Archivo de la etiqueta: La Gritería

Las Purísimas y La Gritería en Nicaragua

Imagen de la Inmaculada Concepción de María. León, Nicaragua.

Por Pedro Rafael Gutiérrez (q.e.p.d.)
Diciembre de 1992

El origen de las Purísimas

Las dos más notables corrientes referidas a la devoción a la Virgen María en Nicaragua, tienen diferentes fuentes: una rigurosamente documental, en Occidente y la otra basada en una pintoresca leyenda en la que el Lago Cocibolca, la inmensa Mar Dulce, sirve de escenario.

En la iglesia del que fuera Convento de la Concepción de El Viejo, conservada muy bien tras respetuosas reparaciones, en el Libro de Informaciones consta un acta con fecha 5 de enero de 1626, en que se consigna que el Templo del Convento había sido construido “por agencias de limosnas de muchas diligencias y trabajo personal de algunos devotos de la Orden”, refiriéndose a los franciscanos, en un documento muy valioso para atestiguar la antigüedad del fervor a María.

La información, levantada por instrucciones del Ilustrísimo Don Benito Rodríguez Baltodano, indica que la imagen de la Inmaculada Concepción “la había traído un hermano de la bienaventurada Santa Teresa de Jesús, que la obsequió a los religiosos de San Francisco de aquel convento, en el cual murió y se enterró”.

El hermano de Santa Teresa, Alonso Cepeda y Ahumada vivió muchos años en Nicaragua, los suficientes para ver crecer la devoción que él había alentado.

Casi en los mismos años se producía en Granda , el hermoso puerto mediterráneo nicaragüense, lo que sencillamente se conoce como “el milagro” por antonomasia.

En este tuvieron parte los frailes franciscanos, que habitaban el Convento de San Francisco, que aun se conserva, fundado por Fray Toribio de Benavente, el gran antropólogo, santo y humanista, a quien se le conocía como “Motolinía”, que significa pobreza o humildad en nuestro padre idioma náhuatl.

Ocurre que una mañana de un 7 de diciembre de un año remotísimo, unas lavanderas que estaban en el inmenso lago, vieron flotando sobre las aguas un bulto que se mecía al vaivén de las olas.

Varias de ellas trataron de acercársele, pero la cosa flotante se retiraba. Llevaron la noticia al convento y los frailes pudieron acercarse a lo que era una caja, que depositaron en la costa, abriéndola inmediatamente.

Cuando el contenido estuvo a la vista, un grito de alegre estupor salió de todas las gargantas. Los testigos se postraron en tierra.

Dice la leyenda, que tiene abundantes soportes documentales, que en el cajón estaba una bellísima imagen de la Virgen María, que tenía el cetro y cargando en uno de sus brazos al Niño Dios.

Historiadores del arte colonial, entre ellos Diego Angulo Iñiguez, afirman que la imagen es de procedencia sevillana y que se calcula que debió llegar a la Capitanía General a mediados del siglo XVI y posteriormente a Granada, donde quedó finalmente a partir del día en que se produjo “el milagro”, como se dice en la Gran Sultana.

El folclore recogió una estrofa que incluso posteriormente fue musicalizada:

Navegando por las aguas
en un cajón embarcada,
del Castillo vino a dar
a la ciudad de Granada.
La Purísima leonesa

En el convento franciscano de León, en el lugar donde está el Instituto Nacional de Occidente, se comenzaron a celebrar las Purísimas, de acuerdo a un ceremonial redactado por Fray Rodrigo de Jesús Betancourt, en cuya carátula es posible leer: “Novena sagrada a la Inmaculada Concepción de la serenísima Reina de los Ángeles María Santísima, Nuestra Señora, que consagró la afectuosa devoción de los religiosos descalzos de nuestro Santo Padre San Francisco”.

Como el convento leonés se llenaba de gente dificultando los oficios religiosos, los frailes sugirieron  a los fieles celebrar en sus casas la Novena a la Virgen y repartieron entre la gente, tanto la novena de Fray Rodrigo, como estatuillas de barro, de china, de madera y aun estampas litográficas que inundaron la ciudad.

En cada casa se hizo un altar y los demás pormenores quedaron plasmados por el historiador y general Alfonso Valle, quien dice que “la costumbre de la Gritería que se armaba al final del rezo aclamando a la Virgen María y el reparto de dulces y refrescos, de gofios, alfajores, bien me sabes, nuéganos y tabletas, chicha, agua de canela, horchata, y como un exceso de lujo y esplendidez, la sabrosa leche terciada”.

