Archivo de la etiqueta: Eduardo Li

Suiza autoriza extradición de Julio Rocha a Estados Unidos

Julio Rocha
Julio Rocha

Suiza autorizó este jueves la extradición a Estados Unidos del nicaragüense Julio Rocha, uno de los siete altos cargos de la FIFA detenidos a finales de mayo en Zúrich a petición estadounidense, publicó en un comunicado la Oficina Federal de Justicia.

Julio Rocha, expresidente de la Federación de Fútbol de Nicaragua (FENIFUT), tiene un plazo de 30 días para recurrir esta sentencia de extradición.

Rocha, de 64 años, fue arrestado el 27 de mayo junto con otros seis funcionarios de la FIFA a petición de la justicia estadounidense. Es sospechoso de haber pedido y recibido sobornos por valor de 150.000 dólares de una empresa de comercialización deportiva estadounidense con ocasión de los partidos clasificatorios de la FENIFUT para la Copa del Mundo de 2018.

Según la justicia suiza, “parece que los actos en cuestión fueron cometidos en los Estados Unidos y en Nicaragua”.

De las siete personas detenidas en Zúrich a finales de mayo, Jeffrey Webb, de las Islas Caimán y exvicepresidente FIFA, aceptó su extradición a Estados Unidos en julio.

Desde septiembre, Suiza autorizó la extradición a Estados Unidos de otros cuatro detenidos: Rafael Esquivel, expresidente de la Federación Venezolana y miembro ejecutivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL); el uruguayo Eugenio Figueredo, exvicepresidente de la CONMEBOL y la FIFA; Eduardo Li, expresidente de la Federación de Costa Rica, y el británico Costas Takkas, adjunto a la presidencia de la CONCACAF (Confederación de fútbol de América del Norte, Central y Caribe). El Nuevo Diario.

Gobierno sigue en silencio sobre el caso de Julio Rocha

Julio Rocha
Julio Rocha

Mientras el gobierno de Nicaragua guarda silencio con el caso de Julio Rocha, las autoridades de la Federación de Fútbol de Nicaragua han “desaparecido”. La situación de Rocha es desconocida pese a que algunos de sus actuales compañeros de celda han intentado varias maniobras para salir del “corral” en que están.

Una estrategia de defensa que ha arrojado pocos resultados positivos es la de Rafael Esquivel, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol. “Los abogados de Esquivel intentarán que no proceda la extradición. Si ello falla, hay una serie de recursos para alargar su permanencia en Suiza”, había revelado Laureano González, quien lo representa interinamente en el cargo.

Pero el tiempo para ambas opciones no solo parece haberse agotado, sino que en Caracas, entretanto, el Ministerio Público solicitó a la Fiscalía congelar las cuentas y los bienes de Esquivel por presunta legitimación de capitales. Venezuela es uno de los seis países latinoamericanos que por iniciativa propia, tras conocerse las detenciones de sus funcionarios del fútbol, abrieron investigaciones al respecto.

Nicaragua no hace parte de ese grupo pese a que el expresidente de su federación, Julio Rocha, también ha sido inculpado por corrupción por la Justicia de Estados Unidos, país que cuenta con la extradición de los funcionarios del fútbol latinoamericano el convenio bilateral vigente con Suiza lo garantiza, se comenta en Zúrich.

Se les acaba el tiempo

El tiempo se agota para los funcionarios del fútbol latinoamericano detenidos en Suiza, quienes cada vez están más cerca de una celda en Estados Unidos pese a los esfuerzos hechos para evitar su extradición.

La primera acción legal de los siete la miembros de la CONCACAF y la CONMEBOL detenidos en Zúrich antes del congreso de la FIFA fue oponerse a ser entregados de forma inmediata a las autoridades de los Estados Unidos.

Jeffrey Webb, presidente de la CONCACAF (Trinidad y Tobago); Eduardo Li (Costa Rica), Julio Rocha (Nicaragua), Costas Takkas (Islas Caimán), Eugenio Figueredo, expresidente de la CONMEBOL (Uruguay), Rafael Esquivel (Venezuela) y José María Marín (Brasil), se negaron a someterse voluntariamente a la Justicia estadounidense, que les imputa cargos de corrupción, sobornos y lavado de dinero a través del fútbol.

