observación electoral, y lo hizo con lenguaje furibundo. Inmediatamente después, en un supuesto Congreso del FSLN, en que no hubo ningún debate, la fórmula presidencial se recetó varias decisiones unánimes (¿quién iba a oponerse?), por las cuales se dejaba al absoluto criterio de Ortega decidir quiénes integrarían la lista de candidatos a diputados, y quién sería su candidato (a) a Vicepresidenta. Poco después se despojó a la oposición de la personería jurídica, dejándola sin ninguna opción electoral, para terminar destituyendo a los diputados que no se subordinaron a semejantes abusos.

En su oportunidad, en este periódico analizamos el progresivo cierre de los escasos espacios democráticos que todavía quedaban. Señalamos entonces (LP, 11 de junio, artículo “Convicción, inseguridad, arrogancia”), que las decisiones antidemocráticas de Ortega se explicaban por sus convicciones políticas contrarias al sistema democrático (por eso, recordábamos, alabó en Cuba el sistema de partido único), su arrogancia autoritaria, y su desconfianza en lo que el pueblo verdaderamente piensa.

Que Ortega haya decidido sea su esposa la candidata a Vicepresidenta, y la coloque en la línea de sucesión dinástica, refuerza esa última razón que entonces dimos porque ella, involucrada en la micro administración del gobierno, premiando y castigando, destituyendo alcaldes y concejales, removiendo ministros y ministras, haciendo y negando favores, ascendiendo y descendiendo dentro de la burocracia, ha acrecentado las resistencias que siempre tuvo aún dentro del mismo sandinismo.

Ella es más temida que amada, en la vieja fórmula que Maquiavelo recomendaba al Príncipe, pero esa sabiduría es válida en un régimen absolutista, no en una sociedad democrática, y precisamente ese rumbo absolutista se ha imprimido al país.

Que la señora tiene resistencias aún dentro del sandinismo lo ilustra el siguiente hecho. En junio de 1991, estando el FSLN en la oposición, se realizó el primer congreso de ese partido. Entonces, entre otras decisiones trascendentales, se elegiría en votación secreta a los integrantes de la Asamblea Sandinista. Ortega circuló dos listas. Una, de candidatos por quienes no recomendaba votar. Esa lista la encabezaba yo. Otra lista, encabezada por su esposa, por quienes recomendaba votar. Y ella, pese al ascendiente de Ortega dentro de la organización partidaria, no fue elegida.

Si eso ocurrió dentro del propio FSLN, y desde entonces el poder discrecional de ella se ha incrementado, y su poder de castigar y premiar se ha vuelto absoluto, dejando sobre el terreno muchos cadáveres políticos, ¿se imaginan lo que habría ocurrido en una campaña electoral con oposición, y con oposición acrecentada por el inminente riesgo de una sucesión dinástica?

En el artículo que publiqué en este periódico y que he citado, preguntaba: ¿cómo explicar las decisiones de Ortega? ¿Es que acaso, si en 2016 realizara un fraude como en las municipales de 2008 o las presidenciales de 2011, tendría más consecuencias nacionales e internacionales? Y contestaba que era improbable que un fraude tuviera mayores consecuencias que entonces.

Ahora resulta explicable, lo aparentemente inexplicable: si la fórmula vicepresidencial de Ortega tiene resistencias dentro de las propias filas del FSLN, más las tendría en la oposición, y entonces sí habrían consecuencias, y por eso, mejor, no corren el riesgo de que la oposición participe en las elecciones.

La Nicaragua Linda

De sucesiones familiares y dinásticas “líbranos Señor”

Rosario Murillo
Rosario Murillo

La Mesa Redonda Digital

Para los que pensaron que Rosario María Murillo Zambrana ya había escrito lo mejor de su existencia en las páginas de la historia de Nicaragua, se equivocaron. Aún le falta porque hasta presidenta del país podría ser, que sin desearle un mal al Comandante Daniel Ortega, en caso de su ausencia; temporal o definitiva, ella asumiría la silla presidencial, en el nuevo mandato, que Ortega ya se saborea.

Mucho se especuló de quién podría ser el complemento de Ortega; y varios fueron mencionados, desde el actual vicepresidente Hallesleven, el presidente del COSEP José Adán Aguerri, la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, e incluso este martes por la mañana hasta se pensó en la diputada Alba Palacios, pues no apareció en la lista de candidatas que repetirán en el parlamento.

La verdad que lo sorprendente hubiese sido que Murillo Zambrana no resultará ser fórmula de su esposo debido a que sin tener ese nombramiento (el de vicepresidenta) ha ejercido el poder de manera férrea y sin darle cuentas a nadie. Las señales de quién manda han sido más que evidente a la hora de “compartir el poder”, desde que el FSLN volvió asumir la presidencia en 2011

Todo indica que estamos al inicio de la sucesión o mejor dicho el comienzo de un nuevo capítulo en los anales de nuestra convulsionada historia, donde el poder presidencial se designa, se hereda, se traspasa, en este caso a la esposa del mandatario.

