Archivo de la etiqueta: Raúl Castro

Humberto Ortega se pone a la orden de Raúl Castro

Humberto Ortega

El exjefe del Ejército de Nicaragua, General Humberto Ortega Saavedra, envió una carta al “presidente” cubano Raúl Castro expresándole su solidaridad por el fallecimiento de su hermano Fidel y poniéndosele a la orden. A continuación el texto de la misiva:

Estimado Presidente Raúl Castro Ruz

Reitero mis respetos al noble, valiente, sacrificado y solidario pueblo de Cuba que perenniza el pensamiento revolucionario y la imagen de Fidel. Nosotros los nicaragüenses desde el inicio del triunfo de los rebeldes en Cuba encabezados por Fidel, el Ché y Usted fuimos apoyados sin condición alguna en nuestra dura lucha en contra de la dictadura de Somoza, y en los momentos decisivos en 1979 pude desarrollar con Fidel una entrañable relación fraterna y respetuosa, que se fortalece en la década de 1980 cuando sufrimos la guerra de agresión del Presidente Reagan, siendo Fidel factor fundamental para articular el campo socialista y el Movimiento No Alineados  para apoyar la resistencia de nuestra patria ante el agresor y triunfar. Hoy estimado Raúl usted guía a su ejemplar pueblo cubano, y conozco desde siempre en nuestra relación hermanable su talento y capacidades de conducción y dirección. Raúl, en estos momentos complejos y difíciles del mundo, cuente usted como siempre con mi apoyo fraterno en su actual misión histórica que no dudo será exitosa para el progreso y bienestar de toda su nación.

Saludos fraternos

General Humberto Ortega Saavedra

Managua, Nicaragua diciembre 6, 2016

Trinchera de la Noticia

Sin pueblo ni prensa extranjera entierran en una roca cenizas de Castro

La roca donde quedaron las cenizas de Fidel Castro
La roca donde quedaron las cenizas de Fidel Castro

Los nueve días de duelo nacional por la muerte del dictador cubano han culminado este domingo con el entierro de sus restos en el cementerio santiaguero de Santa Ifigenia, tras recorrer en etapas y durante los últimos 4 días casi 1.000 kilómetros que separan La Habana de Santiago de Cuba.

Una ceremonia “sencilla”, como adelantó su hermano y heredero del poder, Raúl Castro, con la que teóricamente se pretendía huir del culto a la personalidad, tan apabullante desde el viernes 25 de noviembre.

Los restos de uno de “los protagonistas del siglo XX” descansarán cerca del  héroe nacional, José Martí, los del padre de la patria cubana, Carlos Manuel Céspedes, y los de Mariana Grajales, madre de los generales independentistas José y Antonio Maceo. Aunque era una ceremonia privada, “varias personalidades” internacionales han sido invitadas, entre ellas los líderes de Venezuela, Nicolás Maduro; Nicaragua, Daniel Ortega; y Bolivia, Evo Morales, así como los ex gobernantes brasileños Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. Es decir, la crema y nata de la izquierda que se considera hija ideológica y política de la tiranía castrista.

El hermano de Fidel Castro y actual gobernante cubano, Raúl Castro, fue quien depositó la urna de cedro con las cenizas en el interior de una roca que, según algunas informaciones, fue traída de ese mismo enclave montañoso desde el que el ejército de barbudos protagonizó su lucha guerrillera contra el régimen de Fulgencio Batista y que llevó al poder a los Castro Ruz desde 1959 hasta el día de hoy.

Sin pueblo y sin prensa

Las autoridades cubanas bloquearon el acceso al cementerio, tanto a los medios de comunicación extranjeros como a casi un centenar de personas que se aproximaron al  camposanto de Santa Ifigenia, para intentar acceder a su interior.

Los congregados portaban retratos de Castro y en varias ocasiones profirieron, a gritos, loas y alabanza al fallecido dictador.

La primera medida anunciada por el hermano de Fidel es una iniciativa legislativa, a realizar por la Asamblea Nacional del Poder Popular, para que no se produzcan “manifestaciones de culto a la personalidad. (Fidel) no quiere que su nombre sea utilizado para calles, plazas ni monumentos, bustos, estatuas u otras formas de tributo”.

“Juramos defender la patria y el socialismo”, con el apoyo de la “convicción patriótica, disciplina y madurez” del pueblo cubano y con el “juramento de fidelidad al concepto de revolución”, clamó el General de Ejército, como nombran a Raúl en el protocolo revolucionario para distinguirle del Comandante en Jefe Fidel Castro.


Estados Unidos: Pareja presidencial visitará Cuba y Argentina en marzo

Barack Obama
Barack Obama

Un comunicado distribuido este jueves por la Casa Blanca indica que “el Presidente Obama y la Primera Dama viajarán a Cuba el 21 y 22 de marzo y de seguido, a Argentina el 23 y el 24”.

En Cuba, el presidente “trabajará para afianzar el progreso que hemos realizado hacia la normalización de las relaciones con Cuba: avanzando los lazos comerciales y personales que puedan mejorar el bienestar del pueblo cubano y expresar nuestro apoyo a los derechos humanos”, dice el comunicado.

