Archivo de la etiqueta: aduanas

Cómo introducir de manera segura tu vehículo y otros bienes

San Juan del Sur, Rivas. / Imagen de “Nicaragua Hoy”

Por Melissa Villalobos

Como en la mayor parte de las acciones humanas, hay muchas ventajas y desventajas a la hora de ingresar bienes al país. Claro está, muchos de nosotros no tenemos otra alternativa y para hacer este tipo de trámite es necesario informarse bien y tener al día toda la documentación necesaria, para que su trámite sea una experiencia placentera y no algo que nos deje mal sabor y frustración.

Este artículo pretende dar una idea clara de lo que necesita para importar bienes y autos a Nicaragua, consejos útiles, precauciones que hay que tomar y ejemplos detallados de cuánto podrías gastar.

A la hora de enviar sus pertenecías usted cuenta con dos opciones: hacer usted mismo los trámites y el papeleo en el país de procedencia o contratar un intermediario para que se lo facilite. Hacerlo nosotros mismos, aunque no es tarea imposible, también no es opción para muchos, ya sea debido al trabajo, diferencia de idioma o falta de información, el trámite puede volverse engorroso. Hacerlo con un intermediario nos puede facilitar el trabajo, pero hay que tener mucho cuidado a la hora de seleccionar esta persona que estará a cargo de sus cosas valiosas.

Un intermediario conoce el mercado, está acostumbrado a operaciones similares, le podrá asesorar de una manera correcta y a su medida; un intermediario tiene conocimiento del país, su cultura y su lengua, lo cual le ayudará a ahorrar tiempo, muchos obstáculos que se puedan presentar en el camino. y, además, es cómodo y sencillo. Usted podrá enfocarse en el resultado final mientras él se ocupa de los detalles.

Por otra parte, existen riesgos al hacerlo de esta manera; no solo usted depende completamente de un extraño para cuidar sus pertenencias pues también hay un alto factor de riesgo de estafa. Tiene que ser muy selectivo la hora de elegir a alguien y debe prestar especial atención a sus movimientos para corroborar que todo se realice de una manera legal y ordenada.

Hoy en día hay muchas formas de envíos rápidos y que se adecuan más a nuestras necesidades, como, por ejemplo:

Aéreo:  el trasporte aéreo tiene muchas ventajas.

  • El trasporte aéreo es el sistema más rápido que existe en la actualidad
  • Minimiza el riesgo de daños a su mercancía ya que este el sistema de envío con más bajo  índice de siniestros.
  • Tramitación de la documentación ágil y rápida
  • Los sistemas tecnológicos de seguimiento permiten tener acceso a sus pertenecías en todo momento
  • El coste es menor al tener menos necesidad de almacenamiento.

Marítimo:

  • Este sistema es el más utilizado por los usuarios a nivel mundial, especialmente para el envío de autos ya que tienen sistemas como (roll-roll) en donde su auto es conducido hacia adentro, igual que a la hora de desembarque, haciendo esto la manera más segura de trasporte.
  •   Muchas personas combinan estos dos sistemas de envío para hacerlo más económico.

Siempre asegúrese de saber las regulaciones de cada país al hacer envíos de artículos personales. Muchos productos o alimentos no son permitidos por las regulaciones nicaragüenses y también podrían poner en riesgo sus pertenecías y a la misma tripulación.

Existen 5 puertos importantes en Nicaragua:

  1. Puerto Corinto. Es el principal puerto del país por él se moviliza la mayor parte de carga, tanto de exportación como de importación.  Se ubica en la costa del Pacifico del país, en el departamento de Chinandega, en la desembocadura del estero El Realejo. Con la mayor ventaja geográfica, como punto apropiado para la realización del transbordo de mercadería marítima, está protegido de forma natural del oleaje por islas.
  2. Puerto Cabezas.  Está ubicado en Bilwí, con bodegas de almacenamiento bajo techo, capacidad de almacenamiento de 1, 500 toneladas metricas de carga, construidas en zinc y perlines.

Ejemplo de las tarifias en Puerto Cabezas:

Tarifas portuarias (Puerto Cabezas)

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Puerto Sandino. Construido en 1955 en la costa del Pacifico del país,en el departamento de León, a 70 km de la capital.
  2. Bluff / Bluefields. En la costa Caribe del país, en la desembocadura del río Escondido a 382 Kms. de la capital.
  3. Puerto de San Juan del Sur. Bahía del mismo nombre, Pacífico Sur del país, a 140 km de la cuidad de Managua.