En esos gritos de entusiasmo se originó el nombre de la fiesta genuinamente nicaragüense y única en el mundo cristiano: La Gritería.

La Purísima granadina

En Granada, la celebración de la novena a la Virgen María tiene la variante de que no se acostumbra a celebrar en los hogares en forma masiva como en León, sino que cada uno de los barrios más importantes hace un impresionante altar, que es visitado por todos los granadinos el 7 de diciembre, en la Gritería, mientras que los días que dura la novena la concurrencia es casi en su totalidad del mismo barrio.

Los rezos son los mismos que en León y en todas las ciudades del país y la costumbre de los obsequios es idéntica.

Durante prácticamente todo diciembre, las calles de Granada son recorridas por el Atabal, la comparsa de juglares, que canta en cada esquina simpáticas coplas en las que se critica sin discriminación a pobres y ricos, a jóvenes y viejos, tras de lo cual retumban los viejos tambores chorotegas.

La costumbre no se suspendió ni siquiera durante la Guerra Nacional, cuando el Convento de San Francisco había sido ocupado por tropas filibusteras.

En cuanto a Managua, la novena a la Virgen María se celebra en los hogares a la manera leonesa y se tiene un dato totalmente documental de la primera vez que se celebró la Gritería, como consta en la Gaceta Oficial del 8 de diciembre de 1859, que contiene la crónica del día anterior, en que la gente se lanzó llena de alegría a las calles a iniciativa del cura párroco de la capital José Lezcano, quien con su hermano Juan José Lezcano promovieron esa costumbre en la ciudad recientemente elevada a la condición de capital del país.

Los cantos tradicionales

De mar a mar y de frontera a frontera, los cantos a la Virgen María son los mismos que comenzó a entonar el pueblo hace varios siglos, en la época más temprana de la colonia.

Cada ciudad tiene su propio ritual y los Padre Nuestro y Ave María constituyen el rasgo común de la alegre ceremonia.

Hay una oración llamada “Alabado a la Santísima Trinidad”, que es solamente rezado y que debe leerse cada día de la novena y que dice así:

“Bendita y Alabada sea la Sacrosanta Individual Trinidad de Nuestro Gran Dios y Señor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres Personas Distintas y un Solo Dios Verdadero en quien creo, a quien amo y en quien espero el perdón de mis culpas y la salvación de mi alma, por su infinita misericordia. Bendita sea porque crió a Nuestra Señora la Virgen María, exenta, pura y limpia de la culpa original en el primer instante de su ser natural. Amén, Jesús, María y José”.

Son incontables los cantos a la Virgen María que viven en toda su pureza original, todos con una venerable antigüedad, anónimos, conservados en el inolvidable archivo del corazón del pueblo y que han llegado a nosotros frescos, como en los primeros días del regalo que nos hizo el hermano de Santa Teresa y de la soleada mañana en que las aguas del Cocibolca nos trajeron a la Virgen de “el milagro” de la Mar Dulce.

Los poetas cantan a la Virgen

Es muy difícil encontrar un poeta nicaragüense que no se haya inspirado en la devoción a María (que comenzó a conocer desde niño) y no haya contribuido con su inspiración a enriquecer la más pura tradición del pueblo.

Presentamos aquí varios poemas, en los que en diversos estilos, varias generaciones cantaron a quien es la Patrona y Reina de los nicaragüenses:

Gritería

Alfonso Cortés

No hay noche de verbena cual la pura
noche de la Purísima: noche de honda
luz de luna y luz del alma: blonda
noche en que bajó Dios desde la altura.

Noche en que se oye, como de una fronda,
brotar a chorros voces de frescura,
y en que haciendo del alma una aventura,
un amor arcangélico nos ronda.

Yo quiero en esta noche de verbena,
salir como antes con el alma buena
y ver la Virgen repartiendo chicha.

Y cuando torne a casa en horas graves,
en vez de gofios y de bien-me-sabes,
en el salveque encontraré la dicha.