 

La agenda de Obama contempla una reunión bilateral con el presidente cubano, Raúl Castro, y otras “con integrantes de la sociedad civil, empresarios y cubanos de todos los ámbitos de la sociedad”.

Obama ha dicho que quiere visitar la isla desde que los dos gobiernos descongelaron relaciones en diciembre de 2014, pero había señalado que para que eso suceda “deben darse las condiciones apropiadas”.

El viaje de Obama será el primero de un presidente de Estados Unidos en casi 90 años.

El miércoles, el senador Marco Rubio dijo en una reunión de cabildo abierto moderada por CNN, que el presidente Obama debe exigir al gobierno cubano más reformas democráticas antes de visitar la nación caribeña.

Rubio también recordó que Cuba todavía da refugio a fugitivos de la justicia estadounidense. “El gobierno cubano continúa tan opresivo como siempre”, dijo.

Las autoridades cubanas no han comentado sobre la visita de Obama, pero tras los comentarios del presidente en diciembre, La Habana dijo que recibiría cálidamente a Obama, aunque advirtió que no debe menterse en los asuntos internos del país.

Voz de América

De Papas, excomuniones y dictaduras

companero_francisco_companero_raul_cuba
Los comunistas y los que favorecen al comunismo están excomulgados según el decreto del Santo Oficio de 1 de julio de 1949, firmado por el Papa Pío XII.

Por Adríán Cuadra Román*
Periodista

El Santo Padre Juan XXIII aplicó la pena de excomunión a Fidel Castro hace ya 53 años.

Eso no ha sido obstáculo para que Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012, hayan visitado la isla comunista gobernada por un comunista excomulgado, ni para que el Papa Francisco esté de visita en Cuba en este mes de Septiembre 2015.

Castro fue excomulgado después de haberse declarado marxista-leninista y de anunciar que conduciría a Cuba al comunismo, en su histórico discurso del 2 de Diciembre de 1961. Además Castro ya había demostrado en su gobierno una hostilidad manifiesta y no disimulada hacia la religión católica. También la revolución liderada por Castro ya se había proclamado “socialista”, y más tarde el Estado se calificó como “ateo”.

Para excomulgar a Castro, el conocido como “El Papa Bueno” y hoy santo de altares, se apoyó en el decreto anticomunista firmado por Pío XII el 1º de Julio de 1949, hace 66 años.  El decreto estableció la pena de excomunión automática para todo aquel que profesara o que difundiera el comunismo o que lo favoreciera o lo defendiera.

Ese decreto de excomunión para los militantes comunistas y de excomunión también para los que favorecen al comunismo, pertenece a la que entonces era conocida como Congregación del Santo Oficio, y que hoy se llama Congregación para la Doctrina de la Fe.

Fidel Castro, como bautizado y por ello miembro de la Iglesia Católica, fue excomulgado por Juan XXIII por ser Castro un comunista. Por la única razón de ser un comunista es que Castro fue excomulgado. Sólo por eso y nada más que por eso, ya que basta con ser un comunista o con defender al comunismo para que un católico esté excomulgado ipso facto y sin previo juicio, tal como lo dispone el Santo Oficio Julio 49. Y es de suponer que Castro recibió la excomunión también por propagar el comunismo en Cuba y en América Latina.

La excomunión de Castro nunca ha sido levantada.  La excomunión continúa. En Septiembre 2015 Castro sigue excomulgado.  Y el absoluto comunista Castro y la mayoritariamente comunista Cuba siguen recibiendo visitas de Papas. ¿Cuál ha sido el objetivo de estas visitas?¿Qué se ha logrado o intentado lograr? Castro y la mayoría de Cuba siguen lo mismo ahora que en 1962, cuando Castro fue excomulgado,. igual de comunistas y de enemigos de Dios y de negadores de la libertad cristiana y de los derechos humanos.

Una cosa es influir y mediar e intervenir para que el embargo económico yanki sea quitado para favorecer y oxigenar a la incapaz economía comunista isleña y otra cosa es lograr que el castrismo levante el embargo político que tiene impuesto sobre las libertades humanas y los derechos ciudadanos de doce millones de cubanos. ¡Embargo no, comunismo, si!, es la dolorosa verdad obámica y pontificia de la realidad actual y futura de Cuba.

El mundo occidental desea abrirse en todo sentido a Cuba, ¿pero desea Cuba abrirse al mundo? El muy conveniente deseo cubano es abrirse económicamente lo más pronto posible,  pero mantenerse cerrada políticamente para siempre. Primero deja de existir  la Santa Sede en Roma, antes que el castrismo renuncie al comunismo político. Lo cierto es que en cuanto se muera Fidel Castro se renunciará de inmediato al comunismo económico. A la vez se mantendrá el comunismo político, para así adoptar for ever el neocomunismo o comunismo chino, con una economía libre empresa a lo capitalista caminando de la mano y a la par y en pareja con un gobierno dictatorial totalitario a lo comunista.