A la hora de ingresar un auto al país debe tener en cuenta los siguientes requisitos:

  1. Declaración aduanera
  2. Factura comercial o Título de propiedad en su caso
  3. Conocimiento de embarque
  4. Declaración de valor
  5. Solvencia Fiscal
  6. Minuta bancaria por el pago de los gravámenes de importación
  7. Exoneración de gravámenes (en su caso)

El costo para enviar un vehículo al país tiene un impuesto de valor agregado (IVA) de un 15%. Un ejemplo:

Tipo de Vehículo:

Tipo Familiar, Turismo y los de Carreras.

Descripción:

Gasolina

Cilindrada:

2,601 a 3,000 cm3

Tracción:

Tracción en las cuatro ruedas

Procedencia:

Estados Unidos

Año:

1999

Precio:

8.000,00

Impuestos aproximados a pagar en dólares=* USD$ 4.369,57

Nicaragua le facilita esta y otra información en la página del gobierno,  http://www.tramitesnicaragua.gob.ni

Es importante mantener la limpieza, ya sea en su auto o contenedor de bienes personales, para evitar una cuarentena o plaga de insectos y roedores, mantener con nosotros papeles importantes que sean difíciles de reemplazar y no trasportar armas, sustancias toxicas que pongas en riesgo las personas y el buen manejo de sus pertenencias.

Informarse bien sobre las leyes de cada país, sistemas de envíos adecuadas para nosotros es de mucha importancia, así evitara un fraude y hará que su experiencia sea serena.

En líneas generales le hemos presentado algunas alternativas e información sobre los trámites que debe realizar, pero recuerde que lo mejor es buscar la asesoría de empresas reconocidas en el mercado y con suficiente experiencia en la actividad. Esto le evitará muchas contrariedades, pérdida de tiempo y sobre todo, ser víctima de estafas o de negligencia. Buena suerte y bienvenido a Nicaragua.

Nicaragua se queda fuera de unión aduanera

furgones_aduanasSan Salvador. Los ministros de Economía de El Salvador, Guatemala y Honduras firmaron un memorando de entendimiento para la integración de puestos fronterizos integrados-periféricos de cabecera única, a fin de que operen en una misma instalación física.

Los ministros Tharsis Salomón López, de El Salvador; Jorge Méndez Herbruger, de Guatemala; y Alden Rivera Montes, de Honduras, acordaron coordinar esfuerzos para la creación de puestos fronterizos integrados-periféricos de cabecera única en El Amatillo, entre El Salvador y Honduras, y La Hachadura-Pedro de Alvarado, entre El Salvador y Guatemala.

Ambos puestos fronterizos están definidos como periféricos dentro del proceso de unión aduanera entre Guatemala y Honduras.

También dieron instrucciones a los viceministros para que, con el apoyo técnico de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), acompañen el proceso de ajustes legales y arreglos institucionales para la implementación de los modelos de puestos fronterizos definidos en el numeral 1 del mencionado memorando de entendimiento, teniendo en cuenta los estudios de factibilidad. Trinchera de la Noticia.

Nicaragua vive bajo la “Dictadura del Siglo XXI”

el_pulso_de_la_semanaPor Edmundo Jarquín

¿Crear el problema para solucionarlo?

En más de una ocasión he argumentado que Ortega es un maestro en crear problemas, para luego aparecer solucionándolos. O como que hace que los soluciona, porque la verdad, a la larga, esos problemas se agravan.

Es una estrategia que le ha generado grandes réditos. En la oposición bloqueaba o se oponía a iniciativas del gobierno de turno -independientemente del mayor, menor o ningún mérito de la iniciativa en cuestión- para luego negociar, siempre por algo a cambio, la solución al problema derivado de su bloqueo u oposición. Basta recordar las huelgas y tranques. La oposición o el bloqueo iniciativas gubernamentales es, sin duda, parte de la política democrática, pero cuando la misma se ejerce independientemente del costo que representa para el país, y solamente para ganar cuotas de poder, la naturaleza democrática de ese tipo de oposición se desvirtúa.

Fue el caso, para solamente citar un ejemplo, cuando Ortega y Alemán se coludieron durante el gobierno de Bolaños para bloquear cualquier iniciativa de solución de la crisis energética y los apagones -incluso la renta de emergencia de una planta térmica flotante, que hubiera aliviado parte de la crisis- para después desde el gobierno hacer lo mismo que había bloqueado, rentando al Estado a mayor precio las plantas térmicas Hugo Chávez. Pero el daño al país ya estaba hecho.

