Archivo de la etiqueta: Resistencia Nicaragüense

Faltan muchas historias que contar

Por Enrique Sáenz

En agosto de 1987 la mayoría de los nicaragüenses todavía no había nacido. Y buena parte de la generación actual apuradamente entraba en la adolescencia. Es natural entonces que un episodio central en nuestro devenir histórico, como país y como región, se encuentre en un rincón de la memoria colectiva. Se trata de los Acuerdos de Esquipulas II. El próximo mes de agosto se cumplen 30 años.

Es imperativo desempolvar el episodio y colocarlo en un escaparate donde los conocidos puedan recordarlo, y quienes no lo vivieron puedan conocerlo. Conviene a la democracia y a la paz del presente rememorar ese acontecimiento.

En nuestros días, no resulta fácil evocar aquellos días de guerra, destrucción, luto y dolor. Teniendo a Nicaragua como núcleo del conflicto, Centroamérica se encontraba envuelta en la confrontación interna, en el marco siniestro de la guerra fría entre las superpotencias de la época, Estados Unidos por un lado, y la entonces Unión Soviética, por otro lado. Pero los muertos caían aquí.

La flor de la juventud nicaragüense se sacrificaba en la guerra. La mayor parte de los combatientes de la Resistencia tenían menos de 25 años, al momento de su desmovilización, y la mayor parte de los miembros del ejército sandinista eran jóvenes movilizados en el servicio militar obligatorio. Pobres de la ciudad, en su mayoría los unos, pobres del campo, en su mayoría los otros. El tiempo transcurrido, desde entonces, en términos históricos, es un tiempo corto. La generación que participó en el conflicto, de lado y lado, todavía está para contarla. Aunque faltan muchas historias que contar. Y hay que contarlas.

Los Acuerdos de Esquipulas, suscritos por los cinco presidentes centroamericanos, abrieron la senda que condujo a la pacificación y a la democratización de la región.

Las iniciativas de paz fueron múltiples y las negociaciones complejas y espinosas. La administración norteamericana y el congreso norteamericano, en un tablero, los soviéticos en otro, los europeos en otro tablero, los países latinoamericanos integrados en el Grupo de Contadora (México, Colombia, Panamá y Venezuela) y en el Grupo de Apoyo, también eran actores con su propia incidencia, igual que Naciones Unidas y la OEA. A lo interno, las negociaciones entre el gobierno sandinista y los partidos de oposición, además de las negociaciones entre el gobierno y la Resistencia. En el centro, las negociaciones entre los presidentes centroamericanos.

Hace poco estaba recordando en una lectura que en una de las negociaciones que se celebraría en República Dominicana, la delegación que representó al gobierno sandinista estaba presidida por un ciudadano alemán, de apellido impronunciable (Wischnewski), y por dos ciudadanos norteamericanos, uno de ellos Paul Reichler, porque no admitían sentarse cara a cara con los representantes de la Resistencia. Después lo hicieron, aunque antes habían proclamado que jamás lo harían. Ese encuentro fracasó porque la delegación de la Resistencia no admitió sentarse con extranjeros.

Después de avances, retrocesos y atajos, finalmente cuajaron los Acuerdos de Esquipulas. Unos acuerdos que fueron eficaces porque posibilitaron acabar con la guerra y abrir una etapa de democratización.

No podemos considerar a estos acuerdos como cosa del pasado. Como letra muerta.

No podemos, ni debemos olvidar esos Acuerdos porque, lamentablemente, en el caso de Nicaragua estamos retornando al punto que condujo a la tragedia.

Las condiciones en que vivimos, y la empinada cuesta que transitamos a causa del régimen dictatorial, nos imponen que volvamos a colocar sobre la mesa compromisos que todavía están vigentes.

Recordemos pues, aunque sea en parte, los Acuerdos de Esquipulas, suscritos por los cinco presidentes centroamericanos, con el respaldo de la comunidad internacional, incluyendo la OEA y las Naciones Unidas. Por Nicaragua lo firmó Daniel Ortega, que ejercía la presidencia del país.

Los acuerdos llevan como título “Procedimiento para establecer la paz firme y duradera en Centroamérica”

Una paz firme y duradera, así que no estamos hablando de unos entendimientos de corte plazo.