El camino hacia el neocomunismo es ese mismo que ya se comenzó a pavimentar en Nicaragua desde el 2007 con el tan propagandeado triunfalismo del éxito económico capìtalista y a la vez con el reeleccionismo de Ortega a cualquier precio, aunque sea al precio de un fraude tan increíblemente desvergonzado y descarado que bien podría ser calificado Ortega como el Presidente Fraude, combinado ese reeleccionismo a lo castrista con el continuismo desde 1979 de la dictadura desde arriba y desde abajo del Partido Frentista el cual, de hecho, ya hoy por hoy se desenvuelve y se pavonea y se hace sentir por doquier en todo el país, sobretodo en la Asamblea, como un partido único, muy a lo país comunista.  Al paso que vamos, tendremos neocomunismo o comunismo chino en plenitud a partir de la próxima tanda rojinegra. Capitalismo económico y comunismo político. Libre empresa económica y totalitarismo político. Libertad económica y dictadura política.

Tan sólo el anticomunismo del catolicismo real y auténtico, del verdadero y mero mero, del valiente, decidido y sincero, podrá intentar evitarnos el neocomunismo. La resistencia católica anticomunista. La de la bandera de la Dictadura Cero. Libertad económica y libertad política. Libertad plena, total y completa tanto en lo económico como en lo político. Catolicismo. Católicos libres, nicas libres, con la libertad creada, concedida e impuesta por Dios, quien a los seres humanos nos hizo espíritus libres a Su imagen y semejanza.

Sólo lo libre es humano. Sólo lo humano es libre. Dios lo dispuso así. El Dios de los católicos. El Dios de los nicas de alma libre. Como yo.

*Adrián Cuadra Román (ACR)
Católico. Por bautismo y por convicciones propias.
Anti Comunista Radical (ACR). Por católico línea dura y por convicciones propias.
Opositor a todo dictador.
Manifestante en los Miércoles Fraude Cero (Managua)
Colegio Centroamérica – Promoción 1960.
Licenciado en Periodismo (UNAN, 1981).

PD:

He aquí el texto completo del Santo Oficio anticomunista del 1º de Julio de 1949:

“A esta Suprema Sagrada Congregación le ha sido preguntado lo siguiente:

Primero: ¿Es lícito inscribirse en los partidos comunistas o favorecerlos?

Los eminentísimos y reverendísimos padres que tienen a su cargo la defensa de lo que ataca a la fe y a las costumbres, habiendo escuchado el voto de los reverendísimos consultores, decretaron en sesión plenaria en cuarto lugar que se debía responder “no”, porque el comunismo es materialista y anticristiano, y sus jefes, aunque de palabra digan algunas veces que ellos no combaten la religión, sin embargo de hecho o con la doctrina, o con las obras, se muestran enemigos de Dios, de la verdadera religión y de la Iglesia de Jesucristo.

Segundo: ¿Es lícito publicar, propagar o leer libros, periódicos, diarios, folletos, etc. que favorezcan la doctrina y las actividades comunistas o escribir en ellos?

Contestación de la Congregación del Santo Oficio: No, como cosa que está prohibida por el derecho mismo.

Tercero: ¿Pueden ser admitidos a la recepción de los santos sacramentos aquellos fieles que consciente y libremente hayan realizado aquellos actos de los que hablan los números 1 y 2?

Contestación de la Congregación del Santo Oficio: No, de acuerdo con los principios ordinarios sobre la anulación de los Santos Sacramentos a quien no tiene las disposiciones necesarias para recibirlos.

Cuarto: Los fieles que profesan la doctrina comunista y principalmente los que la defienden y propagan, ¿incurren ipso facto en la excomunión reservada especialmente a la Sede Apostólica, como apóstatas de la fe católica?

Contestación de la Congregación del Santo Oficio: Si”.

(Hasta aquí el texto del decreto pontificio anticomunista, decreto que sigue vivo y vigente hoy 20 de septiembre de 2015.)

Ver además: Carta Encíclica “Divini Redemptoris” del Sumo Pontífice Pio XI

Esa Encíclica está todavía vigente ahora en Septiembre 2015. Y seguirá vigente hasta que la anulen, si es que una Encíclica de un Papa puede ser anulada o borrada por otro Papa. Pero que no nos asuste que, alegando católicamente la obligación de brindarle a ciegas amor y perdón y misericordía a su frontal enemigo ideológico, el comunismo, políticamente se le ordene al catolicismo el dar por ya caduca o por ya vencida a la Divini Redemptoris, como si fuera una medicina o un alimento pasajero para el cuerpo y no un permanente escudo eclesiástico para el espíritu. Si a usted, nica católico o católica, le interesara leerla, la encuentra en internet.  Y si usted es anticomunista, se va a dar un gustazo. Y va a recargar al máximo sus baterías anticomunistas. Lo que soy yo, me chupo los dedos leyéndola. Una delicia. Puro tres leches. Y lo hago desde hace más de diez años, desde que la conocí en un santo folletito de luz que no sé cómo llegó a mis manos y que ya lo perdí, pero tengo copia a la orden en internet.