Gritería en Granada

Fernando Silva

“¿Quién causa tanta alegría?
¡La Concepción de María!”
El siete en la gritería
con las calles sembradas
de enramadas
y los altares arreglados
de cortinas
y flores de madroño.
Vienen los estandartes
y las teas encendidas;
las muchachas y sus enamorados,
los grupos que suben a Jalteva
y los que bajan de Cuiscoma,
los gritos, los cohetes y el gentío.

A la Purísima Virgen

Manolo Cuadra

Azúcar de celestes alfajores
emerge de pretéritos substratos.
En lo negro, bengalas de colores,
y en lo fugaz, eterno, tu retrato.

En la vorágine de mi desacato
hubo luz de tus ojos redentores.
Y en vez de un vargas-villa mentecato
corderitos, estrellas y pastores.

En esta noche, lejos de muchachos
escépticos, alegres y borrachos,
me iré en silencio a los alrededores

a recordar… a recordar María,
cuando en una lejana Gritería
canté tu nombre y lo aromé de flores.

La Purísima

Pedro Rafael Gutiérrez

Brillaban las candelas, tu misma luz veía
por entre los madroños, incienso y canto,
una constelación tus ojos, Virgen María
multiplicando estrellas sobre tu manto.

Caramelos y gofios, marquesote y limones
mi niñez florecía por tu amor, peregrina,
cantando El Alabado recordaba otros sones
elevando banderas de papel de la China.

Luego, un milagro de amor, siempre presente:
tu sonrisa sentía como un beso en la frente
con el Credo en la boca o el Ave María.

Purísima ¡Mil cohetes alumbraban la fiesta
y mil ecos derramaba la orquesta
preguntando: ¿¡¡¡Quién causa tanta alegría…!!!?

Nicaragüenses en Costa Rica y El Salvador celebran La Purísima

En los barrios San Luis, Costa Rica, Colonia Maestro Gabriel y Bello Horizonte volvimos a comprobar la masiva asistencia de gente gritando.
Altar en el barrio San Luis, Costa Rica. (archivo)

Los nicaragüenses que viven en Costa Rica celebraron ayer domingo la tradicional “Gritería”, una actividad religiosa en honor a la Virgen de la Purísima Concepción de María, informó el diario costarricense La Nación.

El objetivo de la festividad, que se realizó en las instalaciones de la empresa Transnica, en San José, es que las personas se sientan como en su tierra y ofrezcan un rosario cantado a la Virgen.

“Nuestro propósito es poder hacer que quienes dejaron su país para buscar en Costa Rica mejores oportunidades se sientan ese día como su propio pueblo y además le hereden esa bella tradición a sus hijos nacidos aquí”, expresó Faridi Alfaro, vicepresidenta de Transnica.

La celebración fue animada por una presentación de la Orquesta Sinfónica Infantil de La Carpio, así como música, baile, rifas y animación.

A los asistentes se les entregaron matracas para que acompañaran la clásica a la fiesta religiosa.

La actividad dio inicio a las 3 p.m. y se extendió hasta las 6 p. m., tiempo en el que se escuchó en San José el grito de “¿Quién causa tanta alegría?”, en espera de que todos los presentes respondan en coro: “¡La Concepción de María!”

La conmemoración de “La Purísima” se celebra en toda Nicaragua con altares y “brindis” en casas de particulares y templos católicos.

Celebración en El Salvador
Celebración en El Salvador

Nicaragüenses celebran Purísima en El Salvador

Más de 400 nicaragüenses y también salvadoreños celebraron la tradicional Purísima en la plaza del Museo David Guzmán de San Salvador, organizada por la embajada de Nicaragua en el país vecino. Asistieron también miembros del cuerpo diplomáticos y funcionarios del gobierno salvadoreño.

La Purísima y La Gritería en la historia

Le invitamos a leer un artículo del reconocido periodista nicaragüense, Pedro Rafael Gutiérrez (q.e.p.d.), escrito en 1992, cuando fungía como agregado Cultural y de Prensa de la Embajada de Nicaragua en Costa Rica.

Para ese entonces, el gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro había designado como Embajador al Ing. Alfonso Robelo Callejas, quien se empeñó en rescatar la tradición religiosa y cultural para todos los nicas residentes en suelo tico.

Puede encontrar el artículo en el siguiente vínculo: Las Purísimas y La Gritería.


Fe, cultura y tradición en Gritería de León

griteria_leon_nicaraguaCiudad de León. La tradición se cumplió este 7 de diciembre y como todos los años miles de feligreses católicos salieron a “gritar”, después de que el Obispo de la Diócesis de León, Monseñor Bosco María Vivas y Robelo diera el tradicional: ¿Quién causa tanta alegría?