En particular, es pertinente recordar el compromiso en materia de democracia:
“Los gobiernos se comprometen a impulsar un auténtico proceso democrático pluralista y participativo que implique la promoción de la justicia social, el respeto de los Derechos Humanos, la soberanía, la integridad territorial de los Estados y el derecho de todas las naciones a determinar libremente y sin injerencias externas de ninguna clase, su modelo económico, político y social, y realizarán, de manera verificable, las medidas conducentes al establecimiento y, en su caso, al perfeccionamiento de sistemas democráticos, representativos y pluralistas que garanticen la participación de partidos políticos y la efectiva participación popular en la toma de decisiones y aseguren el libre acceso de las diversas corrientes de opinión a procesos electorales honestos y periódicos, fundados en la plena observancia de los derechos ciudadanos”.

.Eso consignan, entre otros compromisos, los Acuerdos de Esquipulas.

¿Qué debemos hacer frente a los 30 años de Esquipulas? Las universidades que todavía quedan con alguna independencia, deberían estar organizando foros y debates, para que las nuevas generaciones conozcan y se reconozcan en esa historia. Para no repetirla. Los centros de investigación otro tanto. Igual los medios de comunicación independientes. Y las organizaciones políticas democráticas deberían estar izando como bandera, la vigencia de esos compromisos. La democracia, como condición de paz. En el pasado. Y hacia el futuro.

Del blog de Enrique Sáenz

Queman delegación de policía tras cierre de urnas

Incendio en Estelí. Los autores dejaron pintas con la leyenda "FDN 380"
Incendio en Estelí. Los autores dejaron pintas con la leyenda “FDN 380”

Después del cierre de las mayoría de las Juntas Receptoras de Votos, elementos no identificados quemaron la delegación de la Policía Nacional de Nicaragua en la comunidad de El Zacatón, en la zona protegida de Miraflor situada a varios kilómetros al este de la ciudad de Estelí, informó el medio digital Radio ABC Stereo Estelí.

Además de incendiar el local el cual al parecer se encontraba solo, los individuos realizaron unas pintas que decían FDN 380, dejando entrever su desacuerdo con el gobierno y las elecciones. Las siglas están relacionadas con un grupo que pertenece a la Resistencia Nicaragüense, que se enfrentó con las armas en la mano al gobierno de Daniel Ortega en los años 80’s.

FDN quiere decir “Frente Democrático Nicaragüense” y 380 era el seudónimo del comandante Enrique Bermúdez Varela, máximo jefe militar de los insurgentes anti sandinistas, que fue asesinado por un francotirador en el parqueo de un hotel capitalino, cuando se dirigía a una reunión relacionada con la continuidad del desarme del los rebeldes.

Ese asesinato, igual que muchos otros que se cometieron en los primeros años de la década noventa , después de la derrota electoral de Daniel Ortega y del fin de la guerra civil por medio del acuerdo político forzado por la lucha insurgente, quedó en la más absoluta e injustificable impunidad.

Desde hace meses se viene hablando de la existencia de grupos insurgentes antigubernamentales en la Zona Norte del país, pero las autoridades lo han negado reiteradamente. Cuando se han reportado enfrentamientos el Ejército y la Policía argumentan que se trata de choques con elementos ligados al crimen organizado y narcotráfico.

Preliminarmente se sabe que la puerta y una colchoneta entre otras cosas fueron afectadas por el fuego.

Al lugar llegaron horas después efectivos del ejército de Nicaragua y de la policía con el fin de determinar la identidad y paraderos de los autores del hecho, así como también los motivos del mismo.

Todos los datos son obtenidos de forma extraoficial ya que de parte de las autoridades no se ha obtenido información, dijo el medio de comunicación estiliano.



Mi generación

melvin_soteloPor Melvin Sotelo

Pertenezco a la generación de adolescentes y jóvenes que luchó contra la dictadura de Somoza, que en los ochenta cargó en sus hombros la guerra. La generación que se partió en dos: mientras unos luchamos por el sueño de construir una sociedad nueva que devino en dictadura, los otros lo hacían en la Resistencia Nacional para que hubiera democracia. La generación que sufrió la división de su familia por razones políticas e ideológicas, que partió al exilio y los hijos se dispersaron en la diáspora.