Pregúntele por esa encíclica absoluta, total y completamente anticomunista a su párroco, quizá la conozca. Pero no le extrañe que ni siquiera la haya oído mencionar, a pesar de que Nicaragua ha estado asediada por el comunismo e influenciada por el castrismo desde 1979. Y quizá él tenga alguna opinión profesional como sacerdote o una opinión personal de su parte para los católicos de su parroquia, acerca de esa Encíclica anticomunista y acerca del Santo Oficio anticomunista y acerca de la excomunión del comunista Castro. Y sobretodo acerca de esa ideología atea y materialista que para ganarse a la gente católica se proclama amiga de los pobres, pero que es enemiga de Dios. Y que por ser enemiga díe Dios, para el catolicismo es perversa y es satánica y está excomulgada desde hace 66 años.

Los nicas católicos no saben ni de la Encíclica Divini Redemptoris, ni del Santo Oficio Julio 49, ni de la excomunión de Castro. Silencio total de nuestra Iglesia ante el comunismo nicaragüense y ante el comunismo mundial, a pesar de que hoy por hoy el comunismo sigue vivo y activo y haciendo proselitismo en Nicaragua por medio del castrismo y del chavismo, y en el mundo entero por medio de partidos políticos y de organizaciones y de movimientos comunistas. Cayó un muro comunista en Berlín, pero no cayó el comunismo en el mundo.

¿Va a continuar la Iglesia Católica de Nicaragua en ese silencio? ¿Es que para el catolicismo nica siguen sin servir para nada y hay que botar de una vez por todas a la basura a la Divinii Redemptoris y al  Santo Oficio y a la excomunión de Castro, todas vigentes al dí de hoy? Esa excomunión no se puede ocultar, ni  ignorar, ni disimular, ya que Castro es un conocidísimo personaje político mundial y una figura dirigente de influencia profunda y de respetado y admirado magisterio ideológico para el ateo comunismo internacional y para los revolucionarios latinoamericanos. (ACR).

Panamá: Una Cumbre de varias caras

La Cumbre ni inauguró una nueva etapa histórica, ni detonó iniciativas poderosas destinadas a materializarse en el futuro.
La Cumbre ni inauguró una nueva etapa histórica, ni detonó iniciativas poderosas destinadas a materializarse en el futuro.

Por Enrique Sáenz / Diputado

Comienzo por afirmar la opinión contraria a quienes sostienen que la VII Cumbre de las Américas es un “evento histórico”. La Cumbre ni inauguró una nueva etapa histórica, ni detonó iniciativas poderosas destinadas a materializarse en el futuro. Aunque sí fue un escenario vistoso para exhibir realidades existentes y procesos en marcha.

Por amplio margen, la noticia que acaparó la atención internacional fue la continuidad del deshielo entre Cuba y Estados Unidos, presentando como actores centrales a Obama y Raúl Castro. Pero las imágenes y los sonidos únicamente colocaron en ojos y oídos de la teleaudiencia a los protagonistas de un proceso iniciado hace meses. Ni comienzo, ni culminación, la Cumbre solo fue un episodio plástico que no cambió nada. Pero sí otorgó a Castro laureles para reingresar al sistema interamericano sin reclamos por derechos humanos o democracia. Un retorno natural si consideramos que sus congéneres del ALBA exhiben tranquilamente su propio expediente de violaciones. Salvo el regreso triunfal de Castro a La Habana, posibilitado por el protagonismo que se le otorgó… ¿Cuál es el cambio?

La siguiente noticia fueron los desplantes trasnochados de Maduro, alentado por el decreto de Obama que declara a Venezuela como amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Frente a semejante amenaza la potencia norteamericana impuso sanciones a 7 funcionarios venezolanos de segundo nivel. Ante los agobios por la crisis política, económica y social venezolana, las sanciones representaron un tanque de oxígeno para Maduro pues le permiten distraer la atención interna e internacional y encontrar un pretexto para sus peroratas patrioteras. Así, presentándose como víctima de una “salvaje agresión imperialista” pudo obtener expresiones de solidaridad latinoamericana, no solo de sus compinches del ALBA.

Sin esa medida es fácil imaginar la presión política y mediática que habría recaído sobre Maduro por los prisioneros políticos y en demanda elecciones libres. Y seguramente la segunda noticia de la Cumbre sería la declaración de los expresidentes latinoamericanos que exigieron acabar con el “silencio complaciente” sobre Venezuela, y su impacto mayor. Pero Maduro también regresó con aires de triunfo a su país… ¿Cuál es el cambio?

En todo caso, lo que sí es una dinámica en curso, es el progresivo desmoronamiento de los regímenes prevalecientes en Cuba y Venezuela. Solo es discutible cuál naufragará primero.

La Cumbre, por otra parte, reflejó las diferencias existentes a nivel interamericano. La falta de consenso sobre una declaración política conjunta es la evidencia más contundente. Mientras, quedaron anuladas por el torbellino mediático las convergencias, tales como el reconocimiento de las desigualdades sociales, como principal problema de la región. Y que una de las vías imperativas para superarla es mejorar la educación. Ciertamente, es una realidad resabida pero es destacable que se reconozca a nivel presidencial.

panama-dosFinalmente, la Cumbre estuvo marcada por la internacionalización de la intolerancia castrista.