La gestión de su defensa, sin embargo, no ha conseguido hasta ahora que los recursos interpuestos sirvan para evadir la prevista entrega a los Estados Unidos. Los argumentos presentados por los funcionarios del fútbol latinoamericano no han convencido en Suiza, y por ello en Estados Unidos se están preparando para hacer efectivo el procedimiento de extradición, que se llevará a cabo -a más tardar- en la última semana de julio si las máximas instancias judiciales suizas no le imponen un veto.

Trinchera de la Noticia

“Wire fraud” y el caso del señor Eduardo Li

Lic. Fernando Berrocal Soto
Lic. Fernando Berrocal Soto

Por el Lic. Fernando Berrocal Soto / Abogado, periodista y ex ministro de Seguridad Pública de Costa Rica

Con el debido respeto a algunos colegas abogados que han hablado sin dominar la  materia del Derecho Internacional (distinto al Derecho Penal) y, sobre todo, sin el  debido conocimiento sobre los procedimientos policiales a nivel mundial, me  permito decir lo siguiente, en términos estrictamente procesales y de Derecho Internacional, sin dar opinión  alguna sobre el fondo sustantivo de las acciones del Señor Li, a quien no conozco personalmente  y con quien nunca he cruzado una palabra.

Mi opinión  objetiva y profesional es la siguiente:

1.- El  “wire fraud”, cuya traducción al español sería “fraude electrónico” es una de las  figuras penales de la legislación federal de los Estados Unidos, incorporada a todos  los Convenios Internacionales que ese país tiene con otros países del mundo, en materia  policial. Sobre todo forma parte de los delitos perseguidos internacionalmente por la  INTERPOL, cuya sede central está en Lyon, Francia.

2.- Ese fraude consiste en la utilización ilícita o presumiblemente delictiva, de sistemas  electrónicos dentro de los Estados Unidos (como es el traslado de fondos por medio de  bancos estadounidenses), para cometer o consumar un delito. Esa es la figura y, por esa  vía, el Departamento de Justicia y el FBI, han realizado algunas de sus más importantes  investigaciones en casos de lavado de dinero. El delito es el traslado de  esos fondos, supuestamente ilícitos, utilizando bancos estadounidenses.

3.-El fundamento de este delito que es federal, es el Acta Rico ( Racketeer Influence and Corrup Organizations Act). Dicha legislación es una de las más fuertes y severas de los Estados Unidos y establece penas de prisión hasta de más de 20 años. En razón de que el delito es federal, el caso ha sido atendido personalmente por la Secretaria de Justicia. Es oportuno señalar que el Derecho Penal anglo-sajón es totalmente distinto al europeo continental y al de América Latina (Costa Rica).

4.- El Convenio entre los Estados Unidos y Suiza, contempla esta figura, como es  el caso con la inmensa mayoría de los países con los que Washington tiene relaciones diplomáticas. En el caso de Suiza, en particular, el Convenio entre ambos países es muy  claro, por cuanto Suiza es un centro financiero de nivel mundial y muchos dineros oscuros,

provenientes de todo el mundo, se han escondido en bancos de ese país. Eso cambió  radicalmente desde hace bastantes años y los dineros que entran o salen de Suiza, son  escrupulosamente analizados y vigilados. Igual sucede en la actualidad con países como Panamá.

5.- Posiblemente la razón por la que no han sido detenidos federativos de Africa y Asia asociados a la FIFA,  es porque, si esas prácticas de dieron en esos país, los dineros presumiblemente ilegítimos no pasaron o fueron girados a través de bancos estadounidenses, sino por medio de bancos en Hong Kong y Singapur. Por esa razón no hay jurisdicción norteamericana.

6.- En el caso del Señor Lí y de los otros detenidos, NO hay ningún procedimiento de extradición, como han dicho varios colegas  en la televisión y la radio. Lo que hay es un procedimiento estrictamente policial de traslado de los  presumiblemente delincuentes, al territorio de los Estados Unidos, para ser sometidos a Tribunales de Justicia en ese país. En ese procedimiento, aunque el Señor Li sea costarricense,  nuestro país no tiene absolutamente nada que hacer, ni ante Suiza ni ante los Estados Unidos. Tampoco los países de los otros detenidos. Sorprende, en este sentido,  la ignorancia jurídica de nuestra Cancillería.