La generación que durante los años ochenta gravitó en la política, a favor o en contra de la Revolución, y compartió en los años noventa la desilusión y disolución de sus proyectos; una, porque fracasó la Revolución que le dio sentido a su vida y; la otra, porque en el intento de construcción de la democracia, recorrió un camino estrecho y de corta duración, lo que impidió sus mayores frutos.

Nos han llamado la generación “destronada”, “perdida”, “fallida”, etc. posiblemente porque de los 100,000 muertos, de las decenas de miles de mutilados y de exiliados contribuimos en ambas guerras, en un alto porcentaje, y ese vacío, hoy día, es evidente. Fuimos la generación que sufrimos con más dureza el desempleo y la incertidumbre, que nos reinventamos para salir adelante. Ha sido brutal movernos entre la ilusión, el duelo y la desesperanza, pero en medio de las dificultades, hemos aprendido a adaptarnos para sobrevivir y triunfar.

Somos una generación que creció con el compromiso en su adolescencia y juventud de forjar una patria mejor, para luego enfrascarnos en resolver nuestra vida cotidiana y la de nuestros hijos. Pero también somos la generación que defiende y promueve los derechos de la mujer, de la niñez, de los indígenas, del medioambiente, de una Nicaragua rica en su diversidad, convencida que la tolerancia y la construcción de un país para todos, es lo único que puede devolvernos la esperanza.

Esta generación que ha vivido entre dictaduras y ensayo de democracia, no puede permitir que, en nuestra etapa madura, en nuestra década de los cincuenta años, se vuelva a entronizar, como pesadilla recurrente, una nueva dictadura dinástica, que nos traerá: luto, dolor, división, cárceles, sangre y sufrimiento.

Es comprensible que, en medio de tantas ilusiones y desengaños, muchos congéneres se sientan apáticos. Sin embargo, somos testigos protagónicos privilegiados con un caudal de experiencia. En nosotros se acumulan conocimientos, experiencias, resiliencia, capacidad de emprendimiento, sensibilidad social, sentido de dignidad y amor a la patria para revertir esta tendencia funesta. Tenemos todavía la fuerza, la energía y una pasión pensante para asumir el desafío y darles a nuestros hijos y nietos la patria que soñamos en la que imperen la tolerancia, la libertad y la majestuosidad de las leyes.

Invito a mi generación, a los que fuimos la tesis y la antítesis, a los que están fuera y adentro de Nicaragua a hacer la síntesis, a construir nuestra marca generacional, que será el crear en forma definitiva las fundaciones de un proyecto democrático con la sabiduría que nos dan los años, y de la mano con la generación de jóvenes, cuyo reto será la consolidación del mismo. Sobrevivimos a dos guerras, nos toca terminar con la política como continuidad de la guerra e impulsar la lucha cívica por la democracia, la paz y la prosperidad en Nicaragua.

Anuncian relanzamiento de la Coalición Nacional por la Democracia

Conferencia de prensa en la que se anunció el relanzamiento de la Coalición Nacional por la Democracia (CND), liderada por el Movimiento Ciudadanos por la Libertad.
Conferencia de prensa

El principal grupo de oposición en Nicaragua, conocido hasta ahora como Coalición Nacional por la Democracia, fue renovado hoy bajo el nombre de Ciudadanos por la Libertad, ya sin el liderazgo del exdiputado Eduardo Montealegre y el Partido Liberal Independiente (PLI), reportó la agencia EFE.

“Anunciamos hoy un relanzamiento de la Coalición Nacional por la Democracia, con un nuevo liderazgo colectivo, y el planteamiento de nuevos retos que nos acerquen a nuestro objetivo de construir un país en paz y democracia”, dijo la representante de Ciudadanos por la Libertad, Kitty Monterrey, en rueda de prensa.

El líder de este nuevo movimiento político es el excandidato a la Presidencia Luis Callejas (de camisa amarilla en la foto), quien anunció que habrá un llamado a sus bases para seleccionar a un dirigente de más largo plazo. Ciudadanos por la Libertad nació de la necesidad de transformar una coalición que fue liderada por el PLI “antes de que fuera arrebatado a Eduardo Montealegre y convertirse en oficialista”, por un fallo judicial, según sus integrantes.

Confirman necesidad de un cambio

El PLI estaba representado por Montealegre hasta que en mayo pasado la Corte Suprema de Justicia decidió quitarle dicho poder para pasárselo a Pedro Reyes, un hombre sin apenas actividad política hasta entonces. Posteriormente la Asamblea Nacional decidió despojar de sus curules a 28 diputados del PLI (16 propietarios y 12 suplentes) que decidieron no seguir las órdenes de Reyes.