¿Cómo se produjo esto?

El nuevo ambiente de las relaciones con Estados Unidos obligó al gobierno de Castro a autorizar la salida de representantes de organizaciones opositoras al régimen, quienes fueron admitidos como participantes en los encuentros de juventud y de sociedad civil, convocados en el marco de la Cumbre. Para contrarrestar esa presencia, el gobierno cubano movilizó casi un centenar de organizaciones partidarias, que asistieron como representantes de la sociedad civil cubana. Inexplicablemente fueron inscritos en una proporción aproximada al 20% del total de participantes. Estaban por todos lados.

La portátil cubana, organizada para cumplir un papel predeterminado, primero intentó impedir por la fuerza el ingreso a la sede del evento de los representantes opositores. Más tarde, al interior de las salas de reunión, intentaron impedir que se realizaran o avanzaran los debates, particularmente en las mesas de gobernabilidad y participación ciudadana. Fracasaron en su intento porque su agresividad tuvo un efecto adverso: aún aquellos representantes latinoamericanos que no tenían posiciones en contra del régimen cubano, terminaron enfrentados a la intolerancia castrista. Así, cultivaron su propio aislamiento y el resto de representaciones pudieron alcanzar acuerdos consensuados, como el de promover la constitución de un mecanismo –un Relator- en la OEA destinado a tutelar la Carta Democrática.

Por último, intentaron bloquear que los acuerdos adoptados se presentaran a los presidentes. A pesar de las agresiones verbales, incluso físicas, tampoco lograron su propósito.

A los lectores les resultará fácil imaginar la conducta castrista. Es la mismísima que hemos padecido con las turbas orteguistas: gritos, ofensas, consignas y después agresión física. Así, mientras en los escenarios presidenciales Castro mostraba un rostro bonachón y condescendiente, adentro sus turbas exhibían intolerancia, agresividad y violencia. ¿Cuáles son las razones de ese doble juego? Ellos lo sabrán. Pero la maniobra no les funcionó.

La participación nicaragüense fue notable y efectiva. Los representantes de la sociedad civil, del MRS y parlamentarios que asistieron trabajaron unidos exponiendo las realidades del país, explicando las amenazas del proyecto del canal e incidiendo en el equilibrio de los contenidos, además, lograron establecerse nexos de solidaridad con organizaciones similares. No está demás decirlo: también se aportó experiencia en cómo enfrentar los embates de turbas. En definitiva, se logró ensanchar la brecha para el trabajo en el campo internacional.

Un logro destacable fue que se adoptó por consenso por los representantes de las organizaciones de la sociedad civil interamericanas, la iniciativa que promovimos de establecer en el marco interamericano un mecanismo que favorezca la aplicación de la carta democrática. Se trata de una iniciativa en beneficio de la democracia en América Latina y cuyos resultados solo pueden expresarse en el mediano plazo.

El mecanismo tiene un nombre extraño, pero es el que se utiliza, se trata de un Relator para la Democracia, que de igual manera que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, cumpla el papel de vigilar, denunciar, investigar y promover acciones ante violaciones a la Carta Democrática.

En el caso de Ortega lo más notorio esta vez no fueron sus desplantes acostumbrados, ni lo que dijo, sino lo que calló: No mencionó una palabra sobre el cuento chino del canal interoceánico. Y así, su presencia pasó desapercibida: no penas. No glorias.

Sin duda, el gran ganador de la Cumbre fue Panamá –gobierno, presidente y país- cuya imagen resultó fortalecida como una sociedad abierta, un espíritu animoso y una economía próspera.

Del blog de Enrique Sáenz

Obama saca a Cuba de lista de países terroristas

Obama y Castro tuvieron una reunión histórica durante la reciente Cumbre de las Américas en Panamá. / Imagen cortesía de Reuters y Voz de América
Obama y Castro tuvieron una reunión histórica durante la reciente Cumbre de las Américas en Panamá. / Imagen cortesía de Reuters y Voz de América

La Casa Blanca informó que el presidente Barack Obama decidió eliminar a Cuba de la lista de estados patrocinadores de terrorismo, un paso clave en su intento de normalizar las relaciones entre ambos países.

La Casa Blanca agregó que Obama ha presentado los informes y certificaciones requeridos al Congreso indicando su intención de sacar a Cuba de la lista.

Obama tomó la decisión final tras una revisión del Departamento de Estado.

“Como parte de su anuncio del 17 de diciembre de 2014 de cambios en las políticas relacionadas con Cuba, el presidente Obama dio instrucciones al Departamento de Estado para llevar a cabo una revisión de la designación de Cuba como un estado patrocinador del terrorismo sobre la base de una evaluación de los datos disponibles”, señaló la Casa Blanca en un comunicado.

El secretario de Estado, John Kerry, señaló en un comunicado que “la revisión se centró en la pregunta específica si Cuba proporcionó cualquier apoyo al terrorismo internacional durante los seis meses anteriores, y si Cuba ha dado garantías de que no va a apoyar actos de terrorismo internacional en el futuro, en consonancia con el criterio legal para la rescisión”.