7.- Posiblemente o seguramente, aunque lo desconozco como un hecho real, la orden de captura del Señor Li se dio con participación de INTERPOL y el caso haya generado una alerta roja. En todo caso, tanto el FBI como la Policía Suiza, se cubrió con una alerta roja paralela a la detención en Ginebra del Señor Li y de los otros imputados. Dichos señores, serán trasladados a los Estados Unidos,  en los próximos días. La audiencia ante un Juez Suizo es únicamente una formalidad. Ningún abogado suizo o costarricense, podrá obtener la extradición a nuestro país. En el caso que se alegue enfermedad, eso deberá resolverlo el Tribunal de Justicia de los Estados Unidos.

8.-En síntesis:

A) El posible delito se dio en los Estados Unidos, al utilizar la red inalámbrica de traslado de fondos por medio de bancos norteamericanos.

B) Los Estados Unidos tienen jurisdicción  sobre el caso.

C) La detención y la jurisdicción está garantizada por un Convenio Internacional entre  los Estados Unidos y Suiza.

D) Costa Rica no tiene absolutamente nada que hacer en el caso, como  han dicho algunos abogados penalistas.

E) Los Tratados Internacionales tienen fuerza superior a las leyes  nacionales y, en consecuencia, las autoridades policiales suizas están totalmente cubiertas.

F) Si no  hubiera detenido al Señor Li la Policía Suiza, que lo hizo con toda delicadeza y al estilo Suizo, lo  habría detenido la INTERPOL en otro aeropuerto.

G) También en este último y supuesto caso, lo habrían enviado a los Estados Unidos.

9.- Nada de lo anterior quiere decir que al Señor Li no lo proteja el principio universal de inocencia, pero eso tendrá que demostrarlo en un Tribunal de Justicia en los Estados Unidos, adonde  inevitablemente será trasladado en los próximos días. La Embajada de Costa Rica en Suiza, de lo

único que podrá encargarse es de proteger su integridad (la que está protegida por las autoridades suizas) o suministrarle libros y medicinas o, bajo ciertos supuestos, obtener una cita para que sus familiares lo visiten. Por supuesto que un abogado suizo puede facilitar las cosas al Señor Li, pero este abogado no podrá lograr que lo suelten o que lo extraditen a Costa Rica. Lo acompañará al  avión en donde lo trasladarán a los Estados Unidos y nada más.

10.- Finalmente, el FBI es la mejor policía del mundo. Si aportaron documentación al Departamento de  Justicia sobre el caso de la FIFA, en el que tenían varios años de investigación invertidos, es porque existe prueba dura y fuerte contra todos los implicados. El Departamento de Justicia no se la va a jugar de otra forma, ni va a montar un escándalo noticioso mundial, sin estar completamente cubierto. Lamentablemente esto es así.  Me parece que estamos ante la punta de un iceberg y que todavía no conocemos la totalidad de los hechos y de la situación a la que se enfrentará la FIFA y su dirigencias, en los próximos meses. Sobre todo porque algunos de los supuestamente implicados, están colaborando y dando información a las autoridades de los Estados Unidos. Ese procedimiento es perfectamente legítimo en ese país y facilita una negociación para la anulación de la acusación o la reducción de la eventual sentencia. Así son las cosas en el sistema estadounidense y no de otra forma. Su sistema penal es muy distinto al de Costa Rica.

Arrestan en Suiza a dirigentes de FIFA por corrupción

Las capturas se hicieron en Suiza, a petición de las autoridades de EE.UU., sólo dos días antes de que Joseph Blatter busque su quinto mandato.
Las capturas se hicieron en Suiza, a petición de las autoridades de EE.UU., sólo dos días antes de que Joseph Blatter busque su quinto mandato.

Nueve funcionarios de la FIFA y cinco ejecutivos corporativos fueron acusados este miércoles de corrupción y “organización mafiosa” en una corte federal de Brooklyn, en Nueva York.

La acusación incluye 27 cargos entre los que se cuenta fraude, estafa y lavado de dinero, entre otros delitos, en conexión con la supuesta participación de los acusados en una trama que se extendió durante 24 años, desde el principio de la década de los 90 hasta la fecha.

Siete de los acusados fueron detenidos en Zúrich por las autoridades suizas a pedido de Estados Unidos. Los funcionarios habían llegado a Suiza para participar en la elección del presidente de la FIFA dentro de dos días, en la cual el actual presidente del organismo rector del fútbol mundial, Joseph Blatter, busca su quinto mandato.