La medida judicial sacó de la carrera por las elecciones generales del 6 de noviembre al PLI y sus aliados de la coalición, lo que dejó a Daniel Ortega con el camino despejado hacia su cuarto mandato y tercero consecutivo, ya que el resto de partidos que compiten son minoritarios.

Ciudadanos por la Libertad también confirmó la necesidad de un cambio al conocer el retiro de Montealegre, quien decidió apartarse de la política, al menos temporalmente. En noviembre próximo los nicaragüenses elegirán nuevos presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.

Carta Bodán

MRS se pronuncia por un Frente Amplio por la Democracia

El MRS emitió este lunes el siguiente comunicado de prensa:

Nicaragua atraviesa hoy un tiempo decisivo.  Los nicaragüenses estamos luchando por nuestros derechos, por nuestras libertades, por lograr verdaderas elecciones para cambiar el gobierno.

En este tiempo, nos corresponde a todas las fuerzas políticas, fuerzas y movimientos sociales, gremios y organizaciones de la sociedad civil, a cada ciudadano y ciudadana,  avanzar en la constitución  de las más amplia unidad de todos los sectores, en la construcción de un Frente Amplio por la Democracia.

El MRS reconoce el papel que Eduardo Montealegre Rivas, jugó como coordinador de la Coalición Nacional por la Democracia y saluda la decisión de Ciudadanos por la Libertad de avanzar en su fortalecimiento interno.

Los nicaragüenses tenemos el poder de rechazar al orteguismo y a su farsa electoral.

Reconocemos que no hay por quién votar y usaremos nuestro poder de no votar para afirmar que no reconocemos legitimidad alguna a estas votaciones y al fraudulento resultado de las mismas.

Nuestra lucha continúa hasta lograr unas nuevas elecciones con transparencia, plenas garantías, observación nacional e internacional.

Sumemos nuestro poder, cada uno, cada una, en cada territorio, en todos los sectores.

Rechacemos la farsa y el fraude electoral!

No hay por quién votar!

Managua, 5 de septiembre de 2016

Resistencia somocista se declara incondicional de Ortega

Ilustración / Imagen de La Prensa
Ilustración / Imagen de La Prensa

El Partido Resistencia Liberal Somocista, pidió este lunes, ser incluido en la Alianza Unida Nicaragua Triunfa que se inscribió formalmente ante el Consejo Supremo Electoral el pasado viernes.

Los miembros del PRLS al parecer no fueron invitados a la inscripción en la que sí estuvieron otros aliados de reciente adquisición como Wilfredo Navarro y Fanor Avendaño.

 

El llamado Comandante Lucas, José Luis Ruiz, aseguró que unos 17 mil desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense, apoyan al presidente Daniel Ortega.

Indicó que están dispuestos a dar un voto de confianza al candidato del FSLN porque tanto “el compañero Daniel como la compañera Rosario se han puesto las 220”.

Afirmó que los “compañeros” se ponen las pilas y por eso han ido sumando.

Este lunes se vencía el plazo para la inscripción de alianzas y el Comandante Lucas, guardaba la esperanza de ser tomado en cuenta, aunque si eso no sucede, seguirá siendo incondicional del partido de gobierno, aseguró.

Aunque dijo que no están detrás de curules o cargos, expresó estar satisfecho porque el gobierno de Ortega ha autorizado 39 proyectos a favor de los desmovilizados y les ha entregado 5 fincas.

La Mesa Redonda

El clamor de doña Elsa

Enrique Bermúdez Varela
Enrique Bermúdez Varela

Editorial del diario La Prensa de Nicaragua – 16/02/16

En la sección Cartas al Director publicamos hoy una de la señora Elsa Mejía viuda de Bermúdez, quien fuera la esposa del coronel Enrique Bermúdez Varela, el antiguo líder militar de la Contra asesinado el 16 de febrero de 1991, hoy hace 25 años, en el parqueo de uno de los principales hoteles de Managua.