La salida de Cuba de la lista podría facilitar la reapertura de embajadas en Washington y La Habana.

“Después de una revisión cuidadosa del historial de Cuba, que fue informado por la comunidad de inteligencia, así como las garantías previstas por el gobierno cubano, el secretario de Estado concluyó que Cuba cumple las condiciones para la rescisión de su designación como un Estado patrocinador del terrorismo. <span title=”The Secretary of State therefore recommended that the President make and submit to Congress the statutorily-required report and certification.

“>El secretario de Estado, por tanto, recomienda que el presidente formule y presente al Congreso el informe y certificación prevista legalmente”, añadió la Casa Blanca.

Cuba fue uno de los cuatro países en la lista estadounidense de naciones acusadas de apoyar repetidamente al terrorismo global. Los países que permanecen en la lista son Irán, Sudán y Siria.

“Estados Unidos seguirá apoyando nuestros intereses y valores a través del compromiso con el gobierno y el pueblo cubano”, concluyó la Casa Blanca.

Voz de América

¿Pragmatismo u oportunismo politico?

Las decisiones tomadas tienen que ver más con cálculos políticos domésticos que externos, dejando una papa caliente en manos de los republicanos...
Las decisiones tomadas tienen que ver más con cálculos políticos domésticos que externos, dejando una papa caliente en manos de los republicanos…

Por Roberto Samcam

Las recientemente anunciadas medidas de restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos de América y Cuba han causado un terremoto político, no solo entre los ciudadanos de ambos países, sino además entre los países afiliados al ALBA quienes no tuvieron más que aplaudir la “valentía y dignidad” del presidente Raúl Castro por dicho restablecimiento. Seguramente que tampoco en la nación norteamericana se hubieran imaginado ver esto, sobre todo después de la derrota del Presidente Obama en las recién pasadas elecciones legislativas a manos de los republicanos, quienes tomaron el control de un significativo porcentaje en la toma de decisiones de la política interna y externa del país del norte.

LA LUCHA DEL PUEBLO CUBANO Y UN MODELO FRACASADO

La isla caribeña y sus dirigentes más importantes, Fidel y Raúl Castro, habrían sobrevivido a diez presidentes norteamericanos luego de la caída de Fulgencio Batista y el inicio de la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959; a la invasión en Bahía de Cochinos de parte de tropas mercenarias financiadas por el gobierno de los Estados Unidos en abril de 1961; a la caída de la Unión Soviética y el campo socialista en 1991, sus otrora principales socios comerciales y políticos; al Periodo Especial ocurrido en la Isla después de la disolución de la URSS que afectó el 85 % del mercado exterior cubano con los países ex – socialistas; y finalmente, al bloqueo económico norteamericano firmado por John F, Kennedy en febrero de 1962 y que se extiende hasta nuestros días.

Durante todos estos años, Cuba resistió con una gran dosis de heroísmo de parte de sus habitantes las vicisitudes que les tocó padecer, no solo a causa del bloqueo sino también de la terquedad de sus dirigentes, empecinados en llevar adelante un modelo que para sorpresa de todos, el mismísimo Fidel lo planteara como un fracaso poco tiempo después de ceder el poder a su hermano Raúl en febrero del 2008. Este posteriormente anunciaría, para sorpresa de todos, su rechazo a la continuidad indefinida en el poder, dejando entrever un pragmatismo que no pasó desapercibido ni dentro ni fuera del país.

VENEZUELA Y LA REAL POLITIK CUBANA

La llegada al poder del Teniente Coronel Hugo Chávez Frías en Venezuela abrió una nueva oportunidad de suavizar la penosa situación del pueblo cubano, ya que el respiro que proporcionó la Revolución Popular Sandinista duró apenas 11 años. Fidel acogió a Chávez como un padre al hijo pródigo, apoyando y respaldando todas sus veleidades políticas e ideológicas y la gratitud apareada con la profunda admiración que sentía Chávez por el viejo dirigente cubano, se vio transformada en 150 mil barriles de petróleo diarios, que junto al resto de subsidios sumarian, según especialistas, más de 13 mil millones de dólares anuales. Una verdadera tabla de salvación.

La muerte del “Comandante Eterno” hace dos años sumiría en una profunda crisis al pueblo venezolano y por supuesto al “ungido” Presidente Nicolás Maduro, producto de los errores de un proceso dizque revolucionario, cuyos logros más visibles fueron la creación de más pobreza, mayor dependencia de la renta petrolera, mayor desabastecimiento, el desarrollo de una corrupción sin límites en todos los estamentos del poder en Venezuela, el endeudamiento a futuro de gran parte de la producción petrolera con los chinos y la dilapidación de más de 400 millardos de dólares en 15 años de “revolución socialista”. Esta crisis, endurecida aún más por la caída de los precios internacionales del crudo, dejaba a los cubanos dependientes de un país con un futuro incierto y ni cortos ni perezosos han mostrado su faceta más “pragmática” al restablecer las relaciones diplomáticas con el más odiado de los enemigos, el Imperialismo Norteamericano.