Y un inmenso coro respondió: ¡La Concepción de María!

Los feligreses llegados de los barrios de la ciudad y de las comunidades y municipios vecinos se desbordaron por la calles de la ciudad para cantar con fervor a la madre de Jesús y recolectar las tradicionales gorras.

Como de costumbre, el Obispo Bosco Vivas hizo la eucaristía y a las seis en punto, lanzó el grito que inició la fiesta mariana.

La ciudad de León, cuna de la Gritería, recibió a visitantes de diez municipios del departamento y aún del vecino Chinandega, Granada, del norte del país e incluso Managua.

Monseñor César Bosco Vivas llamó a los feligreses a salir con devoción, en paz y veneración a la madre del Señor.

En la ciudad universitaria, las familias acostumbran a reunirse para celebrar la fiesta religiosa y para disfrutar de la cultura y el arte. El 8 de diciembre se realizó el tradicional concurso de las gigantonas y el enano cabezón.

La Policía de León desde ha ejecutado a cabo un plan de seguridad ciudadana para garantizar que no se comentan actos delictivos a todos los feligreses, para eso han desplegado más de 400 oficiales. Trinchera de la Noticia / Carlos Jirón (corresponsal).

Imágenes de La Gritería en León cortesía de Wilmor López 

griteria_leon_nicaragua2

griteria_leon_nicaragua3

griteria_leon_nicaragua4

La Purísima se abre paso en Estados Unidos

La Inmaculada Concepción de María es la patrona de los Estados Unidos de América y otros 11 países en el mundo junto a Nicaragua.
La Inmaculada Concepción de María es la patrona de los Estados Unidos de América y otros 11 países en el mundo junto a Nicaragua.

Iowa, Estados Unidos. Con mucho fervor católico miles de nicaragüenses en los Estados Unidos celebraron el pasado domingo a la Purísima Inmaculada Concepción de María, aprovechando que en este país fue fin de semana más de un día de descanso.

Desde San Juan Bosco y el consulado nicaragüense en Miami, hasta Iowa, se sintió y se vivió el grito de “¡¿Quién causa tanta alegría?!”, llevando esta tradición mariana a lugares tan disímiles como los antes mencionados.

En muchas de estas ciudades como Denison, Iowa, se rezó el rosario al que asistió el padre Paul Kelly de la Iglesia Santa Rosa de Lima de la localidad. En este lugar la mayoría de las celebraciones católicas se hicieron a la Virgen de Guadalupe, cuyo día es el 12 de diciembre de cada año; pero la Purísima Concepción de María, que únicamente ha sido celebrada al estilo nicaragüense, está ganando terreno y logrando una mayor participación de los fieles.

Según el padre Kelly la Inmaculada Concepción de María es la patrona de los Estados Unidos de América y otros 11 países en el mundo junto a Nicaragua.

Por si no lo sabías…

Cada 8 de diciembre, se conmemora el día de la Inmaculada Concepción, patrona de España que también es conocida como  “La Purísima” en Nicaragua y venerada como la “Virgen de Caaupé” en Paraguay.

Los papas Sixto IV y Alejandro VII, entre otros, prohibieron las enseñanzas contrarias a la doctrina de la Inmaculada Concepción. Doctrina que fue definitivamente definida como dogma de fe y por tanto revestida de los caracteres de infalibilidad e inmutabilidad el día 8 de diciembre de 1854, en la bula Ineffabilis Deus del papa Pío IX, quedando desde entonces este día como fecha oficial de la fiesta en todas las iglesias católicas.

En Venezuela la devoción a la Inmaculada Concepción hace honor al momento cuando María acepta el destino de ser la madre de Jesús.

Algunas regiones de ese país realizan procesiones en su nombre, junto a la celebración de la misa. Se puede mencionar de manera importante que la cultura está arraigada con la tradición, de que los varones de las familias sean los que carguen la figura de la virgen y la paseen, al mismo tiempo que  se presenta una banda con trompetas, bombos y platillos tocando la canción “Gloria a ti casta Señora” el cual es el himno  de la Virgen de la Chiquinquirá.