El coronel Bermúdez, quien se identificaba en las filas de la Resistencia como Comandante 3-80, fue asesinado a mansalva cuando ya la guerra civil de Nicaragua había terminado, la Contra se había desmovilizado y desarmado y en el país se promovía oficialmente un proceso de reconciliación nacional. Pero al mismo tiempo muchos excombatientes de la Contra estaban siendo asesinados, igual que el coronel Enrique Bermúdez.

 

La carta de doña Elsa revela su inmenso dolor por la irreparable pérdida que sufrió el infausto 16 de febrero de 1991. Dolor y clamor de justicia, porque 25 años después del cobarde asesinato de su esposo, dice doña Elsa, “continúa un sombrío manto de complicidad encubriendo a los ejecutores de tan vil crimen… En este triste aniversario ruego encarecidamente a los nicaragüenses buenos que apacigüen mi dolor promoviendo justicia para Enrique”.

Tiene razón doña Elsa al decir que no ha habido justicia para Enrique Bermúdez, pues su asesinato ni siquiera se aclaró y mucho que se juzgara y condenara a los asesinos. Oficialmente no se identificó a los autores materiales e intelectuales del magnicidio, pero todos los dedos índices de los nicaragüenses apuntaron a una sola dirección.

Cabe recordar que el 16 de febrero de 2011, cuando se cumplió el 20 aniversario del asesinato de Enrique Bermúdez, en este mismo espacio editorial expresamos que a esas alturas del tiempo ese crimen estaba “mucho más lejos de ser castigado por la justicia”, pues la impunidad que lo protegió “es ahora mucho mayor que antes”.

En realidad, si no fue posible hacerle justicia a Enrique Bermúdez inmediatamente después de su asesinato, cuando había en Nicaragua un gobierno democrático, mucho menos que se pueda esperar que se haga justicia al antiguo Comandante 3-80 “ahora que Daniel Ortega y el FSN ya no solo mandan desde abajo, sino también desde arriba y han puesto al servicio de su proyecto particular todos los poderes del Estado e instituciones de gobierno. Y “peor aún —señalamos en aquella ocasión—, cuando antiguos compañeros de armas y de ideales políticos del Comandante 3-80, son ahora aliados incondicionales de Daniel Ortega y el Frente Sandinista y avalan los desmanes que estos cometen para tratar de perpetuarse en el poder”.

La sociedad nicaragüense debe reconocer con valentía y honestidad que el mayor defecto del proceso de reconciliación nacional después de la guerra civil, fue la falta de justicia transicional y por consecuencia la impunidad que cubrió los crímenes de guerra, y en particular los que se cometieron después del conflicto armado cuando ya no había nada que los justificara, solo el odioso afán vengativo.

La experiencia histórica demuestra que la verdadera reconciliación nacional solo es posible cuando se hace justicia o por lo menos se reconoce la verdad. Solo con justicia se puede apaciguar el dolor de los familiares de los asesinados, como clama la viuda del coronel Enrique Bermúdez en el 25 aniversario de su cobarde asesinato.

Tomado del diario La Prensa de Nicaragua

MRS se incorpora a la Coalición Nacional por la Democracia

mrs_coalicion_x_democracia2Con la firma oficial del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) ya son seis las organizaciones políticas nacionales y una regional las que se suman  a la Coalición Nacional por la Democracia que encabeza el Partido Liberal Independiente (PLI).

Entre los acuerdos  que las organizaciones políticas han adquirido al conformar la coalición están convertirse en una alianza política amplia, incluyente , comprometida a promover, defender y practicar los valores democráticos y con visión de largo plazo, para restablecer cívicamente la institucionalidad democrática en Nicaragua.

El acuerdo de la Coalición Nacional por la Democracia, establece además, promover todas las acciones necesarias para obtener una reforma completa al sistema electoral y de cedulación , el respeto a la soberanía nacional y a los derechos ciudadanos, como elementos fundamentales para empezar a construir un sistema democrático capaz de resolver los graves problemas sociales y económicos del país.