REALIDADES Y ORFANDADES

Con el anuncio realizado, se han puesto en evidencia varios elementos de la realidad política de nuestros tiempos. Se evidencia una vez más que la política de los Estados Unidos es una caja de sorpresas y demuestra con más vehemencia que las decisiones tomadas tienen que ver más con cálculos políticos domésticos que externos, dejando una papa caliente en manos de los republicanos, quienes tendrán que tomar la decisión final sobre la política del embargo a Cuba, de hecho cada día más impopular entre los norteamericanos.

Los dirigentes más connotados del exilio cubano podrían quedarse sin el argumento que ha hecho del embargo un modus vivendi y muchos tendrán que trabajar, ya que cuando ocurra la estampida de empresarios estadounidenses hacia Cuba, nadie querrá quedarse atrás.

El presidente Raúl Castro con más realismo que idealismo, sabe perfectamente que es mejor una transición ordenada que un cambio de sistema traumático. Prefiere dirigirlo él y dejar el país en manos de las nuevas generaciones de revolucionarios cubanos, ya que lo que pase después no sería responsabilidad suya y su legado quedaría intacto.

Da la impresión que con el restablecimiento de las relaciones USA – Cuba, Maduro queda en la estacada y dejado flotando a la deriva, aunque 150 mil barriles diarios de petróleo pesan mucho, así que no sería descabellado pensar que por la vía del Presidente Castro se busque una salida “honorable” al conflicto venezolano.

Finalmente, la “monada” del vecindario queda huérfana del discurso anti imperialista, pues acostumbrados por decenios a ver en Cuba la imagen del revolucionario perfecto, tendrán que tragar gordo ante semejante ejemplo de pragmatismo…u oportunismo político.

Del blog de Roberto Samcam

Nueva era entre dos históricos adversarios

Barack Obama y Raúl Castro. / Imagen de  fuerza.com.mx940 × 705Buscar por imagen
Barack Obama y Raúl Castro. / Imagen de fuerza.com.mx940 × 705Buscar por imagen

Marc Bassets
El País

La Guerra Fría terminó este miércoles en América. Un cuarto de siglo después de la caída del muro de Berlín, Estados Unidos y Cuba dieron el primer paso para normalizar sus relaciones y poner fin a una de las últimas anomalías de la política exterior norteamericana: un sistema de sanciones en pie desde 1961 que resultó inútil para su propósito, el fin del régimen de los hermanos Castro.

El presidente Barack Obama anunció el inicio de conversaciones con la isla para restablecer las relaciones diplomáticas, rotas hace 53 años, y para abrir una embajada en La Habana. Obama ordenó revisar la presencia de Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo. Washington facilitará los viajes y el comercio.

El deshielo llega horas después de conocerse el canje de dos presos de EE UU en Cuba por tres cubanos en EE UU. El acuerdo, tras una conversación de Obama con Raúl Castro, es resultado de más de un año de negociaciones, en las que el Papa ha tenido un papel central.

“Ha llegado la hora de un nuevo enfoque”

El presidente Obama, quien en 2009 llegó a la Casa Blanca con la promesa de dialogar con los líderes rivales, justificó la decisión por la ineficacia de las sanciones diplomáticas y el embargo comercial. “A fin de cuentas, estos 50 años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado. Ha llegado la hora de un nuevo enfoque”, aseguró en una declaración solemne.

La tensión ha marcado las relaciones con Cuba de todos los presidentes estadounidenses desde Dwight D. Eisenhower, que abandonó la Casa Blanca en 1961. En este tiempo, el exilio cubano transformó el sur de Florida. La presión para evitar cualquier concesión a los Castro, afiliados durante la Guerra Fría a la URSS, y el desinterés de La Habana por perder el argumento victimista del embargo, frenaron los intentos de acercamiento.

Las medidas anunciadas este miércoles por Obama, al mismo tiempo que Raúl Castro se dirigía a los cubanos por televisión, rompen con la política de EE UU y topan con una fuerte resistencia en el Congreso, reacio hasta ahora a cualquier signo de distensión si a cambio Cuba no se democratiza. Líderes republicanos como el senador Marco Rubio, hijo de cubanos, prometieron hacer lo posible para, en sus palabras, “bloquear este intento peligroso y desesperado del presidente por abrillantar su legado a expensas del pueblo cubano”.

La reunión clave se desarrolló este otoño en el Vaticano

Obama no puede levantar por su cuenta el embargo, un complejo entramado normativo. Suprimir buena parte de las sanciones económicas requiere de la aprobación del Congreso. Pero sí dispone de margen para relajar la tensión, y esta es la vía que emprende con el presidente Castro. La conversación telefónica de Obama y Castro —la primera oficial de un líder estadounidense y otro cubano desde que los revolucionarios entraron en La Habana en 1959— culminó el martes los meses de negociaciones secretas entre emisarios de la Casa Blanca y del Gobierno de la isla. Ambos hablaron cerca de una hora.