Trinchera de la Noticia

Gritería: Barrios de abajo conservan tradición, excepto uno

En la Colonia Morazán hubo muchos altares que se llenaron con grupos cantando a la Purísima.
En la Colonia Morazán hubo muchos altares que se llenaron con grupos cantando a la Purísima.

En un recorrido por los barrios tradicionalistas de Managua, como Monseñor Lezcano, que después del terremoto del 1972 conservó la esencia de la Gritería del 7 de diciembre, comprobamos que esta vez no fue así.

En comparación con otros años, hubo un 30% de altares menos en las calles de este populoso barrio.

En cambio, en la Colonia Morazán hubo muchos altares que se llenaron con grupos cantando a la Purísima. Las casas con las filas más grandes eran porque se corría el rumor acerca de los “buenos paquetes” que daban y que incluían panas y baldes plásticos. El barrio Altagracia igual a todos los años, conservó la tradición por todo lo alto, solo en una cuadra contamos hasta seis purísimas, todas llenas de católicos.

En los barrios Campo Bruce, San José Oriental, El Paraíso hubo asistencia masiva de “gritantes”. En una una Purísima vimos que tenían listos seis toros encohetados que fuero jugados a las doce de la noche.

En los barrios San Luis, Costa Rica, Colonia Maestro Gabriel y Bello Horizonte volvimos a comprobar la masiva asistencia de gente gritando.
En los barrios San Luis, Costa Rica, Colonia Maestro Gabriel y Bello Horizonte volvimos a comprobar la masiva asistencia de gente gritando.

Purísimas de arriba se llevan las palmas

El barrio Larreynaga, había sufrido en los últimos años un “bajón” de Purísimas y gente gritando, pero desde que el sandinismo retornó al poder, la Iglesia La Merced recuperó la masividad de la asistencia.

Desde 2007, el cura párroco Antonio Castro recibe para cada diciembre un furgón con paquetes para la gritería enviados por doña Rosario Murillo. La fila frente a la parroquia le daba vuelta a la manzana esperando ser atendidos.  A las nueve de la noche que pasé con mi familia la fila estaba como que empezaba.

En los barrios San Luis, Costa Rica, Colonia Maestro Gabriel y Bello Horizonte volvimos a comprobar la masiva asistencia de gente gritando. En Bello Horizonte, de la rotonda hacia el sur, a ambos lados del bulevar estuvo repleto de Purísimas.

Cerca de la Iglesia Pío X  había mucha gente y sobre todo un gran despliegue de policías, decían que andaba “un grande” gritando en esa iglesia, otros decían que entregarían paquetes “afa” (alimentos básicos).

Desborde sin igual en la ciudad de Matagalpa

La capital de Matagalpa fue desbordada por miles de habitantes de los barrios y de las comunidades rurales vecinas que llegaron a la ciudad desde tempranas horas del 7 de diciembre para gritar el tradicional “¿Quién causa tanta alegría?”.

A bordo de buses contratados especialmente para el viaje de ida y regreso, la “marejada” de campesinos, familias enteras la mayoría, empezó a llegar desde las primeras horas de la tarde para esperar el primer grito dado por Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la diócesis matagalpina, a las seis de la tarde.

El líder católico oró, desde el atrio de Catedral ante de cientos de fieles, “por todos los agobiados, por todos los que sufren”. Seguidamente dio por iniciada la hermosa jornada mariana que ayer continuó con la celebración de las misas y primera comuniones.

Muchas “griterías” abrieron minutos antes sus puertas ante las pacientes y largas filas de devotos, formadas poco después de mediodía como la doña Carmen Blandón, frente al parque central de la ciudad, que a las cinco de la tarde ya tenía dos largas cuadras, o la de doña Claudia Zeledón de Álvarez, en el barrio El Progreso, con una extensión similar.

Trinchera de la Noticia

¿Quién causa tanta alegría?

Imagen de la Purísima Concepción de María
Imagen de la Purísima Concepción de María

En víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción, patrona oficial de Nicaragua, deseo compartir con Uds. mi homenaje a la Madre de Jesús Nuestro Señor. Se trata de una pequeña muestra de “Poemas a la Virgen María” que forma parte de mi poemario aún inédito (“Más allá de la palabra…”), que espero poder publicar pronto con el favor de Dios antes de mi próximo aniversario.