Luego de la firma oficial de la incorporación del MRS a la Coalición Nacional por la Democracia, el  presidente nacional del PLI, Eduardo Montealegre, destacó que todos los partidos y organizaciones políticas que integran la coalición, “por encima de nuestras diferencias ideológicas, estamos convencidos de que sólo se puede construir desarrollo sostenible con libertad; estamos convencidos de que sólo se puede erradicar la pobreza creando oportunidades de salud, educación y trabajo para todos; y que sólo se puede alcanzar paz duradera permitiendo a los ciudadanos elegir libremente a sus gobernantes”.

mrs_coalicion_x_democracia“Cada vez que una nueva organización política se une a la Coalición, como lo está haciendo hoy el MRS, nos acercamos al objetivo de lograr esa gran unidad de ciudadanos que necesita Nicaragua. Y cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de facilitar esa unidad trabajando día a día, con valor y perseverancia”, indicó el alto dirigente del PLI

Mientras tanto la presidenta del MRS, Ana Margarita Vijil, manifestó que actualmente la mayoría de los nicaragüenses están convencidos de que no hay condiciones para elecciones limpias y honestas. “Estamos convencidos de que para lograrlo debemos juntarnos. Con protestas y propuestas, podemos hacerlo. De eso se trata ese esfuerzo de alianza, de unir nuestras energías y capacidades para avanzar en esa dirección”.

Vijil también destacó que la mayoría de los nicaragüenses quiere cambiar al actual gobierno, pero con elecciones. “Queremos decidir con el voto, queremos que todos puedan votar, que nuestros votos sean contados y respetados, que si nuestros votos son respetados y contados, lograremos el cambio y podremos mejorar nuestra patria”.

Durante su discurso el presidente nacional del PLI, hizo un llamado a Noel Vidaurre y a Miguel Rosales y a la alianza de la cual son parte a “juntarnos todos los liberales bajo una sola bajo la bandera del PLI que lidera esta coalición y asumamos la responsabilidad histórica de construir una Nicaragua donde podamos vivir y prosperar en libertad”.

En el acto participaron los coordinadores del PANAC, Resistencia Nicaragüense, Movimiento Liberal Constitucionalista Ramiro Sacasa Guerrero, Cruzada PLC por la Unidad, quienes le dieron la bienvenida al MRS y destacaron que la incorporación del movimiento es muestra del crecimiento de la unidad para formar un solo bloque opositor.

Armados ingresaron a oficina de excandidato presidencial Edmundo Jarquín

Edmundo Jarquín
Edmundo Jarquín

Mientras dos individuos armados forzaron la puerta e ingresaron a la oficina de Edmundo Jarquín, un tercer elemento los esperaba a bordo de un vehículo sedán, color rojo y sin placas, dijeron testigos a la esposa del político opositor, Claudia Chamorro, exembajadora de Nicaragua en Costa Rica e hija de la expresidente Violeta Barrios de Chamorro (1990 – 1996). Tras una inspección al recinto se pudo verificar que los sujetos no se robaron nada, por lo que hay sospechas de que el móvil de la incursión pueda tener carácter “político e intimidatorio”.

De acuerdo con una publicación del diario La Prensa, Edmundo Jarquín se encuentra fuera del país. Al enterarse de lo sucedido, su esposa dio aviso a la Policía Nacional, que envió un equipo (con unidad canina incluida) para investigar.

La nota periodística indica que tras brindar declaración oficial a la policía, Claudia Chamorro dijo a los medios de comunicación que cubrían el suceso que las personas armadas no se llevaron nada de valor de la oficina, por lo que lo cataloga como un “acto totalmente intimidante que busca amedrentar a todas las personas que tienen un discurso diferente o que están en desacuerdo con la política y las consignas de este gobierno” (del presidente inconstitucional Daniel Ortega).

Al lugar también se presentaron, como muestra de apoyo, los periodistas Pedro Joaquín y Carlos Fernando Chamorro Barrios, hermanos de Claudia y cuñados de Jarquín.

Pedro Joaquín es diputado ante la Asamblea Nacional de Nicaragua en representación del Partido Liberal Independiente (PLI) y en los años 80 fue miembro del directorio político de la Resistencia Nicaragüense (RN), que en aquel momento se enfrentaba militarmente a la dictadura sandinista. Durante algún tiempo vivió exiliado en Costa Rica junto a su esposa e hijos. Carlos Fernando, por su parte, dirige actualmente un medio digital (Confidencial) y un programa de televisión (Esta Semana). Ambos programas mantienen una línea de oposición al gobierno de Daniel Ortega desde una óptica de izquierda moderada.

Edmundo Jarquín, político con raíces doctrinarias socialcristianas, es miembro del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y fue candidato a la vicepresidencia de la República en el año 2006, formando parte de la papeleta que encabezaba Herty Lewites, quien falleció durante el período pre electoral (2 de julio de 2006).  Jarquín lo sucedió en la candidatura a la presidencia y le acompañó como candidato a vicepresidente el reconocido cantautor Carlos Mejía Godoy.