Los capturados fueron los vicepresidentes de FIFA, Jeffrey Web (Islas Caimán) y el uruguayo Eugenio Figueredo; el costarricense Eduardo Li; el nicaragüense Julio Rocha; Costas Takkas, un asesor del presidente de la Confederación del Norte, Caribe y Centroamérica (CONCACAF); el presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel; y el brasileño, José María Marín.

Los cargos fueron anunciados por la Fiscal General estadounidense, Loretta E. Lynch y el director del FBI, James B. Comey, entre otros funcionarios.

“La acusación indica que la corrupción es rampante, sistemática y enraizada tanto en el exterior como aquí en Estados Unidos”, dijo Lynch.

“Abarca al menos dos generaciones de funcionarios de FIFA quienes, presuntamente, han abusado de sus posiciones de confianza para adquirir millones de dólares en sobornos y pagos bajo la mesa”, agregó.

También fueron abiertas en la corte la aceptación de culpabilidad de otros cuatro individuos y dos ejecutivos, incluyendo la de Charles Blazer, exrepresentante de Estados Unidos ante el Comité Ejecutivo de la FIFA y ex presidente de la CONCACAF durante muchos años.

Blazer aceptó haber recibido millones de dólares en comisiones por mercadeo y no pagar impuestos. Ha sido un testigo del FBI desde que dejo la FIFA en 2013.

Entre los acusados también hay ejecutivos de firmas de marketing deportivo quienes presuntamente pagaron o acordaron pagar más de $150 millones de dólares en sobornos para obtener lucrativos derechos de transmisiones y comercialización en los torneos internacionales de fútbol.

La Oficina Federal de Justicia (OFJ) de Suiza también sospecha que hubo irregularidades en la designación de los países sedes de la Copa Mundial FIFA 2018 y 2022, que fueron otorgadas a Rusia y Qatar respectivamente.

De hecho, el caso  se deriva de la derrota de la candidatura de Estados Unidos para el mundial de 2022 y el posterior rompimiento de relaciones entre Warner y Blazer, entonces presidente y gerente de CONCACAF, lo que llevó a una investigación del IRS.

Blatter, a menudo señalado como sospechoso de corrupción, no es incluido entre los acusados.

En un comunicado colgado en su página web, la FIFA dice estar complacida “de ver que la investigación está siendo realizada de manera expedita para el bien del fútbol y creemos que ayudará a reforzar las medidas que FIFA ya tiene en efecto”.

Los acusados en el caso FIFA

Jeffrey Web: Actual vicepresidente de la FIFA y miembro del comité ejecutivo, presidente de CONCACAF, miembro del comité ejecutivo de la Unión Caribeña de Fútbol y presidente de la Federación de las islas Caimán.

Eduardo Li: miembro electo del comité ejecutivo de FIFA, miembro ejecutivo de CONCACAF y presidente de la Federación Costarricense de Fútbol.

Julio Rocha: Actual oficial de desarrollo de FIFA. Expresidente de la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF) y presidente de la Federación Nicaragüense de Fútbol.

Costas Takkas: Actual asistente al presidente de CONCACAF, ex secretario general de la CIFA.

Jack Warner: Ex vicepresidente de FIFA y miembro del comité ejecutivo, presidente de CONCACAF, presidente de la CFU y asesor especial de la Federación de Fútbol de Trinidad y Tobago.

Eugenio Figueredo: Actual vicepresidente de FIFA y miembro de su comité ejecutivo. Expresidente de CONMEBOL y presidente de la Federación Uruguaya de Fútbol.

Rafael Esquivel: Actual miembro del comité ejecutivo de CONMEBOL y presidente de la Federación Venezolana de Fútbol.

José María Marín: Actual miembro del comité organizar de la FIFA para los torneos de fútbol olímpicos. Expresidente de la Federación Brasileña de Fútbol.

Nicolás Leoz: Ex miembro del comité ejecutivo de FIFA y presidente de CONMEBOL.

Otros cuatro acusados son:

Alejandro Burzaco: principal ejecutivo de Torneos y Competencias S.A., una empresa de marketing basada en Argentina.

Aaron Davidson: Presidente de Traffic Sports USA Inc. (Traffic USA).

Hugo y Mariano Jinkis: Principales ejecutivos de Full Play Group S.A., empresa de marketing deportivo basada en Argentina.

Voz de América