A primera hora de este miércoles, la Casa Blanca anunció que Cuba liberaba a Alan Gross, un contratista norteamericano preso en La Habana desde 2009, y a un misterioso espía de nacionalidad cubana, que trabajaba para EE UU y llevaba casi veinte años preso. A cambio, Washington liberó a tres espías cubanos que llevaban más de una década detenidos en suelo norteamericano. La Casa Blanca mantuvo durante años que la detención de Gross era el obstáculo decisivo para cualquier acercamiento.

La negociación había comenzado mucho antes, en junio de 2013. Los emisarios se reunieron varias veces en Canadá. La reunión clave se desarrolló este otoño en el Vaticano. El papa Francisco ejerció de mediador. Obama y el Pontífice abordaron el problema en marzo, cuando el presidente de EE UU visitó Roma. Y este verano Francisco envió una carta a Obama y a Castro en la que les urgía a resolver la detención de los presos en ambos países.

Y el big business…

El de este miércoles no es el primer gesto de acercamiento del mandatario estadounidense a La Habana. En los seis años que lleva en la Casa Blanca, suavizó las condiciones para que los cubanoamericanos viajasen a la isla y enviasen remesas. En paralelo, Castro adoptó algunas medidas para liberalizar la economía nacional.

El contexto ha cambiado en EE UU y el sur de Florida respecto a la Guerra Fría y los años posteriores al derrumbe del bloque soviético. Miami ya no es la capital del exilio intransigente como en otra época, aunque este grupo mantiene una influencia en Washington.

Las nuevas generaciones de ciudadanos de origen cubano se alejan de las posiciones más duras contra el castrismo. Un sondeo reciente indicaba que el 52% de la comunidad cubana en Miami se oponía a mantener el embargo. Figuras eminentes de la comunidad, como el magnate azucarero Alfy Fanjul, también se han pronunciado a favor de un cambio de política. Y el big business—el mundo de la gran empresa norteamericana— no quiere perder oportunidades de negocios en una futura Cuba abierta al capitalismo.

Abrirse a Cuba es una cuestión de interés nacional

El argumento de Obama para defender la normalización no es que EE UU deba abandonar la bandera de los derechos humanos y la democracia en la isla, sino que la mejor manera de promoverlos es abriéndose a ella. De ahí que Obama insistiese en la centralidad de medidas para facilitar el comercio —las instituciones financieras de EE UU podrán abrir cuentas en bancos cubanos— y los viajes: como en la España de los años sesenta, esta puede ser la mejor manera de que circulen las ideas que acaben precipitando el cambio.

Para la Administración de Obama, abrirse a Cuba es una cuestión de interés nacional. La Casa Blanca admite que la tensión lastraba las relaciones con el resto de América Latina. Obama tiene previsto acudir en abril con Castro a la cumbre de las Américas en Panamá.

Si las medidas desembocan en una normalización plena, se habrá cerrado el último fleco de la Guerra Fría en América Latina. No es el único en el mundo. Pendiente de las negociaciones con Irán, queda Corea del Norte.

Carta Bodán

Xi Jinping llega a Cuba para tomar el pulso de las reformas

Xi Jinnping
Xi Jinping

El presidente Xi Jinping aterrizó el lunes en La Habana para conocer de primera mano las reformas económicas adelantadas por Cuba, sobre todo en el área de la inversión extranjera, con miras a concretar viejos y nuevos negocios que, pese a la histórica relación política entre ambos Gobiernos, no han llegado a ejecutarse. Esta es la cuarta y última escala de la gira que durante la última semana ha emprendido Xi por América Latina y que lo ha llevado antes a Brasil, Argentina y Venezuela, donde ha firmado préstamos millonarios y decenas de acuerdos de cooperación. El Gobierno de Raúl Castro aspira a que ocurra lo mismo en la isla, pero antes China deberá cerciorarse de que Cuba ha cumplido con los deberes.

“China ha tocado el clarín para la profundización integral de la reforma, en tanto que Cuba ya se encuentra impulsando de forma integral la actualización del modelo económico, lo cual constituye nuevas e importantes oportunidades de desarrollo para los lazos chino-cubanos”, dijo Xi Jinping en un comunicado difundido por los medios oficiales cubanos tras su llegada a La Habana. Estaba previsto que el tema de las reformas se abordase por el presidente chino y el cubano, Raúl Castro, sobre todo, en lo que se refiere a las nuevas condiciones establecidas en la Ley para la Inversión Extranjera, aprobada por Cuba en marzo pasado.

Entre otros cambios, la norma permitirá que los inversores foráneos traigan su propia mano de obra para desarrollar construcciones en la isla, un aspecto que ha lastrado la ejecución de las obras pactadas por Pekín y La Habana en los últimos 15 años. En el mismo encuentro, Xi Jinping y Raúl Castro suscribieron 29 nuevos acuerdos en las áreas de finanzas, biotecnología, agricultura, infraestructuras y energías renovables, de los que hasta ahora no han ofrecido mayores detalles. Más temprano, el presidente chino visitó al líder cubano Fidel Castro, informó El País.

Carta Bodán