En 2011 también figuró como candidato a vicepresidente, acompañando en la fórmula al candidato presidencial Fabio Gadea Mantilla, propietario de Radio Corporación.

Jarquín es economista de profesión, egresado de la Universidad Centroamericana (UCA) de Nicaragua. También estudió en Chile. Durante los años 80 ocupó cargos diplomáticos, representando al país ante México y España. Fue ministro de Cooperación Externa y diputado del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tras la derrota electoral de dicho partido en 1990, cuando su suegra fue electa Presidente de la República, siendo la primera mujer en la historia de Nicaragua  que ocupa ese digno cargo.

Hoy día Edmundo Jarquín es uno de los más frontales opositores al régimen orteguista. ¿Quiénes y con qué propósito habrán ingresado a su oficina?

 

Panac se une a la Coalición Nacional por la Democracia

Eduardo Montealegre firma el documento de incorporación del Partido Nueva Alianza Cristiana, (PANAC), a la Coalición Nacional por la Democracia, que encabeza el PLI.
Eduardo Montealegre firma el documento de incorporación del Partido Nueva Alianza Cristiana, (PANAC), a la Coalición Nacional por la Democracia, que encabeza el PLI.

La Coalición Nacional por la Democracia, que encabeza el Partido Liberal Independiente (PLI), recibió oficialmente este martes al Partido Nueva Alianza Cristiana, (Panac), que lidera el reverendo evangélico Saturnino Cerrato, informó una nota de prensa enviada a Nicaragua Hoy. Durante el acto de incorporación del Panac a la Coalición Nacional por la Democracia, el reverendo Cerrato, dijo ante una congregación de simpatizantes del PLI y de su partido político, que su integración a este esfuerzo de unidad es “por Nicaragua, para encontrarle una salida a este país”.

“Venimos a fortalecer a esta coalición, nos integramos porque creemos que juntos podemos”, afirmó el líder evangélico. En tanto, Oscar Sobalvarro, comandante “Rubén”, Coordinador Nacional de la Resistencia Nicaragüense, dijo que una vez más, “la contra, le dice presente a Nicaragua y presente a la democracia”. Sobalvarro afirmó durante este acto, que es oportuno hacerle un llamado a la sociedad nicaragüense “que la responsabilidad es de todos y no de unos cuantos”.

Agradeció la integración del Panac a esta coalición, ya que, así como lo ha hecho la Resistencia Nicaragüense, los evangélicos también “le dicen presente a Nicaragua” y llamó a que se sumen todos los nicaragüenses en este esfuerzo. El Presidente Nacional del PLI, Eduardo Montealegre, manifestó que es motivo de alegría y esperanza esta firma con el Panac, “porque representa el compromiso de miles de ciudadanos que desde su fe cristiana han decidido asumir el reto histórico de luchar cívicamente por una Nicaragua próspera, donde impere la libertad y el respeto a las leyes”.

“Erradicar la pobreza creando oportunidades”

Expresó que quienes integran esta Coalición “estamos convencidos de que sólo se puede construir desarrollo sostenible con libertad; estamos convencidos de que sólo se puede erradicar la pobreza creando oportunidades”. Aseguró que esta coalición no se trata de candidaturas y pre candidaturas, sino, de “que los nicaragüenses recuperemos el derecho a elegir a nuestros gobernantes”. El Presidente Nacional del PLI añadió “que cada vez que una nueva organización política se une a la Coalición, nos acercamos al objetivo de lograr esa gran unidad de ciudadanos que necesita Nicaragua”.

Sostuvo que el reto de quienes integran y de quienes se vayan integrando a la Coalición Nacional por la Democracia, no es sólo trabajar para unir más nicaragüenses, sino para evitar “que nos distraigan, evitar que nos dispersen y evitar que nos confundan”.