Hoy celebramos los nicaragüenses la tradicional fiesta de la Gritería, única en el mundo cristiano, que refleja el carácter mariano de esta nación. Al grito de “¿Quién causa tanta alegría?” el pueblo responde con entusiasmo “¡La Concepción de María!”.

¡Feliz día de la Gritería!

Silvio Avilez Gallo

 

ROSA MÍSTICA

POEMAS A LA VIRGEN  MARÍA

Santiago de Chile, 2002

María es la criatura más perfecta de la creación, la obra maestra de Dios.  Desde antes de los siglos ya estaba presente en los designios del Señor para que en la plenitud de los tiempos, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad se encarnara en el vientre purísimo de la doncella de Israel.

María ha sido cantada en todos los idiomas y en todas las épocas.  Su nombre es sinónimo de dulzura, amor, misericordia, solicitud, abnegación, pureza, bondad, sacrificio.  Pero por sobre todo, es sinónimo de Madre, Madre del género humano por legado del propio Jesús, quien en el árbol de la cruz, al momento de consumarse la redención del hombre, quiso heredarnos el tesoro más preciado para que no quedáramos huérfanos.  Esta criatura excepcional es nuestra esperanza.

A ella están dedicados estos versos, que conforman una rosaleda de amor, un amor sencillo, tierno, humilde, filial.

Santiago de Chile, 2002

 

FIAT MIHI

Al P. Patricio Ilabaca

De las profundidades sin fin del universo

desde antes de los tiempos, mucho antes de la historia,

nimbada de pureza, de azul de cielo intenso,

te reservó el Señor para exaltar tu gloria.

 

Fuiste desde el comienzo esperanza y victoria:

del náufrago la rada, puerto seguro y terso,

portal del caminante, derrota del perverso,

del humilde la sierva, del triste la euforia.

 

En el cofre de luces que tiene el Padre Eterno

donde guarda recuerdos, tesoros y verdades

junto a la profecía y el nombre de Isaías

 

figura destacado con trazo sempiterno

el día en que dispuso desterrar las saudades

y aceptaste, María, ser Madre del Mesías

Santiago, 08/09/2001

 

LA ANUNCIACIÓN

El ángel de la Luz

entregó el mensaje

y Ella,

llena del Espíritu Santo,

asintió bajando la mirada.

Y en su vientre virginal,

en ese mismo instante,

floreció el misterio

que nos dio el Fruto bendito.

 Managua, 1997

 

¡ALÉGRATE!

A mi hijo Yvo Eduardo

 ¡Alégrate, llena de gracia!

porque la luz resplandeció en ti

e iluminó tu vientre virginal

con los primeros destellos del alba

que nimbó tu concepción

desde antes de los siglos.

¡Alégrate! porque eres nuestro gozo

y encarnas nuestra esperanza,

porque tu “sí” hizo florecer de nuevo el Edén

y desterró para siempre la tristeza del exilio.

¡Alégrate! porque encontraste gracia

ante los ojos del Señor, hija de Sion,

Estrella de David y Júbilo de Jerusalén.

“¡Grita de contento y alegría,

porque grande es en medio de ti

el Santo de Israel!”

Managua, 1997

 

MARÍA DE NICARAGUA

A Nuestra Señora de Fátima

 V irgen del amor hermoso,

I ntercesora y auxilio de los cristianos,

R eina de la paz, Señora de Nicaragua,

G enera en nosotros la unión con Cristo

E n el amor del Padre y el Espíritu.

N uestra tierra te venera

D el Pacífico al Atlántico,

E strella del mar, Embajadora celeste,

F uente inagotable de pureza,

A rdiente llama que a todos nos abrasa.

T en piedad de nuestra Patria,

I mplora del Señor misericordia,

Madre de todos los creyentes,

A hora y en nuestra hora postrera.

Managua, 1998

(En la visita de la imagen peregrina a Nicaragua)

 

AVE MARÍA

A mi hija María Gabriela,

                         Ave María, llena de gracia,

                        salve Señora, joven doncella,

                        salve brillante lluvia de estrellas

                        salve refugio en la desgracia.

 

                        Ave María, fiel mediadora,

                        puerta dorada, celeste calle,

                        rosa fragante, lirio del valle,

                        Santa María, intercesora.

 

Salve abogada del que ha caído,

regazo tibio, ferviente flama,

puerto seguro de quien te llama,

rada y amparo del desvalido.