Dirían los conocedores de la ciclos políticos que hemos tenidos (principalmente los 30 años de los conservadores o los más de 40 de la dinastía de los Somozas), que no hay precedente alguno, en relación a la ambición de poder mostrado por la familia Ortega-Murillo.

“¿Quién mejor que la compañera?”, les cuestionó Ortega a decenas de simpatizante (mayoría jóvenes acarreados en autobuses del transporte colectivo), los cuales siguieron el guión practicado para aplaudir y vitorear la aprobación que Murillo es la única “elegida” para esa alta posición gubernamental.

Murillo, quien recientemente alcanzó los 65 años de edad (nació el 22 de junio de 1951), se ha salido con la suya dentro de la jerarquía del partido, incluso ha sabido “guerrear” con la línea dura del FSLN, quienes en la década de los años 80 y 90, la mantuvieron en su posición de “compañera del comandante” y hasta era “obviada” por sus posiciones sobre temas culturales.

Muchos, incluyendo militantes antiguos, ven ahora a un Ortega pagándole favores, principalmente por la posición que tomó Murillo cuando la familia vivió uno de los episodios más dramáticos. Todavía en la memoria de nuestra generación guardamos la imagen de la Primera Dama (foto), respaldando a su esposo en aquella ocasión.

Profesora, escritora, activista y con destacada participación en casi 10 años de gobierno de su esposo Daniel, Murillo ha demostrado que es tenaz, consistente y sobretodo planificadora a fin que las cosas le resulten, tal y como ella lo desea.

De allí que ha causado muchos roces generando ausencias de la vieja y merecedora militancia del FSLN, pues se ha encargado de montar sus propias estructuras, tanto en las instituciones públicas como en los Poderes del Estado a fin de lograr sus objetivos.

Las preocupaciones son naturales y ya hay señales internas y en el exterior de que la situación en el país podría venirse a pique ya que no solo han sido constantes las reiteradas violaciones a los derechos humanos y políticos de los nicaragüenses sino que ahora nos dirigimos hacia un estilo de ejercicio del poder nunca antes visto en nuestras tierras.

Y lo peor que podría suceder, con el eventual triunfo de Ortega en noviembre, es que al presidente le ocurra algo grave y asuma Murillo, pues saldrían a flote las diferencias serias que tienen importantes cuadros ahora relegados del FSLN. Además para nadie tampoco es un secreto que un sector de los empresarios privados no comulga con la Primera Dama.

En la clandestinidad, después que se incorporó al FSLN (1969), utilizó varios seudónimos como “Gabriela” “Carolina” o “Berenice Valdemar y fue en 1976 cuando fue arrestada en Estelí (mérito que le destacó Ortega). Al ser liberada se fue al exilio en 1977. Tras residir en Panamá y Venezuela, haciendo trabajo para la causa sandinista, llegó a Costa Rica y luego 1978, comenzó a ser la pareja de Ortega Saavedra.

No se puede negar que es una mujer que se ha esforzado por llegar a donde está, incluso que tiene méritos para aspirar a la vicepresidencia, el problema es que no es sano, prudente la concentración de poder que se viene recetando la familia Ortega-Murillo, basta hojear la historia para reconocer a qué nos ha llevado la sucesión familiar primero y dinástica después. De todo esto “líbranos Señor”.

Peor aún que por su sed de poder, intereses personales y económicos estén llevando al país a una situación en la que solo el pueblo volverá a ser como se dice “el chancho de la fiesta”, ya que el matrimonio y sus hijos están bien “prepeados”.

Rosario Murillo, candidata a vicepresidente por el FSLN

murillo_rosarioEl presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, presentó este martes ante el tribunal electoral su candidatura a la reelección para las elecciones generales del 6 de noviembre, en las que llevará como compañera de fórmula a su esposa, Rosario Murillo.

“Vengo a presentar para candidato a presidente a José Daniel Ortega Saavedra y candidata a vicepresidenta a Rosario María Murillo Zambrana”, anunció el asesor legal del partido sandinista, Edwin Castro.

Ortega y Murillo encabezarán la fórmula presidencial de la alianza “Nicaragua Unida Triunfa” del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) en las elecciones presidenciales y legislativas de este año.

Castro acudió al Consejo Supremo Electoral (CSE) acompañado de Ortega y Murillo, quién en su posición de portavoz oficial ha manejado la riendas del gobierno en los últimos 10 años, según el portal informativo.

Castro dijo que Ortega, de 70 años, y Murillo, de 65 años, llenan los requisitos de ley para postular los altos cargos, al presentar la documentación ante el CSE.

Cientos de sandinistas aplaudieron a Ortega y Murillo al salir del tribunal electoral. Ortega busca ganar en noviembre su tercer mandato sucesivo y cuarto desde la revolución que presidió de 1979 a 1990. El partido rojinegro también inscribió hoy a los candidatos a diputados nacionales, departamentales y al Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Carta Bodán