El alto dirigente del PLI, señaló que muchos van seguir tratando “de que olvidemos nuestro objetivo y nos dispersemos”. Agregó “que nos van a tratar de distraer con prebendas, con proyectos faraónicos y con cifras amañadas; nos van a tratar de dispersar con amenazas, con represión, con rumores falsos y hasta disfrazándose de opositores”, advirtió. La suscripción de alianza del Panac a la Coalición Nacional por la Democracia, lo firmaron, José Adán Bermúdez, de la Cruzada PLC por la Unidad, Carlos Noguera, del Movimiento Constitucionalista, “Ramiro Sacasa Guerrero”, Oscar Sobalvarro, por la Resistencia Nicaragüense, Eduardo Montealegre, por el PLI, Darick José Ramírez y Saturnino Cerrato, por el Panac.

Montealegre llama a Ortega a buscar una salida cívica

Eduardo Montealegre / El Nuevo Diario
Eduardo Montealegre / El Nuevo Diario

Luego de una reunión con dirigentes departamentales del país, el Presidente Nacional del Partido Liberal Independiente (PLI), Eduardo Montealegre, llamó este lunes a todos los sectores de la sociedad nicaragüense y en particular al Presidente Daniel Ortega, a buscar una salida cívica, luego del suceso ocurrido la semana pasada en la comunidad El Portal del municipio de Pantasma, donde al tres personas murieron con la explosión de una mochila bomba, informó una nota de prensa enviada a Carta Bodán.

Montealegre advirtió que “cuando los espacios cívicos se van cerrando y la percepción de que no hay otra salida para cambios de alternabilidad en el gobierno, la desesperación, la desconfianza se aumenta, por lo tanto, la gente busca la salida más violenta”. “Ya lo vimos en la década de los setenta, y en la década de los ochenta y con este incidente que pasó en Pantasma… eso indica, en primer lugar, que sí hay fuerzas o elementos armados en el norte, como lo ha dicho monseñor Abelardo Mata”, dijo. Agregó que este atentado no era para delincuentes comunes, “porque a los delincuentes comunes no se les manda un aparato militar en una mochila para hacerlo explotar a control a remoto”, sino que son capturados y enjuiciados.

“Le hago un llamado al gobierno, a la sociedad civil, un llamado al sector privado y a todas la fuerzas políticas de este país, pero en particular a Daniel Ortega, de que es hora, que en aras del interés nacional, busque una salida cívica, para que los ciudadanos se sientan tranquilos, de que a la hora de depositar su voto, puedan elegir a las autoridades independientemente de quienes sean, de los contrario, eso que pasó se va a dar más, la violencia se va incrementar, los grupos armados se van incrementar y al final quien va a sufrir es el pueblo de Nicaragua”, exhortó el Presidente Nacional del PLI.

Señalan a fuerzas de seguridad

Oscar Sobalvarro, ex miembro de la Resistencia Nicaragüense y del Estado Mayor, calificó este hecho como un acto terrorista y “de un grado de incapacidad total de las fuerzas de seguridad públicas”, por parte del Ejército, al momento de cómo deben operar cuando hay elementos armados, ya sea por cuestiones políticas o delincuentes comunes. “Yo creo, que independientemente de quien se trate, no debe ser las forma en que una institución armada al servicio de la seguridad de los ciudadanos pueda operar, poniendo bombas a campesinos, a personas inocentes que no tienen nada que ver con elementos armados, los elementos armados andan con qué defenderse”, opinó Sobalvarro.

Remarcó que tanto la Policía como el Ejército, actúan con una “incapacidad total” al no poder enfrentar a los elementos armados de la forma como corresponde, que son capturándolos y ponerlos en manos de la justicia. “No asesinando a campesinos y no poniendo bombas, que es un acto terrorista, eso ni siquiera en los años de guerra lo mirábamos”, puntualizó. En tanto, el presidente departamental del PLI en Jinotega, Byron Chamorro, dijo que el “problema no es solamente la mochila con la bomba, sino el acoso a diario que son sometidos actualmente la población campesina por parte de la Policía Nacional y el Ejército”, añadió la nota de prensa.

“Nosotros tenemos personas en San José de Bocay, en Wamblán, en Plan de Grama, en todos esos sectores, que están siendo acosados por el Ejército y la Policía y algo importante, muchísima de esta gente, que no tiene nada que ver con los grupos armados son miembros de nuestras estructuras del PLI, por lo que demandamos respeto al PLI, porque nosotros tenemos un presidente municipal del Cuá, que fue acosado e investigado en su propia casa, cuando él no tiene nada que ver con estos grupos armados”, denunció el dirigente departamental de PLI.

Carta Bodán