Salve corona del Dios viviente,

Hija del Padre, Madre del Hijo,

ara y soporte del Crucifijo,

rocío y aura, amor ardiente.

Salve azucena, luz trinitaria,

del Santo Espíritu dilecta esposa,

Virgen y Madre maravillosa.

salve Señora de Candelaria.

¡Salve María, flor nacarada!

Trono de eterna sabiduría,

causa primera de la alegría,

¡Salve gloriosa Inmaculada!

 Santiago, 08/09/2000

 

(En la Natividad de la Virgen)

 

¡ASSUMPTA ES!

A mi hijo Alfredo Arturo

María se durmió plácidamente

como lirio que se inclina

después de haber entregado su perfume,

y un cortejo de ángeles

bajó a la tierra

para llevarse a su Reina

en una carroza de nubes.

 No podía la carne virginal de María

corromperse en la hondura del sepulcro,

ni el Arca de la Alianza

naufragar en las profundidades del océano,

o la Puerta del Cielo

cerrarse para la Madre de Dios,

como tampoco la Estrella de la Mañana

dejar de fulgir en las alturas.

 

El Templo del Espíritu Santo

que había albergado en sus entrañas

al Mesías, al Verbo Encarnado,

debía resplandecer de nuevo

en la Jerusalén celeste

al lado del Cordero.

 

María, la llena de gracia,

envuelta en un velo de luz,

fue llevada al cielo

dejando tras si una estela

de nardos y jazmines

en su viaje triunfal al paraíso.

¡Assumpta es, María!

¡Qué alegría! ¡Aleluya!

Santiago, 15/08/1999

 

LA DIADEMA DEL ALTÍSIMO

A mi hijo Silvio Xavier

Mientras el universo, en sus albores,

A ferrado aún a las tinieblas

R etorcíase en elipses siderales con

Ígneas contracciones de parto,

Allá, en el reino de la luz,

 

Irradiaba belleza desde siempre

Nimbada de primores celestiales

María, la doncella de Israel,

Anunciada por profetas desde antaño,

C oncebida desde antes de los siglos,

Única entre todas las criaturas,

Lirio de pureza virginal,

Ánfora del Verbo encarnecido,

D iadema en la frente del Altísimo,

A urora del nuevo amanecer.

Managua, 1997

 

TEMPLO Y SANTUARIO

A Christian Howard Turcios

Refugio del Dios vivo, su sagrario,

portal que se transforma en luz y aurora,

adviento que precede nuestra hora,

centella y resplandor, templo y santuario,

umbral de lo divino, fiel sudario

del alma del creyente que le implora,

corriente que conduce nuestra prora

al puerto donde aguarda el relicario:

un trozo salpicado del madero

con sangre derramada del Cordero

por obra del amor de nuestro Padre.

Dintel de la mansión del paraíso,

regalo singular que Dios nos hizo,

¡María es ante todo nuestra Madre!

Santiago, 1999

(En el día de su Alianza con la Mater)

 

SARMIENTO DE CRISTO

Al P. Horacio Rivas

María nos conduce hasta la hondura

de un Cristo que revive en este mundo

el éxtasis, el fuego, lo profundo

de un Padre cuyo amor es de locura.

 

María nos revela con dulzura

al Hijo del Espíritu fecundo,

al Dios que se transforma en un segundo

en vino y en manjar, en levadura.

 

La  Mater es sendero, fuente pura,

crisol que santifica el pensamiento,

es miel que dulcifica la amargura,

 

refugio del dolor, del sufrimiento.

María, como faro de ternura,

es ánfora de Cristo, su sarmiento.

Santiago, 1999

 

ROSA MÍSTICA

A mi esposa, María Auxiliadora

El ánfora celeste desbordó de rocío

y el lirio de la aurora se perfumó de blanco.

El verde de los campos deslumbró y el encanto

se apoderó del tiempo como en un desafío.

 

La corona de estrellas te circundó la frente

y un himno de querubes adormeció el momento

en que todo de azul vestido el firmamento

quiso ser de tu cuerpo el manto refulgente.

 

Esclava fuiste, sí. Mas libre fuiste siempre

del cautiverio infame de la mancha primera.

No pudo la serpiente trastornar el arpegio

 

del canto del arcángel, cuando desde tu vientre

floreció para el mundo toda la primavera.

Y Madre nuestra fuiste, ¡oh sin par privilegio!

Santiago, 2002