El tema resulta pertinente porque en los últimos días volvió a ser noticia que en la Dirección General de Ingresos (DGI) y en la Dirección General de Aduanas (DGA), no se acatan sentencias de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y resoluciones del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo (TATA), con grave perjuicio de comerciantes y empresas a quienes se les retiene por demasiado tiempo la mercancía o el reintegro de fianzas, que devueltas con mucho tiempo de retraso, han perdido el valor original.

Asumamos, por un momento, que la CSJ y el TATA son capaces de ejercer independencia de la voluntad de Ortega en estos temas de apariencia no política. ¿Se le ocurre a alguien que los Directores de la DGI y de la DGA podrían desafiar esas sentencias judiciales y resoluciones administrativas sin la autorización de Ortega, o sin que al menos crean que están actuando de conformidad con los intereses políticos del orteguismo? ¡Jamás!

Se anuncia, y desde luego que con el régimen actual no hay otra manera de enfrentar el tema, que el caso se llevará a las instancias de coordinación y consenso que con el gobierno tienen los organismos gremiales del sector privado. Insisto, con el régimen actual no hay otra manera de “solucionar” el problema, pero eso es precisamente lo que Ortega quiere: que aparezca como resultado de su “buena voluntad” la solución de un problema que él ha creado. En un Estado de Derecho Democrático la solución estaría en la ley, y no en quien la viola.

El tema es obviamente político y si por tanto abandonamos el supuesto de que se trata de materias que no son políticas, surgen otras interrogantes. Por ejemplo, ¿en la DGI se trata por igual a los comerciantes y empresas orteguistas, que aquellas que no lo son, aunque tampoco -¡Dios me guarde!- sean opositoras? Y en la DGA, si alguien tiene un buen “conecte” orteguista, ¿le atrasan la mercancía o le objetan el valor de la misma? Seguramente la respuesta a ambas interrogantes es no.

Al principio de este artículo señalé que, en el fondo, Ortega no soluciona los problemas que crea, sino que luce como que los soluciona, porque detrás de cada una de estas decisiones que otorga como favor, queda un doble costo: uno, el costo de dignidad de quienes tienen que solicitar como favor lo que es su derecho; dos, un daño económico enorme para el país porque al final del calvario que comerciantes y empresas viven en la DGI y la DGA hay mayores costos, por el chineo de inventarios y tasas de interés, que encarecen las mercancías en perjuicio de consumidores y de las propias empresas.

Que no sorprenda, entonces, que cada vez haya menos inversiones privadas y, de alguna forma, menores ingresos fiscales. Este sistema podrá dar más poder a Ortega, pero menos progreso para el país por más bendecidos que estemos de conformidad con la propaganda oficial.

Caso de violencia institucional

Y a propósito de la represión que se ha desatado en el departamento de Matagalpa, a raíz del crimen del 19 de julio, el Obispo de ese departamento, Monseñor Alvarez, ha reflexionado sobre los diferentes tipos de violencia. Ha señalado la violencia física, la violencia cultural y la violencia institucional. Y esta es precisamente, violencia institucional, la que deben enfrentar quienes son víctimas de la discriminación y el abuso en la DGI y la DGA.

Como la próxima semana me toca participar en un seminario internacional sobre los procesos electorales en nuestros países, he estado reflexionando sobre cómo llamar al régimen de Ortega. Y, en efecto, no es una dictadura en el sentido tradicional, al estilo de las viejas dictaduras militares, exclusivamente basadas en la represión física; pero ocurre que Ortega, cuando lo requiere, usa la represión física; tampoco es un régimen totalitario en el sentido tradicional, en que el Estado controla la totalidad de los espacios informativos y culturales; pero ocurre que Ortega casi controla la totalidad de los medios de comunicación, y atemoriza a los demás, y además tiene una política comunicacional que falsifica, con apelaciones cuasireligiosas y mágicas, la realidad; y, finalmente, a diferencia de las viejas dictaduras militares, para reprimir utiliza más la violencia institucional, discriminando entre unos y otros con las decisiones administrativas, fiscales y las sentencias judiciales.

Es decir, tiene algo de las viejas dictaduras, no todo, pero tiene cosas adicionales. ¿Cómo llamar a este nuevo tipo de dictadura? El ex Presidente de Ecuador, Osvaldo Hurtado, las ha llamado “Dictadura del Siglo XXI”, y creo tiene toda la razón.

La Nicaragua Linda