120 mil mexicanos despiden al Chavo del 8

El cuerpo de Gómez Bolaños, quien falleció el viernes, fue trasladado desde su residencia en Isla Amorosa -una zona privada dentro del área hotelera de Cancún- a Ciudad de México.

El cuerpo de Gómez Bolaños, quien falleció el viernes, fue trasladado desde su residencia en Isla Amorosa -una zona privada dentro del área hotelera de Cancún- a Ciudad de México.

Miles de personas se dieron cita este domingo en el emblemático Estadio Azteca de Ciudad de México para despedir al comediante Roberto Gómez Bolaños, Chespirito.

Niños y adultos disfrazados con personajes como El Chavo del 8, Quico, la Chilindrina y el Chapulín Colorado se vieron entre las personas que llegaron a darle el último adiós al comediante, fallecido el viernes a los 85 años en Cancún.

“Me dio tristeza cuando supe que murió porque he visto todos los capítulos de El Chavo animado y deEl Chavo normal”, contó a Efe, Carla Díaz, de nueve años.

La pequeña y su hermano llevaban consigo una flor, como lo pidió la convocatoria de la cadena Televisa para despedir al padre del Chavo del 8.

Grandes carteles con célebres frases de personajes de Chespirito como el “No contaban con mi astucia” , del Chapulín Colorado, vistieron la fachada del Estadio Azteca.

Miles se disfrazaron con los trajes de los personajes más reconocidos que creó e interpretó Roberto Gómez Bolaños.

Miles se disfrazaron con los trajes de los personajes más reconocidos que creó e interpretó Roberto Gómez Bolaños.

Niños vestidos del Chapulín en el estadio

Cuando el féretro estaba a punto de entrar a la cancha del estadio, miles de niños disfrazados como el Chapulín Colorado recibieron a la carroza.

Muchos iban ataviados como los personajes creados por Gómez Bolaños, pero sobre todo con playeras rojas, el color de El Chapulín Colorado, un héroe inusual que era descrito como “más ágil que una tortura” y “más fuerte que un ratón”.

Su viuda, Florinda Meza, y familiares llegaron hasta el centro del estadio. Sus hijos llevaban camisetas rojas del Chapulín con un corazón amarillo y las letras CH en el pecho.

“Gracias por hacernos reír” y “Síganme los buenos” se leía en algunos estampados en playeras que la gente portaba.

El cuerpo de Gómez Bolaños, quien falleció el viernes, fue trasladado desde su residencia en Isla Amorosa -una zona privada dentro del área hotelera de Cancún- a Ciudad de México en un vuelo comercial, luego de determinarse que el ataúd era demasiado grande para el avión privado ofrecido por Televisa.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario